La educación amenazada en África Occidental y Central

La educación amenazada: Malí, Níger y Burkina Faso

UNICEF/UN0329160/Bindra
UNICEF/UN0329160/Bindra

Puntos destacados

El Padre Sawadogo vive en Dori, al norte de Burkina Faso, en una parte del país en la que miles de escuelas han sido cerradas o destruidas. Por desgracia, los ataques a escuelas no son inusuales en África Occidental y Central. En junio de 2019, 1,91 millones de niños se habían quedado sin educación en la región debido a la violencia y la inseguridad en las escuelas y sus inmediaciones. En Burkina Faso, Camerún, Chad, Malí, Níger, Nigeria, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo, la oleada de amenazas y ataques a estudiantes, profesores y escuelas (y a la propia educación) está ensombreciendo el futuro de los niños, sus familias, sus comunidades y la sociedad en general.

Entre otros factores importantes relativos a esta crisis (véase el recuadro de la página 3), cabe destacar que, según el informe anual del Secretario General de las Naciones Unidas sobre los niños y los conflictos armados:

• Más de una cuarta parte de los 742 ataques verificados a escuelas de todo el mundo en 2018 tuvieron lugar en cinco países de África Occidental y Central.

• Los ataques verificados en Malí se duplicaron entre 2017 y 2018, y el número de escuelas que han cerrado o han dejado de funcionar ha aumentado considerablemente a causa de la violencia en Burkina Faso, Malí y Níger en los dos últimos años.

• Por último, en la República Centroafricana se registró un aumento de los ataques a escuelas del 21% entre
2017 y 2018.

Cover

Autor

UNICEF

Fecha de publicación

Idiomas

Español

Descargar el informe

(PDF, 6,69 MB)