Historias de vida

Vidas reales

 

Un Paraíso sin embarazo adolescente

    
Instagram

En la comunidad shipiba de Nuevo Paraíso vive Paola Pacheco. Ella es obstetra en el Centro de Salud, un lugar que los de la zona llaman Jainoax Raometi Xobo: casa de sanación. Dos horas en bote por el río Ucayali te llevan a este distrito de la región Ucayali. Hasta allí llegó Paola hace 5 años para enfrentarse entre otros temas a uno que cambia la vida por completo: el embarazo adolescente.

Paola cuenta que muchas veces tiene que atender a niñas de 12 años. Al ser la encargada del programa de adolescentes en la comunidad, da charlas y lleva los controles. Esta cercanía que ahora tiene le costó bastante esfuerzo. “Había mucha resistencia. No venían a las consejerías y cuando se trataba de dar a luz acudían a las parteras”.

Sin embargo, la forma de tratar a las jóvenes y a sus madres logró que poco a poco fueran tomando confianza y ahora acudan al Centro de Salud. “Cuando van a dar a luz voy a sus casas para ayudar en el parto. Y algunas aceptan tener a sus niños en el centro de salud”. La clave para hacer el link de confianza fue la información: “Muchas no sabían que tener un niño a corta edad es un riesgo, tampoco sabían que estaban anémicas. Cuando se les explicaba, inmediatamente querían hacer algo para evitarlo”.

Paola sonríe y sabe que informar, acompañar y aprender de una cultura diferente puede cambiar la vida de un niño por nacer, Puede lograr la diferencia en una comunidad. Hacia allá va el Centro de Salud y UNICEF, para acompañar a Paola en este proceso. A que todos entiendan que el derecho de las niñas y la cultura de un pueblo pueden ir de la mano, hacia un futuro de cambio y prosperidad.

 

 
unite for children