Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Angola

La recopilación digital de datos mejora la educación en Angola

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2016/Gonzalez
Niños en una escuela primaria del municipio de Quipungo, provincia de Huíla, Angola. Un nuevo programa de recogida digital de datos permitirá recopilar y acceder a los datos sobre las escuelas en tiempo real.
 

Por Marcos González

CACULA / QUIPUNGO, Angola, 31 de mayo de 2017 – En la Escuela Primaria n. 231 del municipio de Cacula, provincia de Huíla, un joven técnico llamado Ernesto entrevista al director de la escuela haciéndole una serie de preguntas básicas y recoge las respuestas en una tableta a un ritmo asombroso.

“¿Número de estudiantes y profesores por curso? ¿Número de clases? ¿Tiene electricidad, agua, materiales escolares?”, pregunta Ernesto. El director responde mientras observa con curiosidad el dispositivo electrónico. Al mismo tiempo, algunos niños se acercan tímidamente para ver qué ocurre y cómo funciona la tableta.

Los dos están sentados sobre unas piedras bajo las ramas de un árbol, donde las clases para los casi 400 estudiantes matriculados se realizan frecuentemente al aire libre. Minutos antes, Ernesto caminaba por los alrededores de la escuela, sosteniendo su tableta en lo alto para encontrar la mejor cobertura con la que identificar las coordenadas de ubicación del centro educativo.

La escena, inusual para una humilde escuela como ésta, se ha repetido en las 1.843 escuelas primarias y secundarias de los 14 municipios que conforman Huíla, la segunda provincia más poblada de Angola, donde la mitad de los habitantes son menores de 14 años. Rurales, urbanas, públicas y privadas, todas las escuelas fueron visitadas y registradas en el Sistema de Información para Gestión de la Educación (SIGE) del Ministerio de Educación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2016/Gonzalez
Ernesto, uno de los técnicos que trabaja en el proyecto, utiliza una tableta para georreferenciar la Escuela Primaria n. 231 en el municipio de Cacula, provincia de Huíla, Angola. Los técnicos recopilan datos sobre cuestiones como la estructura, las necesidades o deficiencias de las escuelas (por ejemplo, si no hay sillas o pupitres) para que el Gobierno pueda tomar decisiones informadas para mejorar el acceso y la calidad de la educación.
 

Como parte de esta innovadora iniciativa liderada por el Gabinete de Estudios, Planificación y Estadística (GEPE) del Ministerio de Educación, el Gobierno Provincial de Huíla está implementando un proyecto piloto para recoger y georreferenciar las estadísticas escolares a través de una aplicación digital, elaborada con apoyo de UNICEF. Durante cada visita, un técnico utiliza la tableta en tres fases: para fotografiarla y georreferenciarla, y para introducir los datos sobre las características, calidad y desempeño de la escuela sobre la base de un extenso cuestionario.

Mediante el uso de la tableta, los datos recogidos se transmiten desde el terreno a una plataforma en línea para ser posteriormente validados. El objetivo es que la información esté disponible en tiempo real, permitiendo a los responsables del sector educativo a nivel local, provincial y nacional tomar decisiones basadas en informaciones precisas y actualizadas. A partir de ese momento, podrán utilizar los datos para elaborar sus planes basados ​​en las necesidades del sector y, como último paso, publicar el Informe Anual de Educación.

“Hasta ahora, los datos han sido recogidos a través de encuestas hechas en papel, lo que llevaba mucho tiempo”, dice la Especialista en Educación de UNICEF Angola, Eneida Martins. “Este sistema facilitará que la información esté disponible en tiempo real, permitiendo que sea recopilada, analizada y validada en un corto período de tiempo”.

Según el Censo de población de 2014, el 22% de las niñas y niños angoleños de entre 5 y 18 años de edad están fuera del sistema educativo. La información oportuna contribuirá a entender los motivos y, eventualmente, ayudará a cambiar esta situación. “Este proceso nos permite, por ejemplo, analizar la distribución de las escuelas y encontrar aldeas donde no existen. También podemos analizar la estructura de cada escuela”, asegura el supervisor de los municipios del este, João Hequer.

Al cruzar los datos de esta iniciativa con los del Censo y la proyección para los años siguientes, el Gobierno puede identificar qué zonas tienen mayores necesidades, así como el nivel de demanda de infraestructuras o de distribución y formación de los maestros. En definitiva, el proyecto ayudará a mejorar la oferta educativa en términos de cantidad y de calidad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2016/Gonzalez
Ernesto utiliza una tableta para registrar las respuestas del director de la Escuela Primaria n. 231. El centro tiene casi 400 estudiantes matriculados, pero la mayoría de las clases se imparten al aire libre o en una de las pequeñas aulas construidas con piedras.
 

Pero el proyecto confronta también importantes desafíos. “En algunos casos, las distancias entre las escuelas son muy grandes y es difícil acceder a ellas”, dice Abel Bala, supervisor de la región norte. Carreteras de tierra, ríos, pendientes… dificultan el trabajo de los técnicos que habitualmente viajan en motocicletas. Sin embargo, aún consiguen recopilar los datos de un promedio de 50 o 60 escuelas por día.

Otro problema es la señal de Internet, que puede ser débil o incluso inexistente en zonas remotas de la provincia. Pero el sistema se ha desarrollado de tal forma que permite recoger los datos sin conexión, y ser transmitidos a la base central de datos una vez que se tiene acceso a una conexión a Internet.

El proyecto comenzó con una formación sobre recogida digital de datos impartida a un grupo de formadores, promovido por el GEPE en Luanda, quienes capacitaron después a 28 técnicos, dos por cada municipio de la provincia. “Al principio fue algo más complicado porque algunos de los jóvenes nunca habían visto una tableta y no sabían cómo funcionaba, pero después todo salió bien”, dice Abel.

UNICEF prestó apoyo técnico y financiero al proyecto, específicamente para la preparación de su diseño, para la adquisición de software y de los equipos de recogida digital de datos, así como para la formación de los técnicos que están implementando la iniciativa.

Los técnicos que participan se muestran profundamente comprometidos con el proyecto. En ocasiones, prolongan su jornada de trabajo hasta casi la noche y revisan minuciosamente respuestas poco precisas por parte de algunos directores escolares para verificar que sean correctas. “Estoy contento, es un honor formar parte de este proyecto, el primero en la provincia y en todo el país”, dice Estêvão, técnico en Quipungo.

Por ello, este exitoso proyecto piloto en la provincia de Huíla puede convertirse en el modelo para un programa similar a nivel nacional. Una vez que se identifiquen los recursos financieros, el Ministerio de Educación planea extender esta iniciativa a todas las provincias de Angola. Y pronto, la imagen inusual de un joven utilizando una tableta en las escuelas más remotas se convertirá en algo común en todo el país.

Historias relacionadas:

Un viaje a las comunidades más remotas de Angola para registrar nuevos nacimientos

Blog de UNICEF: Evidencia para la Acción


 

 

Búsqueda