Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Niños migrantes y refugiados

Hay historias que nunca estuvieron pensadas para niños

Imagen del UNICEF

Cuentos sin hadas

Aunque las películas de dibujos animados suelen contar historias de diversión y entretenimiento, también pueden dar vida a experiencias difíciles. Las realidades del conflicto, el cambio climático y la pobreza son las experiencias que muchos niños viven a diario, y la animación puede ser un medio de expresión de esas historias.

La serie animada de “Cuentos sin hadas” de UNICEF trata de centrar la atención en las víctimas más jóvenes de la crisis de refugiados sirios. Los vídeos relatan los viajes que, en la vida real, realizan los niños desde Siria, y para ello yuxtaponen una animación deslumbrante con crudas narraciones de los horribles sucesos provocados por la crisis. Estas historias nos ayudan a conocer las terribles experiencias por las que han pasado esos niños, y pretenden fomentar el sentido de la aceptación y la asistencia por parte de quienes viven en los caminos que ellos cruzan.

• Malak y el barco cuenta la terrible historia de Malak, una niña de siete años que, huyendo del conflicto sirio, cruzó el Mediterráneo en busca de asilo.

• Otra historia, Ivine y Almohada, es la de Ivine, una niña siria de 14 años testigo de los bombardeos que acaban con la vida de algunos de sus familiares mientras ella trata de escapar de Europa.

• Por último, la tercera de estas historias es Mustafa sale a caminar, que muestra a los espectadores el viaje de Mustafa para escapar de Siria ante el temor de ser asesinado, dejando atrás a sus amigos. Ni siquiera sus juguetes, que le ayudaban a sentir una presencia de su hogar, logran acompañarlo hasta el final.


 

 

Búsqueda