Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Côte d'Ivoire

En Côte d’Ivoire se redoblan los esfuerzos para prevenir el paludismo

Al igual que muchos marfileños, la familia Brou conoce el paludismo, tanto Sabine y su hijo Israel ya han tenido la enfermedad. Con el ébola afectando a los países que limitan con Côte d’Ivoire, la prevención y el tratamiento del paludismo son prioridad para los funcionarios de salud.

 

Por Edward Bally

Mientras el ébola continúa cobrándose vidas en Guinea, Liberia y Sierra Leona, en el vecino Côte d’Ivoire se redoblan los esfuerzos para proteger a los marfileños de una enfermedad mortal y endémica cuyos síntomas iniciales pueden ser idénticos: el paludismo.

YAMOUSSOUKRO, Côte d’Ivoire, 7 de enero de 2015 – La familia Brou conoce de cerca el paludismo. Sabine Brou contrajo esta enfermedad hace dos años.

“Estaba trabajando en el campo con mi esposo, y cuando regresé a casa comencé a sentirme muy cansada”, recuerda. “En cuanto me tumbé, me sentí tan débil que ya no podía levantarme. Tenía mucha fiebre y no dejaba de vomitar. Me dio mucho miedo morirme”.

El hijo de la Sra. Brou, Israel, cayó enfermo el año pasado, cuando tenía sólo un año. La Sra. Brou y su esposo, Augustin, llevaron a Israel al médico. El doctor diagnosticó al pequeño con paludismo y, junto con una medicina, les dio un consejo importante.

“Nos recomendó que durmiéramos bajo un mosquitero”, cuenta la Sra. Brou.

Una enfermedad mortal, endémica

La familia Brou vive en la aldea de Oufoué Diekro, situada en el distrito de Yamoussoukro, en Côte d’Ivoire, país donde el paludismo es endémico.

Los síntomas que la Sra. Brou e Israel presentaban son los habituales en las personas que padecen esta enfermedad. Si no se trata, el paludismo puede ocasionar complicaciones graves y causar la muerte. Cada año mueren de paludismo en todo el mundo más de 460.000 niños y niñas menores de 5 años.

El parásito que causa el paludismo lo transmiten unos mosquitos que actúan sobre todo en las horas de oscuridad, desde el atardecer al amanecer. Dormir bajo un mosquitero tratado con insecticida disminuye enormemente el riesgo de infección por esta enfermedad. Los mosquiteros constituyen la primera línea de defensa contra el paludismo. Son fáciles de usar y de duración prolongada, ya que mantienen su eficacia durante tres años.

Antes de que Israel contrajera el paludismo, la familia Brou no empleaba mosquiteros para protegerse durante la noche. La Sra. Brou dice que no podía costeárselas, por lo que dormían expuestos al peligro de que les picaran los mosquitos.

Se redoblan los esfuerzos para combatir el paludismo

El problema del ébola que afecta a los países vecinos de Côte d’Ivoire ha hecho que los funcionarios de salud den prioridad a la prevención y el tratamiento del paludismo. En diciembre se inició una campaña a escala nacional consistente en el reparto de 13 millones de mosquiteros para proteger todos los hogares contra el paludismo.

“Esta distribución masiva es sin duda una necesidad urgente, pues tenemos el ébola a las puertas y los síntomas iniciales del ébola son similares a los del paludismo”, explica el Dr. Raymonde Goudou-Coffie, Ministro de Sanidad. De hecho, los síntomas del paludismo (fiebre, dolor de cabeza, dolor articular) son tan similares a los del ébola en su primera fase, que el diagnóstico de ambas enfermedades puede confundirse. Reducir el número de personas que presentan una fiebre elevada es esencial en el tratamiento adecuado del paludismo y, en último término, en la lucha contra el ébola.

Adele Khudr, Representante de UNICEF en Côte d’Ivoire, habla sobre la importancia de abordar el paludismo de forma apropiada, mientras continúan los esfuerzos por evitar que el ébola llegue a Côte d’Ivoire. “A pesar de la amenaza que el ébola representa para Côte d’Ivoire, es importante proseguir con las actividades de salud pública a gran escala dirigidas a proteger a los niños y niñas que son especialmente vulnerables al paludismo”.

Esta campaña, cuya organización corre a cargo del Ministerio de Salud, UNICEF, la OMS y CARE, abarcará todo el territorio de Côte d’Ivoire. Su finalidad es proporcionar un mosquitero a uno de cada dos habitantes del país. La adquisición de 13 millones de mosquiteros ha sido posible gracias a una donación de 55 millones de dólares realizada por Global Fund.

“La distribución de mosquiteros es uno de los métodos más eficaces de reducir la mortalidad infantil. Además, es importante informar a la gente acerca del modo correcto de usar los mosquiteros a fin de que resulten eficaces en su vital cometido”, dice la Sra. Khudr.

Miles de voluntarios que han sido reclutados por todo el país están ayudando a distribuir los mosquiteros e instruyen a la población acerca de cómo utilizarlos.

Una familia protegida

La familia Brou no tuvo que recorrer largas distancias para recibir sus mosquiteros. Se hizo un reparto en Oufoué Diekro, y allí los recibieron.

“Nos dieron dos mosquiteros gratis”, cuenta. “Algunas familias recibieron dos o tres, otras incluso más, porque tienen muchos hijos”.

Ahora, gracias a sus nuevos mosquiteros, la Sra. Brou y su familia están protegidos contra el paludismo.

“El dinero que antes empleábamos para pagar el hospital, lo usamos ahora para comprar alimentos y para mejorar nuestra vida y la de nuestros hijos”, dice.

“Estoy muy feliz porque ahora, cuando nos vamos a dormir, mi esposo, mi hijo y yo nos sentimos protegidos”.


 

 

Enlaces relacionados

Búsqueda