Historias de vida

Vidas reales

 

Sally: es importante escuchar y compartir responsabilidades

Sally Utia Linares nació en Pucallpa hace 14 años en el seno de un hogar donde estar al servicio de otras personas y promover los derechos humanos es parte del día a día. Es nieta de un maestro jubilado y una enfermera, hija de una docente de escuela rural y sobrina de un comunicador que promueve la organización de adolescentes y jóvenes. Por eso, las palabras participación y organización no le son ajenas.

“De niña, cuando regresaba del colegio siempre encontraba en casa a chicos y chicas reunidos con mi tío, escuchaba cuando opinaban sobre distintos temas y yo también quería hablar, pero me decían que era muy chica y no me permitían participar. Recién pude hacerlo cuando cumplí los once años”, comenta.

En los últimos dos años, Sally participa en Líderes y lideresas en tiempo libre donde ha asumido roles de liderazgo en diversas actividades y colaborado en la conducción, promoción y producción de dos programas radiales. “Al principio hablaba muy bajito, pero poco a poco fui adquiriendo mayor seguridad y ahora hablo con más seguridad, hasta dirijo talleres sobre sexualidad y salud dirigidos a otros chicos y he participado primero en la conducción de un programa radial y ahora en una secuencia de otro”, dice con una sonrisa que todavía guarda rezagos de su otrora timidez.

“Pero sobre todo a escuchar a los demás y entender que yo no lo tengo que hacer todo, que hay que organizarse y compartir el trabajo para que todos adquieran experiencia”, añade.

Actualmente está en la disyuntiva de ser psicóloga o abogada. Lo que sí ha decidido es que después de la universidad se dedicará a conocer toda su región porque considera que la única forma de contribuir al desarrollo de las personas y sus comunidades es conociendo bien cómo son y qué les pasa.

“Me atrae psicología porque me gusta conversar con mis compañeros de clase, alentarlos a seguir adelante a pesar de sus problemas. El derecho es otra opción porque no me quedo callada cuando vulneran nuestros derechos. Por ejemplo, los profesores siempre evaden hablarnos de sexualidad. Cuando mis compañeros de clase preguntan, los profesores dicen que ese tema lo veremos luego, entonces yo repregunto o comento sobre el tema para evidenciar que se está evadiendo darnos información a la que tenemos derecho”, comenta.

“Muchos adultos dicen que no sabemos nada porque todavía no hemos vivido, que ya opinaremos cuando seamos mayores. Eso no es así porque sentimos, observamos, analizamos y en base a eso podemos opinar. Afortunadamente esta mentalidad ya está cambiando”, añade.

Sally considera que ya es hora de que en el Perú y en Ucayali gobiernen las mujeres “porque suelen actuar con mayor honestidad”. “Antes pensaba que jamás incursionaría en la política, pero al ver el buen trabajo que realiza una ex integrante del grupo que actualmente ocupa un cargo en el gobierno regional creo que es importante estar en estos espacios para generar las políticas públicas necesarias para el desarrollo adolescente y de la región”, puntualiza.

Investigación y textos: Rafahela García y Sandra Esquén

Fotografía: Daniel Volpe

 

 
unite for children