El héroe de la capa blanca

La historia del Doctor Víctor Soles, médico en la Villa Panamericana y padre de Fabiana

Elsa Úrsula
Doctor Víctor Soles con su hija
UNICEF Perú
19 Junio 2020

Una de las cosas más duras que tuvo que enfrentar el doctor Víctor Soles durante esta pandemia fue hacer una llamada telefónica. Al otro lado de la línea, su niña de 9 años contestaría el teléfono y él tendría que decirle algo que ella no quería escuchar. “Mi niña, Fabiana se quedó sin palabras al inicio. Sólo me escuchaba. Le dije que había dejado mi puesto en Chimbote y que estaba en Lima. Que iba a trabajar en la Villa Panamericana. Eso fue suficiente para que ella lo entendiera todo. Entonces, lloró como nunca y no paró durante tres días seguidos. Su mamá y yo no dejamos de hablar con ella hasta que se calmó y poco a poco fue entendiendo que papá se había formado como médico para salvar vidas. Y que este era el momento de hacerlo”.

Al doctor Víctor Soles lo agarró la pandemia en Chimbote. Como médico de Essalud estaba atento al avance de la enfermedad, pero la rapidez con la que esta se propagó lo hizo decidirse a enrolarse dentro del grupo de médicos que verían de cerca el virus y se enfrentarían a la pandemia con todas sus fuerzas.

“Trabajo en el área de Triaje. Es decir, recibo a todos los pacientes, sospechosos de Covid o confirmados y los derivo a las diferentes áreas de la Villa. Esto es muy difícil emocionalmente sobre todo cuando recibo niños menores de 5 años. Ellos llegan en los brazos de sus padres, totalmente descompensados pero sus padres no están contagiados. ¿Cómo podría separarlos? No se puede". 

"Y allí uno puede ver el amor de una madre, de un padre, que no le importa estar sano y decide quedarse en un ambiente donde pueden contraer el virus, con tal de no separarse de sus hijos”.

Ese mismo amor de padre es el que hace que el doctor Soles tenga una rigurosidad implacable en su cuidado.

“Yo me reporto con Fabiana cada dos días. Ella me tiene que ver bien, le tengo que contar cómo fue mi día, y ella me dice cómo le va con sus clases del cole, me cuenta de sus juegos, de cómo pasa su día. Conversamos mucho. Podría decirse que ese es el momento más feliz para mí, en lo personal”.

Victor son Fabiana, su hija
UNICEF Perú
Víctor y Fabiana

Esos recuerdos de la conversación, ese “cuidate mucho papá” “El virus no te puede agarrar” es lo que le da fuerzas para enfrentar los momentos difíciles. “El otro día una señora que llegó de la sierra trayendo a su padre nos conmovió mucho porque a pesar de todos los esfuerzos que hicimos, no pudimos salvarle la vida. Sientes como un golpe en el corazón cuando alguien se te va. Y los familiares saben que nosotros sentimos esa pérdida como nuestra. Esto ha humanizado nuestra profesión. Nos ha acercado más a la gente porque compartimos genuinamente su dolor. Por eso cuando ocurren estas situaciones tan duras, es que inmediatamente trato de poner en mi mente la voz de mi hija diciéndome “Te quiero papi, cuidate”. Eso me reinyecta energía y sigo adelante.

Este día del padre será diferente para Víctor Soles y para Fabiana. No podrán abrazarse ni darse los miles de besos de los años anteriores.  Pero el amor que se tienen es tan grande que traspasará las pantallas del monitor de la computadora.

Eres mi héroe de capa blanca”, le dice Fabiana a su papá.

No hay regalo por el Día del Padre que pueda superar lo que en él causaron estas palabras. En los tiempos difíciles es cuando el amor, sostiene. Y el Doctor Soles, con su capa blanca, tiene el antídoto que le da Fabiana, para salir airoso, cada día, en su lucha contra la pandemia.