Estamos construyendo un nuevo UNICEF.org.
Durante algún tiempo nuestras páginas estarán en período de transición. Gracias por tu paciencia. Por favor visita nuestro sitio de nuevo para ver las mejoras.

Junta Ejecutiva de UNICEF

Luego de un año devastador para la infancia, la Junta Ejecutiva de UNICEF estudia la posibilidad de incrementar el fondo de emergencia

En una época de peligros y promesas para los niños y las niñas del mundo, la Junta Ejecutiva de UNICEF examina cómo podrían intensificarse los esfuerzos para beneficiar a los niños más marginados y vulnerables.

 

Por Kristin Taylor

NUEVA YORK, Estados Unidos de América, 4 de febrero de 2015 – El número y la magnitud de las emergencias humanitarias registradas en 2014 hicieron de este un año sin precedentes en lo que se refiere a la labor de UNICEF encaminada a satisfacer las necesidades de los niños y las familias afectados por las crisis.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2015-0176/Markisz
El Excmo. Sr. Masood Khan, Presidente de la Junta Ejecutiva de UNICEF de 2015 y Representante Permanente del Pakistán ante las Naciones Unidas, en su intervención durante el primer período ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva de UNICEF de 2015.

Al reunirse ayer la Junta Ejecutiva de UNICEF para dar comienzo al primer período ordinario de sesiones de 2015, los Estados Miembros reflexionaron sobre el creciente número y complejidad de las emergencias, las experiencias adquiridas por UNICEF durante el año anterior y la forma de aprovecharlas para brindar una asistencia humanitaria más oportuna y efectiva. Uno de los temas principales que trató la Junta fue la manera en que UNICEF podría seguir disponiendo de fondos suficientes ante el rápido deterioro de una situación, fortaleciendo así su capacidad operativa para responder frente a las crisis.

Un número de casos humanitarios sin precedentes

A finales de octubre de 2014, UNICEF y sus asociados estaban participando en actividades de respuesta humanitaria en aproximadamente 40 países, incluyendo 11 emergencias de nivel 3, esto es, situaciones que revisten máxima gravedad y, por lo tanto, exigen la movilización de todo el sistema humanitario. Entre ellas cabe mencionar el tifón Haiyan, que golpeó a Filipinas a finales de 2013; la violencia en la República Centroafricana; el conflicto y la inseguridad alimentaria en Sudán del Sur; el recrudecimiento de las hostilidades en el Irak; el persistente conflicto en la República Árabe Siria y la consiguiente crisis de refugiados en varios países vecinos; y el peor brote del virus del ébola en la historia, que ha hecho estragos en comunidades de Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2015-0185/Markisz
Los participantes asisten al primer período ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva de UNICEF de 2015, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

“Hoy más que nunca, niños y niñas de todo el mundo enfrentan una amenaza mayor de ser víctimas de emergencias humanitarias, violencia sectaria y crisis, como el brote del virus del Ébola, que ha costado tantas vidas y acabado con comunidades y familias en África Occidental”, dijo el Excmo. Sr. Masood Khan, Presidente de la Junta Ejecutiva y Representante Permanente del Pakistán ante las Naciones Unidas. “Y en los últimos meses nos hemos sentido horrorizados ante el incremento de los ataques brutales contra niños y niñas, y la atrocidad, antes inimaginable, que están cometiendo grupos extremistas al utilizar a niños como armas”.

Si bien las crisis más graves fueron noticia de primera plana y coparon titulares, UNICEF siguió trabajando para satisfacer las necesidades de los niños víctimas de emergencias menos visibles, como las del Afganistán, Myanmar, Nigeria, la República Democrática del Congo, Somalia, el Sudán, Ucrania y el Yemen.

Según estimaciones, a principios de diciembre de 2014, 230 millones de niños vivían en países y zonas de todo el mundo afectados por conflictos armados. Esta cifra no incluye a los niños que padecían a causa de los desastres naturales, la escasez crónica de alimentos y otras amenazas a su supervivencia y bienestar derivadas de las crisis, lo que podría elevar aun más el número total de niños y niñas altamente vulnerables.

Aumentar los fondos disponibles para responder sin demora a las emergencias

El Fondo para Programas de Emergencia de UNICEF es la fuente más flexible y rápida en materia de financiación inmediata para las crisis humanitarias con que cuenta la organización. El préstamo del Fondo, que sufraga el costo de la respuesta a situaciones de extrema urgencia aportando rápidamente recursos a países que cumplen las condiciones necesarias, permite a UNICEF desembolsar fondos a los países afectados dentro de las primeras 48 horas del estallido de la crisis. Los fondos se reintegran cuando UNICEF recibe las contribuciones de los donantes como resultado de los llamamientos de emergencia.

En su discurso de apertura de la sesión, el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, destacó la importancia de incrementar el límite máximo del Fondo para Programas de Emergencia, a fin de atender las necesidades de los niños y las niñas afectados por el creciente número de situaciones de emergencia alrededor del mundo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2015-0178/Markisz
El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, hace uso de la palabra durante el primer período ordinario de sesiones de la Junta Ejecutiva de UNICEF de 2015.

“Por supuesto que los recursos son –y siempre serán– cruciales para las asociaciones de UNICEF e, indudablemente, para todas nuestras actividades. Desde la generosidad de los gobiernos hasta nuestra red de Comités Nacionales y nuestros asociados en el sector privado, seguiremos dependiendo de nuestros extraordinarios donantes para hacer todo lo que debemos hacer, en todas las circunstancias, en un mundo cada vez más peligroso para la infancia”, dijo el señor Lake.

Varias delegaciones expresaron su apoyo a la propuesta de aumentar el límite máximo. Si la Junta aprueba el incremento más adelante esta semana, el compromiso de UNICEF con los niños y las niñas del mundo resultará fortalecido, pues permitirá que la organización continúe respondiendo sin demora al deterioro de las condiciones sobre el terreno.

En el programa para la sesión de la presente semana también figura una propuesta relativa a la continuación de la labor de UNICEF en países de ingresos medianos que están pasando a formar parte de los países de ingresos altos, un tema importante que no solo evidencia la universalidad del mandato de UNICEF, sino también su capacidad para trabajar estrechamente con los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil en todas las regiones, con vistas a mejorar las vidas de los niños y las niñas de todo el mundo.

En su intervención, el Sr. Khan pidió un momento de silencio en memoria de las vidas infantiles perdidas y de las familias destrozadas por el virus del ébola y los brutales ataques contra los niños el año pasado, como el que cobró las vidas de 134 estudiantes en su país de origen, Pakistán.

“Estos valiosos niños y niñas llegaron al mundo con un rico potencial que les ha sido arrebatado”, dijo el Sr. Khan. “A lo largo de todo este año debemos conservar el recuerdo de estos niños en nuestras mentes y nuestros corazones, mientras trabajamos con el Director Ejecutivo y su equipo en el fortalecimiento de UNICEF, con el propósito de atender las necesidades cada vez mayores de toda la niñez del mundo. Luchemos por los derechos y el bienestar de todos y cada uno de los niños y las niñas, como si de nuestros propios hijos se tratara”.


 

 

UNICEF Fotografía: Junta Ejecutiva de UNICEF

Búsqueda