Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Basic education and gender equality

La educación en situaciones de emergencia

Imagen del UNICEF
© UNICEF/BANA2012-00123/Habibul Haque
Unas niñas realizan ejercicios de gimnasia durante una asamblea escolar en la escuela primaria gubernamental de Sakhua en Ishworgonj, Mymensingh (Bangladesh).

 

Las guerras, los conflictos y los desastres naturales no perdonan a los niños. De hecho, son ellos quienes más sufren. En los países afectados por emergencias, los niños suelen perder sus hogares, a miembros de su familia y amigos, su seguridad y su rutina.

Además, si carecen de acceso a una educación, también están en peligro de perder su futuro.

Durante los últimos 50 años, el mundo ha sido testigo de un número creciente de crisis ocasionadas por conflictos, desastres naturales y epidemias. Cuando estas afectan a la educación, no solo socavan el bienestar presente de los niños, sino que además ponen en peligro su futuro y el de sus sociedades.

Estas son las cifras de la educación en emergencias:

• Uno de cada cuatro niños sin escolarizar vive en países afectados por crisis.

• En 35 países afectados por crisis, las emergencias humanitarias y las crisis que se prolongan interrumpieron la educación de 75 millones de niños de entre tres y 18 años..

Más de 17 millones de niños en edad escolar que viven en esos países son refugiados y están desplazados dentro o fuera de sus fronteras; de ellos, solo la mitad asiste a la escuela primaria, y menos de una cuarta parte está en la escuela secundaria.

• Para los niños que asisten a la escuela durante emergencias, la calidad de la educación puede ser baja; hay una media de 70 alumnos por maestro, y estos no siempre están cualificados.

• Las niñas de lugares afectados por conflictos tienen más de dos veces y media de posibilidades de posibilidades de no ir a la escuela que los niños.

Durante las emergencias, la educación es el sustento de los niños

Durante las emergencias, la educación es el chaleco salvavidas de los niños. Las escuelas les proporcionan la estabilidad y el orden que les ayudan a afrontar el trauma que han sufrido. Las escuelas pueden proteger a los niños de los peligros físicos que los rodean, como el abuso, la explotación y el reclutamiento en grupos armados. En muchos casos, las escuelas también les facilitan otros elementos fundamentales como alimentos, agua, saneamiento y salud.

Los padres y los niños afectados por las situaciones de crisis nombran persistentemente la educación como una de sus prioridades. Cuando los niños reciben una educación, sean cuales sean sus circunstancias, toda la sociedad se beneficia: la educación puede estimular el crecimiento económico y reducir la pobreza y las desigualdades. Además, la educación contribuye a restablecer la paz y la estabilidad.

Pese a los enormes beneficios que aporta a los niños, la educación suele ser el primer servicio que se suspende y el último que se restablece en las comunidades afectadas por crisis.

La educación representa menos del 2% el total de la ayuda humanitaria.

Funding is not the only thing that falls short: There are not enough trained staff to meet children’s educational needs in emergencies, not enough data to get an accurate picture of the situation, and not enough coordination among all the actors involved in humanitarian response.

La labor de UNICEF durante las situaciones de emergencia

UNICEF trabaja para proporcionar una educación ininterrumpida a cada niño afectado por crisis humanitarias.

Trabajamos para facilitar espacios de aprendizaje seguros, disponibles, adecuados para los niños y equipados con instalaciones de agua y saneamiento. Trabajamos para garantizar que mientras estén en la escuela, los niños puedan aprender a pesar de sus circunstancias. Proporcionamos formación y materiales de aprendizaje para los profesores. Ayudamos a los niños a desarrollar las destrezas que necesitan para afrontar los desastres y reducir su exposición al peligro. Trabajamos con profesores, padres y miembros de la comunidad para asegurarnos de que todos los niños reciben la atención y el cariño que necesitan en esas circunstancias. Trabajamos con los gobiernos para que los programas de reducción del riesgo de desastres estén incluidos en sus planes.

En UNICEF defendemos firmemente el derecho a una educación y la protección de la educación.

Reivindicamos entornos de aprendizaje protectores y ayudamos a los gobiernos a que respalden y apliquen la Declaración sobre Escuelas Seguras y las Directrices para Prevenir el Uso Militar de Escuelas y Universidades durante Conflictos Armados.

Gran parte de nuestra labor la realizamos con ayuda de alianzas nacionales y mundiales. Aquí se puede leer sobre la alianza de UNICEF con La educación no puede esperar.


 

 

Búsqueda