Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

Cuando la ilusión no termina y el agradecimiento abunda

© UNICEF RD/2007/P.García

"Estoy muy agradecida de todas mis compañeras
a través de ellas he aprendido todo para cuidar mi salud”
María Cristina comparte sus ilusiones

La Romana, República Dominicana.- María Cristina es una joven madre, con  ocho hijos con edades de 17  a 6 años, cuatro viven con ella en una estrecha habitación de una barriada de esta ciudad.  Allí  nos recibió llena de alegría,  acogiéndonos en el patio, donde de vez en cuando nos interrumpe el canto de un gallo que va tras unas gallinas o el ruido de un “motoconcho”.

Allí tuvimos la oportunidad de conocerla y conversar.  Ella participa en un proyecto de micro-créditos a personas que viven con VIH, a fin de que puedan tener una fuente de ingresos propios. Esperanza Internacional, en coordinación con la  Fundación Grupo Paloma y  el apoyo de UNICEF-Santo Domingo,  han abierto esa ventana de esperanza a más de 60 personas.

María Cristina, es una mujer que habla con la sonrisa en los labios.  Nos cuenta que hacía trabajos domésticos en casas de familias y otras chiripitas dice,  pero la discriminación y el estigma contra las personas afectadas de VIH han cerrado todas sus oportunidades de trabajo.

Está participando en este proyecto de pequeños préstamos desde el 2005. “Para mi es un apoyo, para tener mi “negocito”.  Vendo chancletas, desodorantes, bolitas para el pelo, interiores, de poquito, pero me da algo”, dice al tiempo que explica cómo mantiene a sus cuatros hijos.

 “Lo poquito que me da mi esposo, que son mil pesos quincenales, con eso tengo que pagar la casa, hacer mis “marulleos” para poder vivir.  Con lo que me gano de los préstamos lo uso para completar la comida, para comprar ropa a las niñas, por ejemplo unos zapatos.”  También dice que se compró su televisión.

Su primer préstamo fue en el año 2005, de  dos mil pesos  para empezar, y comenzó vendiendo ropa interior, “interiores” como dice ella; luego el segundo fue de cuatro mil.  “Pagué muy bien, pues yo le fio a personas que me paguen, pues eso es una responsabilidad que tú tienes que cumplir, no es que Maria estaba lavando… nunca me atrasé en mi cuota.  No puedo quedar mal con Esperanza Internacional y  Fundación Grupo Paloma”, precisa.

Con los ojos iluminados nos dice que ahora quiere tomar otro préstamo para “poner un negocito que no la agite mucho”, comprar una nevera y vender jugos, hielo, agua, explica.

Leonela y Verónica, sus hijas más pequeñas, son su orgullo. Satisfecha, muestra las evaluaciones de sus dos pequeñas, de 8 y 6 años.  De la mayor dice que es muy inteligente, pero también cuenta que el de 10 años, tiene que repetir, es “tremendito” añade.  Aunque  sus hijos e hijas tienen sus registros de nacimiento, uno de 9 años, que vive con su abuela, no está en la escuela.

María Cristina,  comenta que frecuentemente recibe las visitas de personas del Grupo Paloma, que no la dejan sola.  En esta Fundación es educadora de pares y  también recibe gran apoyo. “Allí he aprendido mucho y estoy muy agradecida de todas mis compañeras de Paloma”, dice. 

Hace dos años que está entre las personas que reciben la terapia anti-retroviral en La Romana.

Hablar con ella es una lección de vida y de valor. Es decirnos que la ilusión no se pierde, aunque una gran amenaza penda sobre nuestra salud.  Ella sueña con hacer otras actividades, que le permitan  obtener mejor el sustento diario.  Estar afectada por el virus del VIH no la detiene en su afán de trabajar y dar  una vida mejor a sus hijos e hijas.

 

 

 

 

Esperanza Internacional

Su trabajo está enfocado en lograr soluciones duraderas, que capaciten a las familias para ganarse el sustento por si mismas, para lo que emplea un programa de microcrédito integral.  Este programa integra educación, capacitación vocacional, atención médica, para satisfacer las necesidades más básicas de estas personas, sus familias y comunidades. 

Para más Información y contactos:
http://esperanza.org/do/ 
o en Fundación Grupo Paloma al correo mailto:grupopaloma@hotamail.com

 

 


unite for children