Un Día del Maestro lejos del bullicio de los niños pero con la esperanza de volver

Este año nuevamente el festejo será diferente al de años anteriores

Por Diego Brom
Foto maestras video Día del Maestro
UNICEF/Paraguay/2021/De Blas
28 Abril 2021

Este viernes 30 de abril se recuerda el Día del Maestro en Paraguay y este año nuevamente el festejo será diferente al de años anteriores por la suspensión de las clases presenciales a causa de la pandemia de COVID-19. De todas formas, las maestras esperan poder volver a encontrarse pronto con sus niños y niñas, una vez que la situación sanitaria esté mejor.

“El Día del Maestro, para mí, es un día tan especial, pero volverá a ser como el año pasado. El año pasado fue triste. Lastimosamente, este año va a ser medio triste, no va a ser la tristeza total”, comenta la directora de la escuela Primer Presidente, Estela Maris Ramírez, quien dirige la institución educativa hace 14 años.

“Este 30 de abril voy a buscar la forma de homenajearle a mis héroes, que son mis maestras de esta institución, maestros también, que se merecen. Se merecen toda mi gratitud porque si la escuela está como está, con la cantidad de alumnos que tenemos, es gracias a ellos”, asegura la directora.

La escuela, ubicada en el barrio Mburucuyá de Asunción, funciona hace 50 años y actualmente cuenta con 428 estudiantes que van del jardín al noveno grado. Este año, la institución comenzó las clases en marzo, en la modalidad híbrida, presencial y virtual, pero luego de dos semanas tuvo que suspender las actividades cara a cara por el aumento de los casos de COVID-19 en Asunción y otras localidades del país.

“Antes prohibíamos el celular; ahora pedimos que se tenga celular. Es como nuestro cuaderno, nuestro lápiz, para trabajar”, apunta la directora al señalar los cambios que se dieron en los últimos años en el proceso educativo.

Por el momento, la escuela decidió continuar solo con las clases virtuales, ya que la situación sanitaria no permite que los niños y niñas vuelvan a las aulas en este momento. “Los estudiantes quieren venir al colegio, pero la situación no amerita que estén aquí. Quieren volver pero todavía no se puede”, lamenta.

“La verdad que yo deseo volver a la escuela. Que nuestros niños vuelvan, que nuestros adolescentes vuelvan. Que vuelva a haber esa alegría en esta institución, porque se le ve triste. El deseo es que termine esta pandemia, que volvamos a nuestras escuelas, y que la escuela sea otra vez el segundo hogar de nuestros niños, donde ellos encuentren esa alegría, encuentren ese compañerismo, encuentren lo que ahora mismo se les está negando: el compartir, el jugar, el reír. Ese es mi deseo: volver a la escuela”, anhela la directora.

Un sueño de pequeña

Para la profesora María Liliana Garozzo, del segundo grado de la escuela Primer Presidente, la carrera docente es “como un sueño porque desde pequeña siempre quise ser maestra”. “Desde pequeña siempre fue ese mi sueño. Para mí, el estar en contacto con los niños es totalmente diferente, es sentir y dar, más que enseñar. No es solamente una transmisión simple de conocimientos, sino es algo que vos das pero a la vez recibís. Es algo que vos sentís y ellos sienten. Entonces, para mí, el ser maestra llena mi vida”, declara.

La maestra asegura que la educación virtual requiere de más tiempo de dedicación de parte de las profesoras, ya que tienen que atender las necesidades de sus alumnos, además de las de sus hijos, sobrinos y vecinos. “Estamos trabajando prácticamente 24 horas, no tenemos descanso, tenemos que estar siempre pendientes y todo el tiempo buscar materiales, hacer llamativa la clase, aprender también sobre la tecnología, que a veces cuesta mucho”, comenta.

“Creo que el trabajo del docente a veces es un poco injusto en ese sentido, en cuanto a los comentarios, pero en cuanto a los niños, el amor, el cariño que vos recibís, esos mensajitos que te envían, ese ‘Gracias, profe’”, menciona con mucha emoción.

A pesar de que este año no habrá festejo, al menos no uno presencial, la profesora Laura De Franco, del segundo grado, insta a sus colegas a seguir trabajando “con nuestra fuerza, con nuestro entusiasmo, porque si nosotras decaemos, los niños también, entonces tenemos que seguir con esa fuerza y no tenemos que caer para que ellos también continúen”.

“Por el Día del Maestro, espero, colegas, que sigan cumpliendo con su trabajo. La educación no paró en este tiempo de pandemia. Les doy mucha fortaleza para que confiemos en nuestro trabajo, en nuestra actividad, y que lleguemos a todos nuestros alumnos”, desea.

Regreso seguro

Estas profesoras y las demás de la escuela Primer Presidente, así como casi 5700 de Asunción y todos los departamentos del país, participaron de jornadas de capacitación, brindadas por UNICEF a través de voluntarios de la Cruz Roja Paraguaya, sobre el protocolo de regreso seguro a clases elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), por lo que están preparadas para recibir a niños, niñas y adolescentes cuando las condiciones así lo permitan.

La capacitación forma parte del apoyo que brinda UNICEF al Gobierno paraguayo en la respuesta a la pandemia de COVID-19 en el área de la educación.

UNICEF/Paraguay/2021/Palacios