Anilena y su embarazo durante la pandemia

Anilena Mejía, oficial de monitoreo y evaluación

UNICEF
Anilena Mejía
UNICEF Panamá/2020/
09 Septiembre 2020

Siempre sonriente, con mucho sentido del humor y muy cercana a sus colegas, Anilena Mejía es nuestra oficial de Monitoreo y evaluación. Psicóloga de profesión, pero con una vasta experiencia en el desarrollo de estudios estadísticos y el manejo de datos, Anilena se encarga de dar seguimiento a los resultados generados para la ejecución de las acciones que son parte de nuestro programa país.

Es parte del equipo UNICEF desde 2008. Este año y en medio del brote por COVID – 19 que desató una pandemia a nivel mundial, Anilena y su esposo recibieron la noticia que serían papás 🤰. Anilena comenta que en medio de la situación surgida a partir del anuncio del brote por COVID – 19 en el país, las medidas de confinamiento en el país, y su recién iniciado embarazo, sintió un poco de preocupación por la situación de muchas familias en el país.

A pesar de la tensión de la situación actual, Anilena comenta que pudo hacer un buen balance entre las demandas del trabajo, ahora en una condición distinta debido al teletrabajo, y disfrutar el embarazo. Ha tenido que hacer ajustes en su rutina con esta nueva modalidad, sin embargo, también ha incorporado buenas prácticas como pausas activas y la práctica del yoga.

👶 ¿Cuándo supiste que estabas embarazada? ¿Antes o después de la declaración de la cuarentena por COVID – 19 en Panamá?

Me enteré que estaba embarazada la primera semana de Febrero, cuando la pandemia todavía parecía una cuestión lejana que no afectaría a Panamá.  El primer caso de COVID-19 lo detectaron en Panamá a principios de Marzo y enseguida, la oficina de UNICEF comenzó a tomar precauciones para salvaguardar la salud de su personal, especialmente aquellos con condiciones de riesgo. A pesar de que mi plan era esperar algunas semanas más antes de comunicarle mi embarazo a mi supervisora (y hacerlo en una reunión presencial), decidí adelantar el anuncio (¡y tener que hacerlo por teléfono!), para contribuir a que la organización tuviera un panorama claro del status de cada miembro del equipo.

👶 ¿Cómo te sentiste al saber de la cuarentena por el brote de COVID – 19? ¿Tu principal preocupación?

Como la mayoría de la gente, nunca imaginé que la cuarentena sería tan larga y que el COVID-19 tendría un impacto socio-económico y de salud tan sostenido.  A lo largo de este tiempo, me ha preocupado mucho la situación económica y social (de salud mental, por ejemplo) de las personas, especialmente de los que viven en pobreza en barrios urbano-marginales.  Si para mí y mi familia hay días difíciles y llenos de frustración por los cambios, y tenemos trabajo y comida, no puedo imaginar lo difícil que tiene que ser para una madre soltera en un barrio.  A medida que me iba conectando más y más con mi embarazo, me generó mucha preocupación todas las mujeres embarazadas que no han podido asistir a sus citas de control por la sobrecarga en los servicios públicos o por miedo al contagio.  O todas aquellas que tendrán que recibir a sus bebés en el desempleo y en una pobreza agravada por la crisis. Imagino que cada día nacen más y más bebés en hogares muy afectados por la crisis socio-económica.  El embarazo y el parto ya de por sí es una cuestión muy estresante, con altas y bajas, con muchas preocupaciones. No puedo imaginar a aquellas madres que se les han sumado la preocupación por la falta de ingresos, hacinamiento y falta de comida.  La verdad es que mis preocupaciones personales se volvieron muy minúsculas cuando pienso en las circunstancias que rodean a otras mujeres embarazadas.

👶 ¿Cómo cambió tu rutina de trabajo?

Nuestra organización ha sostenido el teletrabajo por 5 meses.  Al principio fue muy difícil acostumbrarme a estar tanto tiempo en pantalla y sentada desde casa.  Pero poco a poco, mis ojos y mi cuerpo se fueron adaptando! Sin embargo, el embarazo comenzó a sentirse como una experiencia separada de mi trabajo, porque a pesar de que mis colegas directos sabían que estaba embarazada, otros socios y personas externas a la oficina no lo sabían (porque no se me ve la barriga en cámara!). Al mismo tiempo, muchos de mis colegas no estaban tan conscientes de que el embarazo iba avanzando tan rápido (porque solo me veían la cara y no el crecimiento de la barriga).  Entonces a veces tenía la sensación de que no estaba embarazada, porque las otras personas no estaban tan conscientes de eso, y solo lograba conectarme con mi experiencia al final del día laboral.

También debo reconocer que luego de la adaptación inicial al teletrabajo, esta situación ha tenido sus  beneficios.  Por ejemplo, el no tener que manejar a la oficina o a reuniones reduce mi riesgo de accidentes de tránsito.  Al mismo tiempo, muchas veces en el trajín de la oficina es difícil tener espacios para respirar y ver las cosas desde otro prisma. Desde casa, es más fácil tomar 5 minutos para desconectarte si hay algo que te está estresando, tomarte un vaso de agua fría, respirar y volver a la faena.

👶 ¿Cómo ajustaron la rutina familiar?

Hasta ahora, no ha habido grandes ajustes a la rutina familiar.  Por la cuarentena y mi embarazo, mi esposo y yo hemos tratado lo más posible que yo reduzca mis salidas a lo mínimo (a citas de control y a tomar el aire). Cuando nazca nuestro bebé, yo podré dedicarme a tiempo completo, con el apoyo de él, a dar lactancia materna exclusiva gracias a las políticas favorables con la familia que tiene UNICEF.

👶 ¿Qué buena práctica te ayudó a mantenerte bien, con ánimos, tanto en el trabajo como en casa?

Dentro de todo, siempre ha sido importante para mí mantener como Norte que si yo estoy bien, el bebé está bien.  Trato de pensar en eso cada vez que escojo qué comer durante la cuarentena, cada vez que me motivo a hacer yoga o a salir a caminar un rato para despejar la mente, y cuando escojo qué ver en la televisión.  Por ejemplo, me di cuenta que las noticias cambiaban mi estado de ánimo y que si mi estado de ánimo no está bien, no estaré en una buena posición para recibir a mi bebé.  Entonces ahora solamente veo programas de comida y de postres, que me relajan y no me ponen bajo tensión.  También mantengo mi rutina de desconectarme del trabajo los fines de semana, para descansar y poder comenzar la semana con energía y buen ánimo.

👶 ¿Algún mensaje que quieras compartir?

Tengo la gran oportunidad de trabajar para una organización que desde hace muchos años es líder en la implementación de políticas favorables con la familia.  UNICEF es una organización que “vive lo que advoca” y reconoce el poder del bienestar familiar para asegurar el mejor desarrollo de los niños y niñas.  A lo largo de este proceso, siempre he tenido la tranquilidad de que podré dedicarme a proteger y cuidar a mi bebé desde casa por 6 meses y que mi tiempo de lactancia materna estará protegido a mi regreso hasta que mi bebé cumpla 2 años.  Esa tranquilidad que siento gracias a las políticas de la organización, se traducen en mejores condiciones dentro del vientre y al nacer para mi bebé. Si yo estoy tranquila, él está tranquilo.  Ojalá más organizaciones reconocieran el impacto que tendrán sobre las familias de sus colaboradores y sobre la generación futura con este tipo de políticas.

 

Anilena Mejía
Anilena
Anilena Mejía