Historias de Vida

Educación Inclusiva y de Calidad

Salud

Protección contra el maltrato, abuso y explotación

Desarrollo Integral Infantil

Gestión de Conocimiento

VIH, SIDA y la Infancia

Prevención y Manejo de Emergencias

 

El Consejero del Barrio

© UNICEF RD/2009

“Créame que podemos cambiar las cosas” dice lleno de optimismo Josué, quien entre calles estrechas, niños corriendo, chicos jugando, madres peinando niñas, amabilidad y sonrisas, desarrolla su trabajo diario en la Otra Banda.

Josué A. Hernández, 30 años,  Presidente de la junta de vecinos “Altos San Rafael”, encabeza el grupo de los derechos de la niñez junto a  líderes de barrios vecinos y es parte de un grupo de alfabetización para adultos.

Con el tiempo la comunidad demandaba organización y un líder, así surge, según nos explica Josué,  la junta de vecinos que por segunda vez lo elige como presidente. Define la comunidad en pocas palabras “pobre,  pero con ganas de salir a delante” y  aunque no cuenta con la participación de adolescentes, “se escucha mucho la vos y opinión de ellos”.

Siendo una comunidad con pocos recursos, Josué afirma que se puede hacer trabajo comunitario sin ser esto lo primordial,  “no todo lo resuelve los recursos sino a veces la diligencia que se hace”. Es inevitable que estos afecten al desarrollo de una comunidad pero “si se organiza y tiene empeño se puede hacer un mejor trabajo” completa  el líder barrial.

Josué, quien es estudiante universitario de Educación, nos dice que se organiza un grupo de Alfabetización para Adultos  porque “habían muchas personas que firmaban con crucesitas”, y además por la motivación de otros educadores lograron que estas clases se  impartan más de tres veces a la semana.

Ve a este barrio con mucho entusiasmo, “esta gente tiene ganas de salir adelante, pero espero que pongan en práctica los conocimientos que se les da”, comenta sobre el programa comunitario para la prevención de ITS/VIH y SIDA. Como todos en el barrio, Josué pensaba que el VIH/SIDA “era una enfermedad maligna”,  pero dice que ya ha cambiado esa idea,  “ahora pienso que es como cualquier otra enfermedad que hay que tratarla”. “La actitud de las personas es positiva, está llegando la información. A medida que la gente va conociendo la cosa va cambiando y aquí estamos viendo los resultados”, expresa con gran animación.

Nos comenta que el grupo de los Derechos de la Niñez, que trabaja junto a distintos barrios como Bella Vista, Alto de Yaque y La Joya,  hace levantamientos y se cuentan los niños sin actas de nacimiento, que no van a la escuela y que son maltratados por sus padres. “Lo que hacemos es que canalizamos esa información y los acompañamos hasta que se resuelva el caso”,  y explica “hemos encontrado ¡familias completas sin actas de nacimiento!”.

La conversación con Josué se extiende, él quiere compartir todo lo que hace. “Teníamos un grupo que se reunía con fines de darle Catecismo a los niños, ahora hablamos de cómo se sienten con sus padres, si hay maltrato…”  y hace un recuento sobre un caso de violencia, una niña es maltratada por el esposo de su madre. “A partir del momento que nos enteramos de ese caso, tenemos comunicación permanente con la niña”. Aparte de detectar el problema, nos cuenta que se le da seguimiento y se le pone atención.
 
Entre los mayores problemas que destaca en La Otra Banda está la desnutrición infantil, la falta de documentación, el embarazo en adolescentes, maltrato a la mujer y la precariedad de la enseñanza. “Lo que instituimos –con la falta de documentación- es que tomamos los datos de la familia y la acompañamos a la jurisdicción que le corresponde la declaración; a las adolescentes embarazadas se les aconseja,  porque falta información entre los jóvenes, además en las escuelas no la aceptan, la expulsan porque supuestamente “son mala influencia para las otras niñas”; “las mujeres son abusadas no solo física sino también con palabras”.

“Legalmente nos sentimos contentos, porque está llegando gente nueva –como Facilitadores Asociados- para prepararnos y educarnos. En la medida que nos vamos preparando y conociendo nuestros derechos, se van disminuyendo las desigualdades. Esta comunidad tiene su personal humano, aunque con muchas precariedades la mayoría tiene el sentido correcto de trabajar y ayudar, en la vía correcta”, expresa con gran entusiasmo el padre, esposo, consejero, presidente, estudiante, simple ser humano que desea ver su barrio progresar.

En La Otra Banda hay carencia de recursos pero no hay carencia de interés, esto se logra con trabajo, esperanza y humildad que refleja esta comunidad, tal como nos lo muestra Josue. 
 
Por: Sarah Carrasco
Junio, 2009

 

 
unite for children