Iruth, una lección de compromiso en tiempos de COVID-19

Preocupado porque sus alumnos no dejen de aprender, el profesor Iruth se levantaba a las 4 a.m. para trasladarse de Iquitos a la Comunidad Villa Canaan en un trayecto de 5 horas.

Por: Mariel Sifuentes
Un profesor, usando mascarilla para prevnir la COVID-19, escribe en la pizarra de un aula.
UNICEF Perú/Vela F.
16 Mayo 2021

“Si nosotros hemos escogido esta carrera es para contribuir con la enseñanza de nuestros niños y adolescentes. Es difícil para todos, pero siempre trabajamos pensando en ellos.”

Quien afirma esto es Iruth Arimoya, docente de la I.E. José Francisco Da Cruz, y padre de dos niños. Iruth, venciendo el miedo al contagio del coronavirus, decidió participar de la estrategia “Maestro Itinerante”, propuesta por el Ministerio de Educación de Perú, que consiste en visitar a los estudiantes para enseñarles en sus casas y aprovechar los espacios abiertos para desarrollar las clases con distanciamiento. 

Para Iruth como para miles de docentes y millones de estudiantes encontrar un balance entre resguardar la salud y no seguir perdiendo clases no fue fácil durante el 2020. La comunicación entre maestros y estudiantes se volvió muy compleja debido a la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, los profesores de la Comunidad Villa Canaan en Nauta, ubicada en Loreto, encontraron en Maestro Itinerante una manera de seguir enseñando. 

Adolescentes en un aula en Loreto, usando mascarillas para prevenir la COVID-19
© UNICEF/UN0461860/Vela
Estudiantes retornan a escuelas en la Comunidad de Villa Canaán de Nauta de Loreto. Durante la pandemia por COVID-19, las escuelas permanecieron cerradas. En el año 2021, UNICEF apoyó al Ministerio de Educación de Perú para que la reapertura de las escuelas en comunidades amazónicas de Loreto se realice de manera segura, flexible, gradual y voluntaria.

En esta comunidad no existe señal de internet, las casas cuentan con pocas horas de energía eléctrica al día y no pueden sintonizar las clases de Aprendo en Casa. Además, los alumnos no responden las llamadas de sus maestros porque no tienen donde cargar la batería del celular. Eso generó un gran porcentaje de deserción escolar y pérdida de interés por las clases. Muchos se dedicaron a trabajar para ayudar a sus familias durante la crisis. 

Preocupado porque sus alumnos no dejen de aprender, Iruth se levantaba a las cuatro de la mañana para trasladarse desde la ciudad de Iquitos a la Comunidad Villa Canaan en un trayecto que le tomaba alrededor de 5 horas. Al terminar el año casi el 85% de estudiantes ya se habían reincorporado a las clases.  

En Perú, 705 mil niñas, niños y adolescentes han interrumpido sus estudios entre el 2019 y el 2020 o están en riesgo de hacerlo, de acuerdo con las estimaciones del MINEDU. La decisión tanto de maestros como estudiantes de hacerle frente a esta situación demuestran que si todos nos esforzamos por cumplir las medidas de prevención es posible un retornos gradual y seguro al aprendizaje presencial para todas las niñas y niños. 


➡ UNICEF y UNESCO, con el apoyo del diario La República, continuan con el ciclo de importantes webinars como parte de la campaña "Regresemos a la escuela segura, flexible, gradual y voluntariamente". La próxima reunión será el jueves 20 de mayo y abordará “Salud mental en tiempos de educación remota”. ¡Los esperamos a partir de las 5 de la tarde! 

➡ Regístrate aquí