Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Basic education and gender equality

Todos los niños en la escuela

Imagen del UNICEF
© UNICEF/UN060768/Sokhin
Unos alumnos en clase durante una visita del refugiado sirio y activista de la educación Muzoon Almellehan al campamento de Gaoui para repatriados chadianos procedentes de la República Centroafricana.





El acceso de un niño a la educación suele estar determinado por circunstancias tales como el género, la ubicación geográfica, el conflicto, la discapacidad y el estatus socioeconómico de la familia; todos ellos son factores que existen antes del nacimiento del niño. Esas barreras excluyen de las escuelas a 61 millones de niños en edad de recibir educación primaria y les privan de la oportunidad justa de desarrollar todo su potencial. Esto se ve agravado porque la exclusión de la escuela no solo coarta su potencial individual, sino que también alimenta ciclos intergeneracionales de pobreza y desventaja y priva a las sociedades de una fuente de desarrollo y crecimiento dinámico, quitándoles la posibilidad de crear cohesión social y reducir las tensiones que pueden desatar la violencia.

Cada niña y cada niño, sea cual sea su identidad y sin importar el lugar en el que vivan, tiene el derecho a un acceso total y completo a una educación de calidad. Sin embargo, ese derecho humano tan básico se niega a muchos de los niños más pobres y marginados del mundo.

 

En todo el mundo:

  • 61 millones de niños en edad escolar primaria (normalmente, entre los seis y los 11 años), no están escolarizados.
  • 60 millones de adolescentes en edad de asistir al primer ciclo de educación secundaria (normalmente, entre los 12 y los 15 años) no están escolarizados.
  • Más de la mitad del total de los niños que no van a la escuela están en el África Subsahariana.
  • El 53% de los niños sin escolarizar son niñas.
  • Uno de cada cuatro niños sin escolarizar vive en países afectados por crisis.
  • Del total de niños en edad escolar primaria que no van a la escuela, se estima que un 41% nunca irá y un 39% lo hará con una edad superior a la normal.

Si se mantienen las  tendencias actuales, tno se logrará una educación primaria universal en muchas décadas y, menos aún, la escolarización secundaria para todos antes de 2030, como se estableció en el Objetivo 4 de Desarrollo Sostenible. Mientras las crisis económicas y el agotamiento de los fondos internacionales para la educación sigan limitando los recursos que se pretendían destinar a este ámbito, el número de niños que no van a la escuela seguirá estancándose y la calidad de las escuelas disminuirá.

¿Quiénes son los niños que no van a la escuela?

Los niños excluidos de la educación están entre los más vulnerables del mundo.

Los niños de las familias más pobres tienen más posibilidades de no ir a la escuela que los de las familias más ricas, en ocasiones porque deben trabajar para ayudar a sus familias a salir adelante. Los niños que viven en zonas rurales también tienen menos posibilidades de ir a la escuela que los que viven en ciudades.

Las crisis, que comprenden la violencia, las guerras, los desastres naturales y las epidemias, interrumpen la educación de los niños, y aquellos que se encuentran en una posición desfavorecida a causa de la pobreza, el género u otros factores son los que más sufren en estas situaciones. Aquí puede leer más sobre la Educación en Emergencias.

Las niñas suelen estar en gran desventaja en la educación: representan más de la mitad de todos los niños en edad de recibir educación primaria que no están escolarizados. Aquí puede leer más acerca de la Educación de las Niñas. [LINK to Girl’s Education page]

Los niños que pertenecen a minorías étnicas o lingüísticas suelen enfrentarse a obstáculos como la discriminación a causa de su origen o la falta de instrucción y materiales en su lengua materna.

Muchos niños discapacitados también están excluidos de la educación, ya que las escuelas no pueden adaptar los espacios para que ellos puedan aprender. Además, los estigmas les cierran las puertas de las escuelas y de las corrientes predominantes en sus comunidades.

La labor de UNICEF

Nuestra labor empieza por identificar quién no va a la escuela y por qué. UNICEF recopila toda la información y la pone a disposición de los gobiernos y las comunidades; después, los ayuda a diseñar intervenciones en políticas que se ajusten a las necesidades locales, regionales y nacionales.

Aquí puede saber más acerca de la Iniciativa Mundial sobre los Niños sin Escolarizar, una alianza entre UNICEF y el Instituto de Estadística de la UNESCO que ayuda a garantizar que cada niño tenga acceso a una educación de calidad, esté preparado para ir a la escuela con la edad adecuada y pueda completar la educación primaria.



 

 

Búsqueda