ÚNETE POR LA NIÑEZ

Educación básica e igualdad entre los géneros

VIH/SIDA

En 2002, la mitad de todos los adultos afectados por el VIH/SIDA en todo el mundo eran mujeres.

No obstante, las tendencias muestran que las niñas y las jóvenes sufren la infección con más rapidez y a una edad más temprana que los varones. En el África subsahariana -la región más azotada por la epidemia de VIH/SIDA- las mujeres entre los 15 y los 24 años de edad tienen dos veces más posibilidades de contraer la infección por VIH que los hombres de su mismo grupo de edad. Entre los adultos entre 19 y 24 años, esa ratio es de cinco o seis por uno en los países más afectados.

Los riesgos de contraer el VIH y sus consecuencias pueden diferir mucho de los niños a las niñas. A medida que la epidemia se extiende por los países en desarrollo, las diferencias de género están haciéndose cada vez más evidentes, a la vez que exigen respuestas que tengan en cuenta esa diferencia. Como mínimo, es preciso generalizar por igual a niñas y niños el derecho a una enseñanza basada en la formación para la vida y que aborde la prevención del VIH/SIDA.

La educación es una de las principales armas contra la extensión del VIH/SIDA. Esta afirmación resulta cada vez más evidente en los países en que la epidemia es grave: los jóvenes con más altos niveles de educación suelen utilizar con más frecuencia los preservativos y suelen tener menos relaciones sexuales ocasionales que sus compañeros de más bajo nivel de educación.

Hay tres posibilidades principales de defensa contra el VIH/SIDA:

  • Conseguir la escolarización de las niñas y garantizar un ambiente educativo seguro y efectivo que las mantenga en ella.
  • Proporcionar educación y capacidades para la prevención contra el VIH/SIDA, como parte de la educación de calidad que todos los niños y niñas y los jóvenes merecen.
  • Tomar medidas especiales destinadas a los niños no escolarizados, incluyendo los niños trabajadores, los niños de la calle y los explotados y vulnerables debido a la pobreza y a condiciones de vida insuficientes.

¿Qué podemos hacer para proteger a las niñas y las jóvenes del VIH/SIDA y sus efectos?

  • El VIH/SIDA es extremadamente resistente a las respuestas rápidas y limitadas. Limitar su expansión y mitigar su impacto exige que corrijamos las insuficiencias fundamentales que impulsan su transmisión, entre otros las desigualdades de género en la educación básica. Es importante poder mantener a las niñas en la escuela a fin de que completen su ciclo educativo. Ello requiere tomar medidas como por ejemplo facilitar agua potable y saneamiento en todas las escuelas. La falta de privacidad y de instalaciones de saneamiento adecuadas puede ser un factor que lleve a las niñas a abandonar la escuela, particularmente cuando llegan a la pubertad.
  • Los programas basados en la escuela han demostrado su utilidad para reducir los riesgos relativos al VIH/SIDA, en particular cuando superan la simple información y contribuyen a que los jóvenes adquieran los conocimientos, actitudes y capacidades prácticas que necesitan para protegerse. La educación en materia de VIH/SIDA debería incluir el debate sobre los papeles asignados en razón del género, los derechos y las responsabilidades que permiten a éstos comprender y responder a los estereotipos, los prejuicios de género, las relaciones de poder y la discriminación. La enseñanza basada en la preparación para la vida utiliza enfoques participativos que implican a los niños y los jóvenes en experiencias activas de aprendizaje relacionadas con el VIH/SIDA u otros aspectos de la salud y el desarrollo personal.
  • Las escuelas pueden también proporcionar formación de preparación para la vida, con el fin de facilitar a las niñas y las jóvenes la posibilidad de obtener ingresos, reduciendo con ello su dependencia económica.
  • Las escuelas deben combatir activamente el acoso, la violencia y el abuso sexual. Deben adoptarse medidas especiales de seguridad y protocolos de comportamiento que protejan los derechos de los niños y los jóvenes en las instituciones educativas.
  • Las escuelas deben colaborar en reducir la discriminación que las niñas y las jóvenes enfrentan en la escuela, poniendo en práctica políticas y prácticas apropiadas.

Otras medidas para proteger niñas y jóvenes del VIH/SIDA y sus efectos son:

  • Hacer frente a la negación, la discriminación y la complacencia que funcionan como barreras que impiden actuar contra el VIH/SIDA,
  • Fomentar la participación en pie de igualdad y la colaboración entre niños y niñas y muchachos y muchachas,
  • Promover la equidad entre niños y niñas y muchachos y muchachas en el cuidado a sus familiares afectados de VIH/SIDA,
  • Garantizar que los mensajes relativos al VIH/SIDA no refuerzan los estereotipos de género ni otros relacionados con el carácter de la infección, la raza, la religión o la cultura,
  • Garantizar una asociación mayor entre las familias, la escuela y la comunidad, con el fin de coordinar mejor la educación con otras estrategias complementarias, como las políticas de apoyo y los marcos legales, el acceso a los preservativos y la prevención y el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual.

 

 

What's this

Digg, Del.icio.us, and Newsvine are web services enabling you to share stories on the Internet.

The blog this article feature enables you to generate a short summary of this article, ready to be pasted in a blog post.

Digg and Newsvine are social news sites, where the top news stories are selected not by an editor but by its collective users. Explore Digg and Newsvine for yourself.

Del.icio.us is a social bookmarking website where you can tag and share your favourite web pages, rather than bookmarking them in the traditional way inside your web browser. Try out Del.icio.us

Blog this article

Post this article to your blog. The story's headline, main picture and summary will be displayed on your page as in the preview below.
Writing the rest of the blog post will be up to you!

Click in the area below, then copy the code and paste it in your blog page:


Preview :

UNICEF

Búsqueda