Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Angola

En Angola, mosquiteros ayudan a controlar la malaria

Por Heitor Lourenço y Marcos González

Después de escuchar historias preocupantes sobre brotes de fiebre amarilla en provincias cercanas, Sonia y sus vecinas caminaron varios kilómetros para llegar a un punto de distribución de mosquiteros. Las redes que recibieron les ayudarán a ellas y sus familias a protegerse de la malaria y otras enfermedades transmitidas por mosquitos. Con el apoyo de UNICEF, cerca de 44.000 mosquiteros fueron distribuidos en las comunidades y centros de salud en toda la provincia de Bengo, en Angola.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2016/Gonzalez
Sonia y su hija después de recibir los mosquiteros para ser utilizados en la cama. Sonia recorrió varios kilómetros hasta el punto de distribución para recoger estas redes que ayudarán a protegerla a ella y sus hijos contra la malaria.

DANDE, Angola, 21 de junio de 2016 – Sonia descansa sobre un pedazo de madera con su hija de 2 años en su regazo. Ella y dos de sus vecinas han caminado varios kilómetros para llegar hasta aquí. Junto a ella está, precisamente, lo que vino a buscar: una pila de cuatro mosquiteros cuidadosamente empaquetados.

Esta joven madre de dos hijos es una de las personas beneficiarias de la distribución de mosquiteros realizada en la comuna de Panguila, a unos 21 km del centro de la provincia de Bengo en Angola. El punto de distribución fue organizado por el personal de salud en coordinación con líderes de la comunidad.

Desde hace meses, muchas personas en la región de Sonia están preocupadas después de enterarse de la aparición de casos de fiebre amarilla en las provincias limítrofes. Por eso, ella decidió recorrer toda esta caminata para recibir sus redes después de enterarse de la distribución prevista a través de un vecino.

Antes de que le entregaran los mosquiteros, ella y su hija tuvieron que realizarse una prueba rápida de la malaria cuyo resultado, afortunadamente, fue negativo en el caso de ambas. A pesar de ello, Sonia dice que no puede relajarse a causa de las historias que ha escuchado sobre personas fallecidas tras sufrir fiebres extrañas, incluidas la malaria y la fiebre amarilla.

"Es importante utilizar mosquiteros porque estas fiebres están matando", dice Sonia. "Las fiebres, el agua y sucia y los mosquitos no desaparecen nunca en nuestro pueblo".

Una amenaza persistente

La malaria sigue siendo una de las principales causas de mortalidad en Angola. Casi la mitad de las muertes de niñas y niños menores de cinco años en el país se deben a esta enfermedad.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2016/Gonzalez
Niñas, niños y adultos en la comuna de Panguilla, en el municipio de Dande, Angola, realizándose pruebas de malaria antes de recibir sus mosquiteros. Unas 44.000 redes fueron distribuidas a 22.000 familias en comunidades y centros de salud de la provincia de Bengo.

"Cada año, se registran más de 234 muertes por cada 1.000 niños debido a esta enfermedad causada por la picadura de mosquitos", dice el Especialista de Salud y Vacunación de UNICEF Angola, Titus Angi. "La distribución de mosquiteros que tuvo lugar en la provincia de Bengo es parte de las acciones de respuesta para combatir la enfermedad, desarrolladas por la Dirección Provincial de Salud", asegura.

Alrededor de 44.000 mosquiteros fueron distribuidos a 22.000 familias en comunidades y centros de salud de esta provincia, gracias al apoyo de UNICEF con fondos de la Fundación Bestseller.

Protegiendo a los niños y mujeres embarazadas

Nos encontramos con Elisa, de 19 años, durante una visita a un centro de salud del barrio de Musseque Capari. Ella vive en este barrio y estudia en la Escuela Secundaria Gubernamental de Panguila, en el municipio de Dande. Elisa tiene una niña de 3 meses de edad y vive con su madre en una pequeña vivienda de un solo dormitorio.

Fue en la escuela donde oyó hablar por primera vez sobre el uso de redes para evitar las picaduras de mosquitos y la malaria. Cuando estaba embarazada, también escuchó mensajes sobre prevención de malaria por parte del personal del puesto de salud Musseque Kikoka, cerca de su casa. Este centro atiende a una población estimada de 2.000 personas. Sus trabajadores han distribuido mosquiteros entre las madres con niños menores de 5 años y las mujeres embarazadas que acuden a consultas externas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Angola/2016/Lourenco
Elisa con su bebé bajo el viejo mosquitero que sustituirá con la nueva red tratada con insecticida. Cuando estaba embarazada, Elisa aprendió sobre la importancia de dormir bajo redes tratadas con insecticida gracias al personal del puesto de salud cercano a su casa.

Recientemente, uno de los vecinos de Elisa que no utilizaba mosquitero contrajo malaria. La joven asegura que las redes son muy caras para la mayoría de familias en su comunidad, que se dedican generalmente a trabajar en el campo. Es por ello que prefieren utilizar repelentes de mosquitos más baratos, como las espirales que se queman para repeler a los insectos con el humo. A Elisa no le gusta usar estos métodos porque le hacen toser y no previenen eficazmente las picaduras de mosquitos y la malaria.

"Voy a recomendar a mis amigos y vecinos que duerman bajo el mosquitero porque evita muchas enfermedades. Las mujeres embarazadas y los niños también deberían usarlos", dice.

Elisa ha estado usándolo desde el año pasado, pero no lo trató con insecticida cuando estaba embarazada. "Es por eso que agradezco al personal del puesto de salud que me facilitó un mosquitero tratado con insecticida para mí y para mi bebé", afirma.

Cuando le preguntamos qué hará si la red que le han regalado se rompe, ella responde: "Conseguiré el dinero para comprar uno nuevo, porque usar mosquitero es bueno para mi salud".

Permanecer dentro de la casa de Elisa durante mucho tiempo es difícil a causa del calor, incluso por la noche. Pero ella asegura que, a pesar de las altas temperaturas, siempre usa su mosquitero. Dormir algo incómodo es un pequeño precio a pagar para evitar la malaria.


 

 

Fotografía UNICEF: Mali combate la malaria

Búsqueda