Situación del país

Contexto

Situación de la niñez

Primera Infancia (Desde la concepción-5 años)

Niñez (6 a 11 años)

Adolescencia (12 a 17 años)

Educación primaria

25 años de Convención sobre los Derechos del Niño

 

Contexto

W.Barbaran
© W.Barbarán/UNICEF-PERÚ

 

Instagram

El desarrollo social no es posible sin una asignación presupuestal. En ese sentido es importante resaltar que en el 2013 el Poder Ejecutivo ratifocó su preocupación por la primera infancia y asignó al gasto social 16,75 mil millones de dólares americanos, este monto significa un incremento del 12% en relación al año anterior. Las estadísticas oficiales empiezan a re flejar los resultados de la inversión en la infancia, pero también señalan los grandes desafíos y las brechas entre la niñez urbana y rural, especialmente la de comunidades indígenas.

En el campo de la salud y el desarrollo infantil se ha incrementado el porcentaje de mujeres embarazadas que acceden a los controles prenatales. Igualmente ha crecido el porcentaje de partos institucionalizados y se ha mantenido la tasa de mortalidad infantil en 17 por cada 1,000 nacidos vivos.

La prevalencia de la desnutrición crónica se redujo de 19.5% a 18% entre el 2011 y el primer semestre del 2013. Sin embargo la anemia aumentó de 41.6% a 43.7% entre el 2011 y el 2013.

UNICEF participó activamente en la promoción de políticas que reconocieran la anemia como problema de salud pública.

El Ministerio de Salud (MINSA) declaró la universalización progresiva en la administración de multi-micronutrientes y se ha creó un comité de alto nivel para elaborar un Plan Nacional de Lucha contra la Desnutrición Crónica y la Anemia. Entre los avances en educación destaca la ampliación de cobertura de la educación inicial y la secundaria, especialmente en las zonas rurales donde las cifras eran poco alentadoras hasta hace poco. Todavía existen obstáculos por sortear: calidad educativa, culminación de la secundaria, pertinencia cultural, entre otros. UNICEF continua acompañando al Ministerio de Educación (MINEDU) en la tarea para que los niños, niñas y adolescentes cuenten con una escuela de calidad.

La violencia verbal, física y sexual que tiene entre sus principales víctimas a los niños, niñas y adolescentes es un grave problema en el país. El aumento de las denuncias nos demuestra que existe una mayor conciencia del problema.

El compromiso del Estado por atender este problema se evidencia en el aumento de cobertura de los servicios de las Defensorías Municipales del Niño y del Adolescente (DEMUNAS), que pasó del 51% en 2012 al 60% en diciembre de 2013.

El derecho de la infancia a vivir en familia, a gozar de protección, salud y educación puede vulnerarse en cualquier momento cuando se vive una situación de emergencia. Por su geografía, el Perú es un país expuesto a diversos desastres naturales. Por ello es importante, por parte de los gobiernos locales y regionales, el diseño de planes de gestión del riesgo que permitan garantizar los derechos de la niñez.

Perú es un país de ingresos medios altos que ve con optimismo el futuro, pero que todavía enfrenta grandes desafíos. Nuestra cooperación acompaña al país en estos procesos, al lado de nuestras contrapartes y aliados.

Lo avanzado, lo aprendido

El trabajo conjunto entre el Estado peruano y UNICEF ha generado buenas practices y lecciones aprendidas en la superación de algunas de las barreras que dificultan el ejercicio de sus derechos a miles de niñas, niños y adolescentes, especialmente a aquellos que viven en las regiones andinas y amazónicas. Durante el programa de cooperación 2012 – 2016, UNICEF contribuyó a que el Perú continuara avanzando en:

Elevar la prioridad del presupuesto y las políticas públicas en el ámbito nacional y sub nacional. Entre 2013 y 2015 se dio un incremento del 20% en la inversión pública dirigida a la niñez y adolescencia; y se apalancaron US$ 250 millones del presupuesto público, los cuales fueron ejecutados por gobiernos regionales y locales para garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Disminuir la tasa de mortalidad infantil, que pasó de 21 por cada 1,000 nacidos vivos en 2005, a 17 en 2015; la tasa de desnutrición crónica se redujo del 28% al 14,4% en el mismo período. Hoy, el acceso al registro de nacimiento es casi universal, con 96,7%.

Desarrollar una política nacional de Educación Intercultural Bilingüe (EIB), y ofrecer una EIB para que más niñas y niños indígenas accedan y permanezcan en escuelas que hoy muestran importantes avances y ofrecen mejores condiciones para alcanzar aprendizajes de calidad.

Generar evidencia sobre los determinantes de la violencia, de manera que se desarrollen políticas de prevención y respuesta contra las diversas violencias que afectan a niñas, niños y adolescents.

Estos logros son el resultado de estrategias integradas dirigidas a garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes en el campo de la salud, la nutrición, la educación. Para ello ha sido fundamental hacer visibles las problemáticas existentes, adaptar culturalmente las propuestas, fortalecer las capacidades de los profesionales y servidores públicos, promover estrategias de visibilidad de las políticas alcanzadas, y de cambio de comportamiento a nivel comunitario.

Leer más

 

 

 

 

Más información

 

 


Links relacionados

Conozca más sobre el trabajo de UNICEF en Sobrevivencia y Desarrollo Infantil.


Publicaciones relacionadas

Para acceder a las publicaciones sobre Sobrevivencia y Desarrollo Infantil haga click aquí.


unite for children