Celebran Coloquio para prevenir y atender la violencia contra niñas, niños y adolecentes

17 Octubre 2019
Celebran Coloquio para prevenir y atender la violencia contra niñas, niños y adolecentes
CNDH
Celebran Coloquio para prevenir y atender la violencia contra niñas, niños y adolecentes

Ciudad de México, a 15 de octubre de 2019.- Con el fin de compartir experiencias sobre cómo prevenir y atender la violencia contra niñas, niños y adolescentes, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Save the Children México, el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA),el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Embajada de Suecia en México, llevan a cabo el “Coloquio Prevención y atención de la violencia en contra de las niñas, niños y adolescentes: la experiencia Sueca”.

Éste es un espacio de diálogo entre autoridades federales y estatales, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil y personas expertas de Suecia para intercambiar conocimiento sobre cómo disminuir la violencia contra la niñez, así como construir instituciones sólidas que puedan detectar, prevenir, atender y restituirles sus derechos.

“En México, la violencia se agudiza por la fuerte desigualdad social en el país, los altos niveles de impunidad, la presencia del crimen organizado y la normalización de la violencia en la sociedad. Las niñas, niños y adolescentes enfrentan violencia física, mental y sexual, en los entornos más cotidianos y cercanos de sus vidas: el hogar, la escuela y la comunidad. Es una paradoja que los entornos que deberían ser los más protectores y seguros para la niñez, son los que generan más violencia”, dijo Christian Skoog, Representante de UNICEF en México, durante la inauguración del coloquio.

El 63% de las niñas y niños de entre 1 y 14 años en México han experimentado al menos una forma de disciplina violenta; las niñas sufren más agresiones psicológicas, mientras que los niños suelen ser disciplinados con castigos físicos u otras formas de disciplina severa (INSP, ENIM 2015).

La violencia también está presente en el espacio público bajo diversas manifestaciones, donde de forma alarmante se encuentra que, en promedio, 4 niñas, niños y adolescentes son asesinados diariamente (INEGI, Estadísticas de mortalidad, 2018).

Como resultado, su salud física, mental y emocional sufre múltiples daños y, en muchas ocasiones, limita que puedan llegar a su máximo potencial. Como nación, México aún está lejos de garantizarles su derecho a vivir libres de violencia.

Pese a los avances legislativos, existen desafíos en el desarrollo de políticas públicas, la provisión de servicios de atención, y la transformación de normas y valores sociales para prevenir, atender y sancionar la violencia contra la niñez y adolescencia.

“El castigo corporal y humillante, como una forma de crianza y de relación con la niñez, debe ser erradicado de forma urgente; se trata de una práctica violenta que comienza desde las edades más tempranas y es el inicio de otras violencias más extremas. Un paso central es desnormalizar la violencia, fortaleciendo las leyes, las políticas y cambiando las creencias que propician comportamientos sociales e institucionales que dañan a las niñas, niños y adolescentes”, dijo Nancy Ramírez, directora de Incidencia Política de Save the Children en México.

Prevenir y erradicar la violencia implica atender las causas de raíz que la originan, como la pobreza, la impunidad y la corrupción, y exige transformar normas y valores sociales que ven a niñas y niños como propiedad de las personas adultas y no como sujetos de derechos.

Uno de los retos iniciales es contar con Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes con presupuesto suficiente y personal multidisciplinario y profesionalizado, para coordinar y acompañar eficientemente los servicios otorgados por las instituciones encargadas de atender la violencia contra la niñez y adolescencia.

Rocío García Pérez, titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), señaló que, a pesar de los esfuerzos para poner fin a la violencia contra la niñez y la adolescencia, a la fecha se registran casos de abuso, por lo cual es fundamental crear un cambio de visión respecto a los modelos de crianza.

Ante este contexto, es necesario recuperar experiencias exitosas para fortalecer la prevención y atención de niñas y niños. Suecia, por ejemplo, fue el primer país en lograr la prohibición legal del castigo corporal y en generar campañas de sensibilización para concientizar a la sociedad sobre el tema. Por esta razón es relevante conocer su experiencia, ya que permite rescatar lecciones aprendidas para enfrentar los desafíos que tenemos en México para la transformación de normas y valores sociales vinculadas a este tipo de violencia.

“Cuando estuve en Estocolmo, Suecia, conocí el Barnahus*, que es un modelo para niñas y niños que no es caro. Es un sistema claro que parte de una decisión clara. Es un esquema que podemos adaptar porque es muestra de cómo hacer las cosas, cómo estas decisiones funcionan cuando hay voluntad. Es ejemplo de cómo en Suecia decidieron transformar su realidad y dejar atrás el castigo corporal. Nosotros debemos y podemos hacer lo mismo en el país para erradicar las violencias que viven las niñas y niños”, explicó Ricardo Bucio Mendieta, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

Las Casas de la Niñez (Barnahaus) en Suecia y las experiencias mexicanas como los Centros de Justicia del Estado de Durango y del municipio de Guadalupe, en Nuevo León, permiten conocer espacios que ya están trabajando para la atención de la violencia que sufren niñas y niños. Conocer estas experiencias es una oportunidad para impulsar la creación de espacios de atención especializada donde aún no existen.

“Esperamos que la visión de Astrid Lindgren, en la que los niños que crecen seguros y felices, respetados en su dignidad, protegidos de la violencia y apoyados para alcanzar sus sueños, inspire el trabajo de los próximos días”, puntualizó Annika Thunborg, Embajadora de Suecia en México.

 

 

 

* Por Save the Children y Child Protection Hub. La traducción en español es casa de los niños. Estos espacios se atienden a niñas, niños y adolescentes que fueron víctimas de violencia como el maltrato y/o abusos sexuales. Funcionan como unidad centralizada en la que trabajadores sociales, psicólogos, médicos, policías y jueces trabajan juntos bajo un mismo techo, en un ambiente seguro y amigable, enfocado en las niñas y niños. 

 

Contactos de prensa

Ulises Díaz

Oficial de Comunicación

UNICEF México

Teléfono: +52 55 3488 5420

Sobre UNICEF en México

En UNICEF promovemos el cumplimiento de los derechos y el bienestar de todos los niños, niñas y adolescentes en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en más de 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas que beneficien a todos los niños, niñas y adolescentes, centrando especialmente nuestros esfuerzos, en llegar a los más vulnerables y excluidos, en todo el mundo.

En México, UNICEF cumple 65 años, promoviendo y protegiendo los derechos de la infancia. Conjuntamente con el gobierno y la sociedad civil, busca establecer las condiciones necesarias para superar la pobreza, la desigualdad y la discriminación. Las actividades que apoya UNICEF en México se financian en su mayoría a través de contribuciones y donaciones voluntarias de individuos y de empresas.

Para contribuir al trabajo de UNICEF ingrese a http://www.unicef.org.mx o llame al 01 800 841 88 88

Síganos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube