Historias de vida

Vidas reales

 

Acercando servicios de Salud

 

Esta no es una mañana cualquiera para la cusqueña Ana Velásquez Quille. Con sus tres meses de embarazo a cuestas ha salido a primera hora de su hogar en el Centro Poblado Ccequeray y luego de caminar durante una hora ha llegado al Puesto de Salud de Ccorao.

El entusiasmo es mayor que el cansancio. Aunque se trata del cuarto embarazo, por primera vez le harán una ecografía ginecológica sin tener que ir al hospital regional. Y es que ese viaje que demora 45 minutos en auto, representa alrededor de 50 soles de inversión, ausentarse todo el día de casa, dejar a sus hijas bajo el cuidado de su esposo y que él pierda un día de trabajo. Un lujo para una familia que vive de la agricultura.

Por eso tanto ella como su esposo Mateo Mamani Velásquez no pensaron dos veces en que acuda al llamado formulado por la junta directiva de su centro poblado. Los dirigentes de su comunidad visitaron cada una de las casas de la comunidad para avisar que en unos días llegaría a Ccorao la Unidad Móvil de Salud (UMS) de la Red de Servicios de Salud Cusco Norte para brindar atención a todas las gestantes y A los niños y niñas de la comunidad y de los centros poblados aledaños.

Como Ana y Mateo, la gran mayoría de las parejas se organizaron para que las mujeres y los niños vayan a Ccorao. Era una gran oportunidad de acceder gratuitamente a los servicios de Ecografía, laboratorio y odontología.

Anita, comparte su alegría con la obstetriz del P.S. de Ccorao, Rocio Morales. Está contenta porque ha podido completar sus exámenes de laboratorio, pasar por la consulta odontológica y lo más emocionante, conocer a su bebé a través de la pantalla del ecógrafo.

Muy animada le cuenta a Rocío que aunque cuenta con el Seguro Integral de Salud (SIS) la UMS permite un gran ahorro de tiempo y dinero para las familias. “Antes tenía que ir con referencia del puesto de salud de Ccorao hasta el hospital regional de Cusco o al Centro de Salud de Belempampa, para poder recibir estos servicios y gastaba alrededor de cincuenta soles entre pasajes y alimentación. Ahora voy a regresar temprano a mi casa y podré prepararle la comida a mis hijas y a mi esposo”, comenta.

Pero lo más importante para Anita, como comenta, es que en la UMS ha recibido orientación sobre cómo debe cuidar de su salud y de su alimentación, temas que antes no consideraba tan importantes.

Con una sonrisa dibujada en su rostro emprende el retorno a su pueblo. Se va pensando en que le contará a Mateo que esta vez no dará a luz en casa, que su bebé nacerá en el Centro de Salud de Belempampa, pero que a este bebé al igual que a Luz Carina, Katiuska y Odalis, también lo alumbrará de manera vertical. Así han traído sus hijos al mundo su madre y su abuela. Así lo hará ella, pero con mayor seguridad porque la atenderán profesionales de la salud.

 

 

 

 
unite for children