El 23 de mayo entregamos más de 150.000 firmas a los ministros de salud reunidos en la Asamblea Mundial de la Salud, pidiéndoles que incrementen la inversión en atención médica de calidad para madres y bebés.


Pero no nos detendremos allí. Ayúdanos a aprovechar este gran avance para lograr un mayor impacto en octubre, cuando los líderes mundiales se reúnan en la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud en Astana, Kazajstán.

Alza la voz para pedir una atención asequible y de calidad para cada madre y cada recién nacido. Dedica 30 segundos a firmar esta petición, no hay ni un minuto que perder.

Firma la Petición


Pido a los dirigentes mundiales detener la tragedia de los 7.000 recién nacidos que mueren cada día.

¡Gracias por firmar esta petición!

Tu apoyo nos ayudará a demostrar a los líderes de todo el mundo que cada niño merece una oportunidad justa. Comparte esta petición para multiplicar el impacto y hacer que tu apoyo llegue más lejos. Juntos, podemos salvar vidas.

PON A PRUEBA TUS CONOCIMIENTOS SOBRE LOS RECIÉN NACIDOS

¿Cuántas preguntas puedes acertar en 60 segundos?

Loading...

INFÓRMATE SOBRE EL PROBLEMA

Podemos acabar con las muertes prevenibles de recién nacidos en el curso de nuestra generación

No estamos cumpliendo con los ciudadanos más jóvenes del mundo. Aunque el mundo ha logrado avances significativos en la reducción de las tasas mundiales de mortalidad de menores de cinco años, las muertes de recién nacidos han disminuido a un ritmo más lento.

El nacimiento de un niño y los 28 días siguientes constituyen el periodo más peligroso de su vida. Casi la mitad de los niños menores de cinco años que murieron en 2016 eran recién nacidos.

Esos niños no mueren porque no existan herramientas para salvarlos. La causa de más del 80% de las muertes de recién nacidos radica en tres factores que se pueden evitar y tratar: las complicaciones surgidas durante el parto o derivadas de un parto prematuro, y algunas infecciones como la sepsis, la meningitis y la neumonía.

Sin embargo, el tratamiento y las intervenciones no están llegando a las madres y los niños que más lo necesitan: las familias que viven en las zonas más desfavorecidas y soportan las peores condiciones.

Ningún padre o madre debería experimentar la desolación de ver a su hijo sufrir o morir.

El mundo puede y debe hacerlo mejor.

Ayuda a salvar la vida de los recién nacidos

Podemos acabar con las muertes prevenibles de niños y recién nacidos en el curso de nuestra generación, pero debemos aportar algo más que una medicina o una intervención. Necesitamos que los gobiernos, los trabajadores de la atención a la salud, las comunidades y las familias se unan para proporcionar una atención a la salud asequible y de calidad para cada niño y cada bebé, empezando por los más vulnerables.

UNICEF hace un llamamiento para una cobertura universal de la salud que comience con cuatro pilares fundamentales:

El impacto de UNICEF

UNICEF ayuda a salvar las vidas de recién nacidos poniendo recursos vitales a disposición de mujeres y bebés, como parteros calificados en atención prenatal y postnatal. Vea el impacto de nuestro trabajo a través de las historias de niños y madres que hemos ayudado:

Más información

Descargue las últimas investigaciones y datos de UNICEF y nuestros socios sobre la mortalidad infantil y neonatal:

Un bebé duerme en el pecho de su madre

Actúa

Creemos que un futuro en el que cada niño nazca para salir adelante no solo es posible, sino necesario. Juntos, trabajaremos para que esto se haga realidad.