Centro de Prensa

Notas de prensa

Artículos de la Representante

Campañas

Carpetas informativas

UNICEF en los medios de comunicación

Emergencia

Recursos para periodistas

Videos

UNICEF en el mundo

La niñez en los medios

UNICEF en las Regiones

Hablan nuestros Aliados y Contrapartes

Te lo dice UNICEF en Buena Onda

Boletines virtuales

Contáctenos

 

Más de 500 millones de niños ‘invisibles’ viven en países que no pueden medir los avances de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Los últimos datos sobre los avances en el desarrollo de la infancia muestran que más de 500 millones de niños viven en países donde los ODS se están convirtiendo en inalcanzables

Nueva York / Lima, julio 2018.– Las primeras evaluaciones sobre los avances hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) confirman una falta alarmante de datos en 64 países, así como un progreso insuficiente hacia los objetivos de la Agenda 2030 en otros 37 países en los que sí se puede recabar información.

Progreso para la Infancia en la era de los ODS es el primer informe temático de UNICEF que analiza el desempeño de los países hacia el cumplimiento los ODS a nivel global para los niños y los jóvenes.  El informe alerta de que 520 millones de niños viven en países que carecen totalmente de información sobre al menos dos tercios de los indicadores de los ODS relacionados con infancia, o que carecen de suficiente información para evaluar su progreso, lo que hace que esos niños sean ‘invisibles’.

En los casos en los que hay suficientes datos, la magnitud del reto que supone el cumplimiento de los ODS sigue siendo abrumadora. El informe señala que 650 millones de niños y niñas viven en países donde al menos dos tercios de los ODS son inalcanzables, a menos que se produzca un rápido progreso. De hecho, en esos países para el año 2030 podrían afrontar situaciones adversas en su vida incluso más niños que ahora.

“Más de la mitad de los niños del mundo viven en países donde o no podemos recabar información sobre los avances de los ODS, o donde podemos, pero se está haciendo de una manera equivocada”, explica Laurence Chandy, director de la sección de Datos, Investigación y Políticas de UNICEF. “El mundo debe renovar su compromiso hacia las metas de los ODS, empezando por su compromiso para medirlos”.

El informe hace seguimiento de los avances en cinco dimensiones de los derechos de los niños: salud, aprendizaje, protección frente a la violencia y explotación, un entorno seguro e igualdad de oportunidades. Además, mide lo lejos que está el mundo actualmente de alcanzar los objetivos globales, en términos de coste humano.

Las previsiones indican que de aquí a 2030:

  • 10 millones más de niños morirán por causas evitables antes de cumplir los cinco años;
  • 31 millones de niños sufrirán retraso en el crecimiento debido a la falta de nutrición adecuada;
  • 22 millones de niños no podrán recibir enseñanza preescolar;
  • 150 millones de niñas se casarán antes de los 18 años;
  • 670 millones de personas, muchos de ellos niños, no dispondrán de agua potable.

“Hace dos años, el mundo acordó una agenda ambiciosa para proporcionar a cada niño una mejor oportunidad en la vida, con análisis puntero de la información para dirigir el camino”, recuerda Chandy. “Sin embargo, lo que nuestro informe exhaustivo sobre los avances de los ODS para la infancia revela con toda claridad es una falta de información deplorable. La mayoría de los países no disponen de la información para al menos poder evaluar si están o no en el camino adecuado. Los niños en todo el mundo cuentan con nosotros – y nosotros ni siquiera podemos contarlos a todos ellos”.

El informe hace un llamamiento para que se produzcan nuevos esfuerzos para resolver la falta de datos a nivel global, al tiempo que reconoce que desarrollar recursos e instituciones que generen datos sólidos requiere tiempo e inversión. El informe identifica tres principios para conseguir este trabajo:

  • Construir mecanismos de medición en los sistemas de prestación de servicios, tanto de salud, educación, servicios sociales o control fronterizo;
  • Llevar a cabo un esfuerzo coordinado para garantizar que todos los países tengan un mínimo de cobertura de información sobre la infancia y la adolescencia, independientemente de sus recursos y capacidades;
  • Establecer normas compartidas más fuertes sobre indicadores relacionados con infancia, incluyendo enfoques comunes para medir nuevas amenazas contra los niños, captando poblaciones infantiles que faltan y compartiendo información que permita que los niños y niñas más vulnerables puedan ser fácilmente identificados, a la vez que se protege su privacidad.

Aunque cada Estado es el responsable final de generar los datos que permitan orientar y medir el cumplimiento de los objetivos, la comunidad internacional tiene la obligación de apoyarles para garantizar que los objetivos de la Agenda 2030 se cumplan.

