Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Haití – País en crisis

El VIH/SIDA es una crisis constante en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0167/LeMoyne
Un niño recibe su dosis de AZT durante la hora de comer en La Maison L'Arc-en-Ciel, un orfelinato financiado por UNICEF para niños y niñas con VIH/SIDA. 14 de marzo de 2004, Puerto Príncipe, Haití.

PUERTO PRÍNCIPE, 15 de marzo de 2004 -- La Maison L'Arc-en-Ciel no es un restaurante, a pesar de los 40 niños y niñas que comen allí con un aire de satisfacción.

El VIH hace que las comidas sean diferentes en La Maison, un orfelinato que recibe ayuda del UNICEF y que es también un programa de protección para los niños y niñas que tienen el virus. En el centro de cada mesa hay una botella de AZT, el medicamento antiretroviral que impide el avance de la enfermedad. Mientras comen, los niños reciben dos dosis al día del medicamento que les administra una enfermera.

De hecho, los niños que viven en La Maison son una reducida minoría entre los 200.000 niños y niñas huérfanos a causa del SIDA que hay en Haití. Además, más de 5.000 niños y niñas nacen aquí cada año con esta enfermedad.

Esperanza y ayuda

Los niños y niñas de la La Maison parecen felices. Corren para recibir y abrazar a los visitantes y cualquier sentimiento de tragedia que todo adulto saludable pueda sentir desaparece ante las amplias sonrisas de los jóvenes. El sentimiento de tragedia debe dejarse para los miles de niños y niñas que contraen el SIDA y mueren a causa de la enfermedad todos los años en Haití, sin ninguna esperanza de recibir ayuda.

La crisis actual ha complicado la situación en la montaña donde está situada La Maison. En el valle se pueden ver las brasas de los incendios que se producen en la capital. El agua escasea, y la electricidad estuvo cortada durante un mes. Durante dos días, el personal de enfermería no pudo llegar al orfelinato desde la ciudad, y los niños no pudieron tomar sus medicinas. El UNICEF logró finalmente distribuir un botiquín de emergencia.

Pero los niños y las niñas que participan en el programa de promoción en la ciudad han sufrido los mayores problemas. Hay 93 familias que se ocupan de 220 niños y niñas con VIH en un tugurio denominado Del Mar.

"Los más pobres entre los pobres", dice la Directora de La Maison, Danielle Penette. "Además de su enfermedad, estos niños sufren ahora los traumas producidos por los tiroteos, los helicópteros y los jóvenes con pistolas".

Una misión para acabar con enfermedad

El programa Del Mar de La Maison enseña a los padres y las madres a vivir con el VIH, y a cuidar de sus hijos. Las mujeres y los niños aprenden sobre sus derechos, y se les anima a defender estos derechos. Y también se aconseja a las madres a que se preparen para decir a sus hijas que son seropositivas, y revelar a sus hijas que ellas son también portadoras del virus

"Ahora estas mujeres son fuertes, piensen en la vida y no en la muerte. Tienen una misión para impedir la propagación de la enfermedad".

Es una actitud valiente. Cada dos horas un niño muere de SIDA en Haití. De cada 1.000 niños nacidos vivos, 79 mueren antes de cumplir un año debido a varias causas relacionadas con la pobreza. Los niños y las niñas haitianos llevan las vidas más duras del hemisferio occidental.

El apoyo del UNICEF a La Maison sigue sin interrupción. Con un aumento de los fondos, el programa podría ampliarse a otras familias que viven con VIH/SIDA, convirtiendo a las víctimas en maestros, salvando vidas, y desafiando de alguna manera el caos político que sufre el país en la actualidad.

Como parte del programa ampliado del país en la crisis actual, el UNICEF espera aumentar sus proyectos relacionados con el VIH/SIDA a 5.000 niños y niñas huérfanos o vulnerables a causa de la enfermedad, proporcionándoles apoyo alimentario y psicosocial. También se ofrecerán becas para 1.000 niños y niñas durante un año.


 

 

Búsqueda