La COVID-19 provoca interrupciones en los servicios de protección de la infancia en más de 100 países, según un estudio de UNICEF

18 Agosto 2020
Protección niñez
UNICEF/UNI351545/Beci

NUEVA YORK, 18 de agosto de 2020 – Los servicios de prevención y respuesta a la violencia han resultado gravemente interrumpidos durante la pandemia de la COVID-19, lo cual ha incrementado el riesgo de que los niños sufran actos de violencia, explotación y abuso, según un estudio mundial llevado a cabo por UNICEF.

De los 136 países que respondieron al estudio sobre las repercusiones socioeconómicas de la respuesta a la COVID-19, 104 países notificaron una interrupción de los servicios relacionados con la violencia contra los niños. Alrededor de dos terceras partes de los países (incluidos Sudáfrica, Malasia, Nigeria y Pakistán) informaron de que al menos un servicio había resultado gravemente afectado. En Asia Meridional y en Europa Oriental y Asia Central se registra la mayor proporción de países que denunciaron interrupciones en la disponibilidad de los servicios.

“Solo estamos empezando a ser realmente conscientes del daño que están sufriendo los niños, que se han visto más expuestos a la violencia durante los aislamientos debidos a la pandemia”, aseguró Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. “El cierre de las escuelas y las restricciones a los desplazamientos han obligado a algunos niños a quedarse encerrados en casa con sus agresores, cuyo nivel de estrés no dejaba de aumentar. La consecuente repercusión sobre los servicios de protección y los trabajadores sociales hace que los niños no tengan a quién acudir para pedir ayuda”.

A medida que los países adoptaban medidas de prevención y control para contener la COVID-19, muchos servicios vitales de prevención y respuesta a la violencia se suspendían o se interrumpían en consecuencia. Más de la mitad de los países notificaron interrupciones en la gestión de los casos, los servicios de remisión y las visitas de los trabajadores sociales y los encargados del bienestar de la infancia a los niños y las mujeres en riesgo de sufrir abuso. Los programas de prevención de la violencia, el acceso de los niños a las autoridades de bienestar infantil y los servicios nacionales de líneas de asistencia también han resultado afectados en muchos países, según revelan las respuestas.

Incluso antes de la pandemia, la exposición de los niños a la violencia era muy generalizada, como demuestra el hecho de que casi la mitad de los niños del mundo sufría castigos corporales en su hogar; cerca de tres de cada cuatro niños de entre 2 y 4 años eran sometidos a distintas formas de disciplina violenta; y una de cada tres niñas adolescentes de entre 15 y 19 años había sufrido abusos por parte de su compañero sentimental en algún momento de su vida.

Los estudios de anteriores epidemias y crisis revelan los devastadores efectos que estas tienen sobre la denuncia de los casos de violencia contra los niños y la prestación de servicios relacionados. Durante el brote de ébola en África Occidental, por ejemplo, las estructuras y los mecanismos comunitarios dedicados al bienestar infantil se debilitaron, y las respuestas en materia de protección de la infancia se retrasaron o resultaron afectadas de otro modo. Además, durante pandemias de la salud como la de COVID-19, la limitación del contacto con las redes de apoyo informales como los amigos, los maestros, las personas encargadas del cuidado de los niños, los familiares y los miembros de la comunidad aumenta la vulnerabilidad de los niños y las familias.

En respuesta, UNICEF está ayudando a los gobiernos y a las organizaciones asociadas a mantener y adaptar servicios fundamentales de prevención y respuesta para los niños afectados por la violencia durante la COVID-19. Por ejemplo, en Bangladesh, UNICEF ha distribuido artículos de higiene personal como mascarillas, geles hidroalcohólicos y protectores oculares para los trabajadores sociales, a fin de que puedan ayudar en condiciones de seguridad a los niños que viven en la calle, en los barrios marginales y en zonas afectadas por el clima y de difícil acceso, así como para contratar y capacitar a trabajadores sociales suplementarios para la línea telefónica directa 1098.

“Los sistemas de protección de la infancia ya estaban teniendo dificultades para prevenir y responder a la violencia contra los niños, pero la actual pandemia mundial ha agravado el problema y ha interrumpido la labor de quienes debían proteger a los niños que están en peligro”, añadió Fore. “Demasiados niños dependen de los sistemas de protección de la infancia para estar a salvo. En momentos de crisis, los gobiernos deben tomar medidas inmediatas y a largo plazo que protejan a los niños de la violencia. Por ejemplo, deberían reconocer a los trabajadores de los servicios sociales como trabajadores esenciales e invertir en este colectivo; fortalecer las líneas telefónicas directas; así como facilitar la disponibilidad de los recursos de crianza positiva”.

***

Los datos presentados se desprenden del Estudio de UNICEF sobre la Repercusión Socioeconómica de la Respuesta a la COVID-19. Para este estudio se recopiló información de la red de 157 oficinas de país de UNICEF entre el 1 de mayo y el 14 de agosto de 2020 en relación con las interrupciones en la prestación de los servicios como resultado de la COVID-19. Entre esos países figuran 138 países de ingresos bajos y medianos y 19 países de altos ingresos. Los 157 países acogen al 90% de la población infantil del mundo.

 

Contactos de prensa

Helen Wylie
UNICEF Nueva York
Teléfono: +1 917 244 2215
Correo electrónico: hwylie@unicef.org

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos.

Para obtener más información acerca de UNICEF y su labor para los niños, sírvase visitar https://www.unicef.org/es.

Siga a UNICEF en Twitter y Facebook.