Educación

Educación

 

Atención Integral a la Primera infancia

Los primeros años de vida de las personas son determinantes para su desarrollo. Estudios científicos han demostrado que una adecuada y oportuna estimulación incide en el desarrollo de las dimensiones cognitivas, socioemocional y expresión y comunicación. La estimulación debe iniciar desde el embarazo y se ha de mantener hasta los 6 años de vida.

Es una responsabilidad del padre, de la madre, de la familia y la comunidad, de posibilidad que el niño o la niña reciba la estimulación necesaria para su desarrollo, ya sea con prácticas cotidianas como con programas específicos. El Estado, de su lado, debe implementar estos programas comunitarios de atención integral de calidad, con una adecuada cobertura, en los que se promuevan la participación y el compromiso tanto de las familias como de la comunidad.

El artículo 6 de Convención sobre los Derechos del Niño consagra el derecho intrínseco a la vida de todos los niños y niñas y la obligación de los Estados de garantizar su supervivencia y desarrollo. La manera en que se puede asegurar un buen comienza en la vida a los niños y las niñas se basa en:

  • Lograr que la mujer embarazada reciba la atención prenatal necesaria, que desde el momento del parto, madre e hijo cuenten con cuidados médicos de calidad y que su salud y nutrición sean vigiladas.
  • Que niños y niñas sean inscritos de forma oportuna en el registro civil y que sus familias y las comunidades cuenten con la información y los recursos adecuados para estimularlos y educarlos.
  • Que todos los niños y niñas tengan acceso al agua potable y al saneamiento decente y que sean protegidos contra la violencia, el abuso, la discriminación y el abandono.

Es posible evitar que la pobreza y la desigualdad, que comienzan al momento de nacer, se perpetúen.Al invertir en los primeros años de vida se crean oportunidades con ganancias a futuro. La inversión en esta etapa fomenta la equidad y la justicia social, promueve la productividad económica y permite grandes retornos para el país, como son:

  • La reducción de la mortalidad infantil
  • La supervivencia de los niños y niñas
  • El desarrollo cognitivo, socioemocional y de expresión y comunicación
  • La mejora de la salud y de la calidad de vida
  • La disminución de los gastos sociales derivados de la atención a los trastornos de salud y la prevención de la delincuencia
  • La asistencia y permanencia en la escuela
  • La mejora del desempeño escolar y reducción del abandono
UNICEF ha promovido el desarrollo integral de la primera desde hace más de tres décadas en todo el mundo y entre los aprendizajes de esta cooperación se destaca que:
  • Los países con políticas de primera infancia exitosas han combinado modalidades institucionales con otras de base comunitaria, involucrando a la familia de manera activa.
  • Las políticas tienen más impacto cuanto más integradas y multisectoriales son las intervenciones, articulándose con los programas de protección social de alivio a la pobreza, los servicios de salud desde la etapa prenatal, de seguridad alimentaria y nutricional y de estimulación sicomotora, cognitiva y socioemocional.
  • Los efectos positivos de estas políticas se observan no sólo en el buen comienzo a la vida, sino en etapas posteriores en relación a una menor deserción escolar, mayor autoestima, mejores competencias en la lectoescritura y las matemáticas y menor déficit de atención.

Experiencias en atención a la primera infancia

En América Latina y del Caribe se han logrado importantes avances en educación primaria, alcanzándose coberturas casi universales. A pesar de que persisten grandes diferencias en la atención a la primera infancia y en educación inicial.

Sin embargo, cada vez son más los países que, con enfoques predominantes de salud, educación o combate a la pobreza, están desarrollando intervenciones multisectoriales en primera infancia con base familiar y comunitaria. Cabe resaltar los siguientes programas desarrollados en Chile, Cuba y Brasil:

Chile Crece Contigo. Es un Sistema de Protección Integral con el que se ha logrado reducir la mortalidad infantil a 7 por 1.000 nacidos vivos en Chile. El programa tiene como misión acompañar, proteger y apoyar integralmente a todos los niños, niñas y sus familias desde el primer control de gestación hasta su ingreso en el primer nivel inicial de educación. Ofrece servicios e intervenciones de carácter universal en salud, educación preescolar, fortalecimiento familiar y programas especiales para aquellos niños y niñas que presenten alguna discapacidad, junto con un subsidio familiar desde el 5 mes de gestación y hasta que el niño o niña cumpla los 18 años, para los hogares situados en el40% más vulnerable de la población nacional. Esta iniciativa se ejecuta desde el Ministerio de Salud a través de sus 29 Servicios de Salud y de la Red Comunal Chile Crece Contigo.

