Urge detener la violencia contras las mujeres y las niñas desde el hogar

La violencia de género se ha arraigado en muchas familias nicaragüenses que está amenazando la vida de mujeres, adolescentes y niñas. El cambio empieza por casa, un desafío al que UNICEF apunta para promover sociedades más equitativas.

Nery García
Herenia García (a la izquierda) ejerciendo su profesión, al entrevistar a doctora Elaine Bressan, psiquiatra forense de Panamá.
Cortesía.
30 Octubre 2020

Cuando Herenia García Arias observó la fotografía del rosto de una mujer golpeada sintió tanto dolor que lloró de impotencia. No la conocía, pero sintió su sufrimiento. Inmediatamente se afloraron sus emociones como mujer, ser humano y madre.

Esta experiencia la vivió Herenia, responsable de Divulgación y Prensa del Instituto de Medicina Legal (IML), y sus otros colegas periodistas y comunicadores que participaron en una serie de talleres, que fueron coordinados por UNICEF y el Poder Judicial, a través de los cuales se fortaleció las capacidades sobre perspectiva de género y violencia contra la niñez al generar espacios de reflexión sobre las situaciones que más afectan la vida de mujeres, adolescentes y niñas, y aportar con un enfoque de respeto a los derechos humanos.

periodistas judiciales
Cortesía
La formación a periodistas forma parte de una serie de talleres que se desarrollan a través de la secretaría técnica de género del Poder Judicial, en el marco del convenio de colaboración 2019 – 2023. En este mismo proceso de formación se desarrollaron dos Diplomados sobre perspectiva de género: "Diplomado en prevención, atención y sanción de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes", los cuales contó con la coordinación del Instituto de Altos Estudios Judiciales.

“Estos procesos de formación son muy relevantes para UNICEF, puesto que consideramos a los periodistas y los medios de comunicación como socios cruciales en el desarrollo humano y la trasformación social, quienes promueven cambios de comportamientos en la medida que informan y sensibilizan sobre temas específicos, como la violencia de género en este caso, la equidad, el respeto, además de relevar los derechos de las niñas y las adolescentes que viven situaciones de violencia”,

María Lily Rodríguez, Especialista en Protección de la Niñez en UNICEF.

En total se realizaron 4 talleres sobre perspectiva de género y violencia contra la niñez para divulgadoras y divulgadores del Poder Judicial, que fueron realizados con el apoyo técnico y financiero de UNICEF.

Mamely Ferreti Castaño es uno de los periodistas judiciales quien, al igual que Herenia también asistió a estos talleres. Él está convencido de la necesidad de llevar la reflexión a otros escenarios de la sociedad, en donde se evidencie el impacto de la violencia de género y cómo ha permeado de forma negativa en las familias nicaragüenses, perjudicando a las niñas, los niños y adolescentes.

“Estos cursos (sobre violencia de género) son muy buenos para ir sembrando en la consciencia de los hombres y las mujeres e ir deshaciendo las ideas de lo que el patriarcado nos ha venido imponiendo durante miles de años”, opina Mamely.

Mamely Ferreti Castaño
Cortesía.
La importancia de promover la reflexión sobre la igualdad de género desde los diferentes espacios de comunicación y periodismo son necesarios para una sociedad más equitativa en beneficio de las niñas, los niños y adolescentes.

Por su parte, Herenia comenta que estos talleres le han permitido también mejorar su relación con su esposo y su hijo adolescente. Con su hijo ha mejorado la comunicación sobre la importancia de la prevención de la violencia en contra de las mujeres desde temprana edad, aunque confiesa que cuando conversan sobre el tema de sexualidad es más precavida. Además, la periodista afirma que sus relaciones interpersonales en el plano familiar y profesional también han mejorado y se ha convertido en una persona que lleva el mensaje de la prevención de la violencia de género a través del diálogo y la solidaridad.

Herenia García
Cortesía
Herenia García, responsable del área de Divulgación y Prensa del Instituto de Medicina Legal (IML).

“Estos cursos (sobre violencia de género) son muy buenos para ir sembrando en la consciencia de los hombres y las mujeres e ir deshaciendo las ideas de lo que el patriarcado nos ha venido imponiendo durante miles de años”,

Herenia García, responsable del área de Divulgación y Prensa del Instituto de Medicina Legal (IML).

En el ejercicio de su profesión, tanto Erenia como Mamely han aprendido a redactar notas periodísticas judiciales con un enfoque de derecho, no sexista y a elaborar fotografías y redactar noticias que protejan la identidad de las víctimas, principalmente cuando son niñas, niños y adolescentes.

“Después de tantos años que hemos estado acostumbrados a una manera de redactar, particularmente cuando la Real Academia Española te dice cuál es la manera de cómo escribir, vos al principio te resistís de abordar ese lenguaje inclusivo o utilizar ese lenguaje no sexista. Definitivamente que la mujer tiene la razón de sentirse invisibilizada”,

Mamely Ferreti Castaño, periodista judicial.

Las mujeres y hombres de prensa que participaron de estos talleres también aprendieron a profundizar más en la cobertura de sus noticias, con un sentido respetuoso, humano y basado en un enfoque de derechos. Por eso es relevante tomarse el tiempo para conocer mejor la historia de las personas involucradas en los eventos que se informan, indagar sobre lo que pasó y por qué sucedió, contextualizar la información y contar los hechos sin adjetivar o condenar a las y los involucrados.

foto grupal periodistas judiciales
Cortesía.
Parte de los y las periodistas y comunicadores judiciales que participaron en los talleres sobre prevención de violencia de género.

Mamely tiene seis hijos y es abuelo de seis. Vive con una de sus nietas, ahora adolescentes, y piensa en ella todos los días cuando va a escribir una nota de prensa o alguna redacción periodística. Esta sensibilidad es la que trata de transmitir a sus colegas de trabajo dentro de su espacio de trabajo.

Erenia explica que no se trata de promover el odio hacia los hombres, sino de buscar la justicia y la equidad de género en un mundo en donde las mayores víctimas son las mujeres y las niñas.

“Yo creo que la misión nuestra como periodistas y como profesionales no está ajena al comportamiento que debemos tener como hombre o como padre de familia. Todos tenemos derechos, respetar la integridad personal, porque en realidad la base fundamental de ese círculo es el respeto a los derechos humanos de las víctimas que en general son niños, niñas, adolescentes y las mujeres”, concluye Mamely.