Kimberly-Clark y UNICEF promueven la importancia del contacto piel a piel para bebés prematuros en Latinoamérica

11 Noviembre 2021
Imagen programa Huggies
Kimberly Clark/UNICEF

En un año en que la pandemia lo cambió todo, incluso nacer, el contacto piel a piel sigue siendo fundamental para prevenir enfermedades y hasta la muerte.

ASUNCIÓN, 12 de noviembre de 2021. Kimberly-Clark lanza una nueva etapa de su programa “Un abrazo para cada bebé” en Latinoamérica para apoyar los programas de desarrollo de la primera infancia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y promover la importancia del contacto piel a piel, especialmente en bebés prematuros.

Kimberly-Clark, a través de su marca Huggies®, refuerza su apoyo a UNICEF para que todas las familias reciban el apoyo y la información que necesitan durante este momento fundamental de la vida.

“Una causa principal de mortalidad infantil en niñas y niños menores de cinco años continúa siendo la prematurez. Como compañía tenemos la misión de difundir la importancia de los cuidados que necesitan, así como también de promover la atención adecuada para que tengan la posibilidad de sobrevivir y prosperar”, comentó Gonzalo Uribe, presidente de Kimberly-Clark Latinoamérica.

“Este año, el contacto piel a piel entre las y los bebés y sus familias nos convoca una vez más junto con UNICEF a trabajar aliados para que miles de bebés en situación de vulnerabilidad puedan tener una mejor calidad de vida”, comentó Laura Morinigo, Marketing Leader Huggies Paraguay.

“El contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido ofrece múltiples beneficios para la díada, reduce el nivel de estrés en la madre y en el bebé, facilita el desarrollo del vínculo afectivo y el éxito de la lactancia. Así, la madre, su pecho y su leche ofrecen protección, nutrición, calidez, condiciones óptimas para su desarrollo integral”, señala la oficial de Salud y Nutrición de UNICEF Paraguay, Sonia Ávalos.

Un abrazo para cada bebé

El programa “Un abrazo para cada bebé” de Kimberly-Clark está activo en Latinoamérica desde 2019 y benefició a más de 2.751.862 personas de la región mediante las acciones directas de UNICEF en las comunidades más vulnerables.

Sus objetivos son contribuir con el fortalecimiento de los sistemas de salud en los distintos países y crear un entorno amigable para las y los bebés, permitiendo tanto a las madres y los padres, junto con sus recién nacidos, acceso a servicios de salud, educación y apoyo esenciales. Asimismo, busca fortalecer la capacidad de profesionales de la salud en hospitales con el fin de que puedan brindar una atención de calidad a las familias y a sus bebés.

Esta alianza forma parte de la preocupación de Kimberly-Clark por el cuidado y el crecimiento saludable. Por eso, invita a brindar más abrazos conscientes para que padres y madres conozcan los verdaderos efectos que su cariño puede provocar en bebés, niñas y niños, y para que, con su amor, puedan crecer en óptimas condiciones.

En Paraguay, UNICEF trabaja para mejorar las capacidades de los servicios de atención a la primera infancia con el modelo de maternidad segura y centrada en la familia, como es el caso del Hospital Materno Infantil San Pablo, donde más de 350 bebés prematuros recibieron el apoyo de la institución. Este mismo enfoque se utiliza también en los esfuerzos de UNICEF para acompañar a las familias en los departamentos de Alto Paraná y Canindeyú. Durante los tres años de la alianza, este tipo de iniciativas han beneficiado a más de 3108 niños y niñas, a más de 1765 profesionales de la salud y 18 servicios de salud e instituciones comunitarias de Paraguay.

La prematurez en el mundo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 15 millones de bebés nacen anualmente de forma prematura en el mundo y 1 millón mueren por complicaciones asociadas a la prematurez. Más del 75% de esas muertes podrían evitarse a través de prácticas como “madre canguro”, que estimula el contacto piel a piel de los recién nacidos con sus madres y padres, y favorece la lactancia materna. Los abrazos piel a piel también pueden reducir en 70% el riesgo de hipotermia y en 65% las infecciones, y mejoran la calidad del sueño de los recién nacidos.

Sin embargo, la incertidumbre provocada por la pandemia de COVID-19 puso en duda este tipo de prácticas. Según un estudio realizado a escala mundial, dos de cada tres trabajadores de la salud limitaron el contacto piel a piel entre las mamás y sus bebés, y el 25% desaconsejó, de forma errónea, la lactancia materna cuando existen riesgos de COVID-19.

En Paraguay, la mortalidad neonatal representa el 73% de la mortalidad infantil, siendo el bajo peso al nacer un factor de riesgo muy importante. La mayoría de los recién nacidos requiere cuidados que están al alcance de los servicios de salud, como la lactancia materna, el contacto piel con piel y el pinzamiento oportuno del cordón umbilical.

Contactos de prensa

Cecilia Sirtori
Oficial de Comunicación
UNICEF Paraguay
Teléfono: +595 21 611 007/8 int. 132
Correo electrónico: csirtori@unicef.org
Diego Brom
Asociado de Comunicación
UNICEF Paraguay
Teléfono: +595 21 611 007/8 int. 218
Teléfono: +595 981 942 148
Correo electrónico: dbrom@unicef.org

Sobre UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos, para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Para más información sobre UNICEF y su trabajo para la niñez, visite www.unicef.org/paraguay.

Siga a UNICEF en TwitterFacebook e Instagram.