Historias de vida

Vidas reales

 

Asegurar la educación en Perú entre aguas inundadas

 
Instagram

Por Manuel Moreno

Desde lo alto de la colina podía ver el barrio inundado del Asentamiento Humano de El Indio, una comunidad cercana a Piura, en el norte de Perú.

Desde enero, las lluvias torrenciales y las inundaciones han cobrado la vida de más de 90 personas y han afectado a casi un millón de personas, de las cuales el 30 por ciento son niños, niñas y adolescentes.

“Vivo allí, en esa casa rosada”, dijo una voz detrás de mí. Dí la vuelta y allí estaba él, Diego López, señalando una de las casas dañadas al pie de la loma.

Aquel niño de 7 años me miraba con ojos grandes, frunciendo el ceño. Estuvo serio por unos instantes, pero rápidamente me regaló una sonrisa a la que le faltaba sus dos dientes delanteros. Le devolví la sonrisa de inmediato.

"Nunca he visto tantas casas y calles rodeadas por tanta agua", le dije.

Se encogió de hombros y dijo con franqueza: “Yo tampoco. El agua llegó a las paredes de las casas, donde ahora está verde”.

"Ha llovido mucho, todos los días" –dijo– y continuó contándome cada detalle y recordando la noche de la tormenta más mortífera que Perú haya vivido en décadas. "Esa noche estaba jugando con mis juguetes y mi mamá me metió en la cama. Comenzó a llover muy fuerte. El viento sopló las calaminas y en muy poco tiempo había agua por todas partes".

Diego admitió que nunca había estado tan asustado en su vida. "Tenía miedo porque el agua corría muy fuerte y parecía que me iba a arrastrar", dice.

Todo estaba oscuro cuando su madre lo despertó. Diego no podía encontrar sus zapatos, estaban flotando bajo su cama.

"Rayos, truenos y viento... Pensé que se acercaba un remolino", explica. "Me levanté y empecé a ayudar a mi mamá a usar baldes para que el agua no entrara en la casa. Todo estaba embarrado: el piso de mi habitación y la sala. Estuvo lloviendo toda la noche. Por la mañana la calle y todo el pueblo estaban inundados".

En los últimos días he estado viajando por todo el norte y las zonas más afectadas del país. He sido testigo de la tremenda destrucción: casas arruinadas, puentes colapsados, carreteras cortadas y escuelas destruidas.

Hoy se calcula que más de 1.500 escuelas han sido afectadas, muchas de ellas están inhabitables.

 

"He pasado de primer grado a segundo grado este año porque soy muy inteligente", dice Diego sin darse importancia. "Me gusta escribir, dibujar, leer y aprender a hacer mi tareas, pero ahora no voy a la escuela. Desde que empezó la lluvia, dijeron que estaba cerrada. No sé cuándo abrirá porque la escuela está toda dañada".

Mientras que muchos niños y niñas de Perú regresaron a la escuela el pasado 27 de marzo, se calcula que más de 2 millones de niños como Diego siguen siendo afectados por los cierres de escuelas, debido a los daños causados por el desastre.

Daniel Contreras, Especialista de Educación de UNICEF en Perú, describe la situación y los riesgos que la discontinuidad de la educación podría tener en la vida de los niños y niñas: "La educación es crítica durante emergencias y tiempos de crisis. La escuela puede proporcionar la estabilidad, la estructura y la rutina que niños y niñas necesitan para enfrentar la pérdida, el miedo y el estrés".

"A nivel nacional la situación se está normalizando, pero hay regiones donde no está claro cuándo los niños podrán volver a la escuela. Esto significa que los niños, niñas y adolescentes deben moverse a espacios alternativos para acceder a los servicios educativos ", agregó.

UNICEF Perú ya está respondiendo a la crisis y está apoyando activamente al Gobierno para proteger a los afectados y asegurar que los niños y niñas continúen su educación y puedan cumplir sus sueños. UNICEF solicita urgentemente US$ 3 millones para su respuesta de emergencia a la crisis.

2 de abril de 2017

Más información sobre la emergencia

 

 

 

 

CÓMO DONAR

OPCIÓN 1

OPCIÓN 2


unite for children