Centro de Prensa

Nuestro Centro de Prensa

Comunicados y discursos

Contáctenos

Pautas para Comunicadores

Concurso Periodístico sobre Niñez y Adolescencia

Del Escritorio del Representante

 

Algo tan natural y tan beneficioso…en muchos sentidos

© UNICEF/RD/2007/LQuiroga

Entre las cifras más alarmantes que arrojó la última encuesta ENHOGAR/MICS 2006, está la que indica que solamente el 7.8% de las madres practicaban la lactancia exclusiva durante los primeros tres meses de vida de sus bebés.  Parece que no es bien conocido el hecho de que durante este periodo y hasta los seis meses de vida el recién nacido no necesita otra cosa más que la leche materna.

Aunque muchas madres amamantan parcialmente, la lactancia exclusiva es el indicador con el cual se mide el nivel de lactancia materna en un país. Y la Republica Dominicana tiene una de las cifras más bajas de América Latina, lo que debería constituir una crisis nacional, tanto nutricional como económica.  Sin embargo…terminadas las celebraciones de la semana de promoción de lactancia, el tema casi pasa al olvido.

Aparte del beneficio nutricional, la seguridad sanitaria y otros factores que favorecen la lactancia, tal como es el costo (¡es gratis! Imagine lo que una madre tiene que gastar en productos alternativos en un mes!), otro valor que cada día está más comprobado científicamente es el valor psico-afectivo del contacto madre-niño, sobre todo durante la primera hora después del nacimiento.

La leche materna (específicamente el calostro) constituye la primera “vacuna” que debe recibir cada bebe, pero también este primer contacto entre el recién nacido y la madre produce beneficios y efectos neurológicos para los cuales no habrá otra oportunidad. Su impacto en la mortalidad neonatal ha sido comprobado. Por eso el lema de la semana mundial de lactancia materna este año fue “¡La primera hora salva un millón de bebés!”. 

Es realmente lamentable y muy preocupante que una práctica tan natural, tan tradicional y tan efectiva haya perdido tanto terreno en los últimos años en el país – la cifra en el año 1996 era  25% de lactancia exclusiva.  Además, parece que existen prácticas en los hospitales y clínicas que no solamente impiden este contacto inicial temprano, sino que en general fomentan todo lo contrario, en plena violación de acuerdos internacionales y leyes nacionales.  Parecería que la misma profesión medica, en colusión con los productores y distribuidores de productos sucedáneos de leche materna, en vez de promover la lactancia materna en muchos lugares han permitido la violación de la ley, y los intereses y derechos del niño.

Pero hay esperanza! El día 8 de agosto fuimos testigos de un evento excepcional – 80 madres de varias edades y 81 niños (¡si! había un par de gemelos) participaron en una “lactancia sincronizada” organizado por la Comisión de Lactancia Materna con el apoyo de varios organismos que trabajan en la promoción de la lactancia materna. Fue realmente un evento muy emocionante, ver tantos niños y madres, sanos y contentos, haciendo una cosa tan natural y tan beneficiosa para niño y madre. 

¡Recuperemos la práctica de amamantar a niños y niñas! Rechacemos la influencia de los que promueven sus productos en flagrante violación de la ley y los intereses del niño. Recuperemos los hospitales y las clínicas como “amigos del niño y la madre” como eran hace unos años y no como lugares para hacer propaganda y hasta promover desinformación.

Esto requiere un esfuerzo coordinado de muchas instituciones gubernamentales y no-gubernamentales, de empleadores, de los medios; necesita el ejemplo de madres que sí creen en la salud física y mental de sus niños y niñas, madres que rechazan la influencia de la propaganda y  el pensar que amamantar es algo que ya paso de moda;  necesita el apoyo de sus familias y de la comunidad.  Pero sobre todo, requiere el compromiso político de las autoridades para que se cumpla con lo que constituye una  ley nacional (Ley 8-95) y también apoyar y fomentar lo que es una ley de la naturaleza. Existe este compromiso, este interés en el futuro de la niñez dominicana?   

Por: Tad Palac
Del Escritorio del Representante
agosto 2007.
Actualizado en agosto de 2010.

 

 
unite for children