Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Haití – País en crisis

Una oportunidad en medio del desastre

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2004/Lemoyne
Un niño gravemente desnutrido con su madre en el Hospital Bernard Mevs, Puerto Príncipe, 13 de marzo de 2004. El hospital permaneció abierto durante los saqueos que sacudieron la capital, y ofreció tratamiento a más de 50 niños y niñas al día, así como a

Una oportunidad en medio de las terribles consecuencias del desastre

PUERTO PRÍNCIPE, 13 de marzo de 2004 – En esta ciudad reina la muerte. Disparos en una manifestación, el cadáver de un hombre castrado sobre un montón de basura en el mercado, una multitud que dispara y lincha a un ladrón a las puertas de un supermercado, y bloqueos en todas partes con ruedas quemadas y bandas armadas repartidas por las intrincadas calles. Los médicos y el personal de enfermería tienen miedo de acudir a trabajar, y muchos hospitales permanecen cerrados. Las madres dan a luz en el hogar, en las chozas sucias de los vecindarios más pobres; los niños con tuberculosis cuentan las horas en la cama, y respiran con dolor; y los recién nacidos se consumen a causa de enfermedades que normalmente se hubieran podido evitar mediante una vacunación a tiempo. El estrecho límite que separa a los niños de la enfermedad y de la muerte en Haití es cada vez más frágil, y poco a poco se agrava la crisis que asola este país.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2004/Lemoyne
Una mujer con su hijo de dos días, a quien dio a luz mediante una cesárea de emergencia en el Hospital Bernard Mevs. El UNICEF suministró al hospital medicamentos y materiales pediátricos, obstétricos y de emergencia como parte de su respuesta urgente a l

Un aliado en acción

En un suburbio pobre, el UNICEF ha encontrado un aliado que permanece abierto mientras otros han cerrado sus puertas. Hoy en día se entregaron los medicamentos para mantener en marcha el Hospital Bernard Mevs, un proyecto dirigido por dos cirujanos haitianos que estudiaron en Francia, dos hermanos gemelos cuyo personal de enfermería recibe apoyo de una orden de monjas colombianas.

El camión del UNICEF descarga un valioso cargamento de medicamentos y materiales obstétricos, pediátricos y de emergencia, que llegaron hace una semana del almacén en Copenhague, y que han tenido ya que ser trasladados tres veces en Puerto Príncipe para escapar del caos.

Un recorrido por los pabellones revela la existencia de un niño gravemente desnutrido, otro envenenado con cloro, otro con meningitis bacteriana y otro con tuberculosis. Más de 50 niños y niñas acuden a las puertas todos los días para recibir tratamiento. Se trata de enfermedades complejas que exigen tiempo y dinero para su tratamiento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2004/Lemoyne
Un niño de cinco años con tuberculosis y su padre en el Hospital Bernard Mevs.

Crisis dentro de una crisis

Una mujer amamanta a su hijo, nacido la noche anterior gracias a una cesárea. Trató de conseguir ayuda en otros hospitales antes de que las puertas del Bernard Mevs se abrieran para ella a las 2 de la madrugada, y los hermanos gemelos se levantaron de la cama para asistir al parto.

"Hay una escasez crítica de medicamentos", dice el Dr. Jacques Bitar. Y añade que el conflicto en Haití ha creado una crisis dentro de una crisis mientras señala a una mujer joven sentada en el pabellón de maternidad. "Un 12% de todas las mujeres que veo son seropositivas, víctimas del comportamiento de sus maridos".

Los medicamentos han llegado, y la puerta del almacén del hospital se ha cerrado. Pero la adversidad ha abierto otra puerta. El UNICEF mantiene su apoyo al Hospital Bernard Mevs como parte de su programa en Haití para prevenir la transmisión del VIH de las madres a sus hijos.


 

 

Búsqueda