En el Perú

En relación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y con base en el Informe “Progreso para todos los niños en la era de los ODS” y en fuentes estadísticas oficiales, se puede señalar lo siguiente:

1. Derecho a sobrevivir y prosperar:
Existen importantes avances en el logro de los siguientes objetivos: reducción de la desnutrición crónica en menores de cinco años (en el 2012 llegó a 18,1%, y al 2017 bajó a 12,9%); aumento de la proporción de partos atendidos por personal de salud calificado (2012: 85,9%; 2017:93%); disminución de la tasa de mortalidad materna y la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años (2009: 21 niños por cada 1,000 nacidos vivos frente al 2017 donde descendió a 15 por cada mil).
Con relación al tema, se hace necesario que el Estado realice mayores esfuerzos para alcanzar objetivos relacionados, como el de la reducción de la prevalencia de anemia entre los niños de 6 a 36 meses de edad, que se ha mantenido estable entre 2015 y 2017, alrededor de 43.6%, o bien en las metas asociadas con la fecundidad adolescente, considerando que la proporción de mujeres de 15 a 19 años que ya han sido madres o se encuentran embarazadas ascendía en 2016, en el nivel nacional, a 12.7%, pero en regiones amazónicas como Loreto y Ucayali era más del doble (30.6 y 26.7%, respectivamente).

2. Derecho a aprender:
El Perú ha registrado avances en la cobertura en los distintos niveles de la educación básica y ha ampliado la oferta de educación intercultural bilingüe. Sin embargo, se encuentra rezagado en el alcance de objetivos que guardan relación con la mejora de competencias de los estudiantes de primaria y secundaria, tanto en matemáticas como en lectura. Los logros de aprendizaje en primaria son considerables en los últimos años. Por ejemplo, la proporción de estudiantes de 2º de primaria con logros satisfactorios en matemáticas pasó de 16.8% en 2013 a 34.1% en 2016, pero no es el caso en secundaria: solo 14 de cada 100 estudiantes de secundaria pueden alcanzar un nivel satisfactorio en comprensión lectora.
Es importante mencionar que la realidad más grave se enfrenta en las zonas andinas y amazónicas del país. En Loreto y Huancavelica, por ejemplo, sólo 4 de cada 100 estudiantes de secundaria comprende lo que lee.

3. Derecho a estar protegido frente a la violencia:
A pesar de algunos avances en el marco normativo, como la reciente aprobación del reglamento de la Ley que prohíbe el uso del castigo físico y humillante contra niños, niñas y adolescentes, la violencia contra los niños, niñas y adolescentes continúa siendo muy prevalente en el país: 42.1% de la población mostró respuestas tolerantes antes este fenómeno en el nivel nacional, que ascendía a 59% en las áreas rurales.
A nivel nacional 26,4% de madres declaran haber usado el castigo físico con sus hijos e hijas como método correctivo. En Huancavelica, la cifra se eleva a 48.6% y en Loreto a 37,9%
Se dispone de muy poca información estadística relacionada a la protección de niños, niñas y adolescentes frente a la violencia, que permita dar seguimiento a los avances que se logren en relación al ODS relacionado con la prevención y respuesta a la violencia. Si se contara con esa data, se podría mejorar la oferta de políticas y servicios públicos que permitan una efectiva prevención, atención y sanción de la violencia contra los niños, niñas y adolescentes.

4. Derecho a vivir en un entorno seguro y limpio:
Se han logrado avances importantes en el porcentaje de la población que tiene acceso a servicios de agua potable, sin embargo, es necesario mejorar este derecho. A nivel nacional 89% de los hogares se abastecía de agua mediante red pública en el país en 2016, pero en Loreto sólo 55.3% tenía acceso a este servicio.
El reto en el saneamiento básico es aún mayor: en el 2016, 73.7% de las viviendas particulares del país contaba con acceso a la red pública de alcantarillado, pero en Loreto y Huancavelica la cobertura es de solo 42%.

5. Derecho a tener las mismas oportunidades:
Si bien Perú cuenta con un sistema de información estadística robusto, todavía es necesario desarrollar buena parte de los indicadores de los ODS. Hasta ahora no es posible monitorear, por ejemplo, el porcentaje de niñas y niños que viven en pobreza o pobreza extrema en todas sus dimensiones, es decir, bajo metodologías que consideran no solo el ingreso de las familias sino también las carencias que enfrentan.
Con relación a la cobertura del sistema de protección social, es necesario mencionar que el país no cuenta con información pública desagregada sobre la población infantil o adolescente que participa de programas como Juntos.

Para mayor información www.unicef.org/peru o en UNICEF, favor contactar a Marilú Wiegold al teléfono 613-0706, celular 99757-3218, e-mail mwiegold@unicef.org y/o a Elsa Ursula al teléfono 613-0763, celular 993558526, e-mail eursula@unicef.org

 

 

 
unite for children