Educa a Tu Hijo. Este programa se implementa desde 1992 en Cuba. Se trata de un modelo de atención educativa, no institucional desarrollado en todo el país, para atender a los niños y niñas entre 0 y 6 años que por diversas razones no tenían acceso a centros infantiles. El Ministerio de Educación cubano, junto con el Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Preescolar y en estrecha coordinación con el Ministerio de Salud y otras instituciones como el Instituto de Deporte y la Federación de Mujeres Cubanas, por mencionar algunas, diseñaron este programa comunitario para atender y capacitar a las familias, protagonistas fundamentales del desarrollo de los niños y las niñas, con la participación activa de actores comunitarios y de organismos sociales, tanto en zonas urbanas, rurales como de montaña. Este modelo se ejecuta en varios países de América Latina.

Brasil Cariñoso. En Brasil, esta iniciativa de protección integral de los niños de 0 a 6 años, dirigida por el Ministerio de Desarrollo Social y Lucha contra el Hambre, combina apoyo económico y un refuerzo de servicios de salud y educación para las familias pobres. Se desarrolla en el marco del programa “Brasil Sin Miseria” y consta de subsidios familiares, acompañamiento familiar, atención a la salud desde las Unidades Básicas de Salud y guarderías y preescolares para los niños de 0 a 48 meses. Se estima que 8.1 millones de niños y adolescentes saldrán de la pobreza y con ellos sus padres y hermanos llegando a un total de16.4 de brasileños.

En la República Dominicana persisten algunos retos sobre este tema. En la Encuesta Nacional de Hogares de 2009 se plantea que sólo el 16.3% de los niños y las niñas menores de cinco años participó en más de cuatro actividades para promover su aprendizaje y su preparación para la escuela por parte de un miembro de su familia. Esto se traduce en que la mayoría de los niños y niñas no reciben en el contexto familiar los estímulos necesarios que favorezcan su desarrollo.

Conscientes de esta realidad, durante el 2005, representantes de diversas instituciones gubernamentales, de la sociedad civil y de la cooperación internacional iniciaron la construcción de una Mesa Consultiva de la Primera Infancia, para incidir e impulsar políticas sociales y programas de atención a esta población infantil. Mediante la resolución número 9/2008 del Directorio Nacional Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), fue creada oficialmente esta mesa consultiva, de la cual se han establecido los Lineamientos de Política Pública a favor de la Primera Infancia, en coherencia con la Estrategia Nacional de Desarrollo.

Servicios para la primera infancia

Aunque es limitada aún la cobertura de servicios para la primera infancia, en la República Dominicana, se desarrolla el Plan Nacional de Protección y Atención Integral a la Primera Infancia con el lema “Quisqueya Empieza Contigo”. En la actualidad UNICEF apoya esta iniciativa desde el diseño de modelos de atención integral para niños y niñas de la primera infancia con base familiar y comunitaria, y el sistema de regulación nacional de estos servicios desde el CONANI, así como los objetivos relacionados con en el fortalecimiento de los sistemas locales de protección de derechos, incluyendo la dotación de registro de nacimiento de niños y niñas en territorios priorizados por este plan.

Otros programas que se desarrollan a nivel público en el país son las Estancias Infantiles del Sistema Dominicano de la Seguridad Social, con 123 en funcionamiento en la actualidad, con un total de 7 mil niños y niñas beneficiarios; y los Centros de Atención Integral, unos 56 en total en todo el país, donde se ofrecen servicios de atención, educación y salud.

 

 
Search:

 Email this article

unite for children