La importancia de las oportunidades de aprendizaje laboral para estudiantes de secundaria

En América Latina y el Caribe hay un déficit de oportunidades de aprendizaje en el mundo del trabajo para adolescentes y jóvenes, lo que provoca abandono escolar y 60% de trabajo joven informal. Afortunadamente, hay razones para la esperanza.

Por Marcelo Ber y Francisco Biber
Oportunidades de aprendizaje laboral
UNICEF

15 Mayo 2018

En América Latina y el Caribe hay un déficit de oportunidades de aprendizaje en el mundo del trabajo para adolescentes y jóvenes, lo que provoca abandono escolar y 60% de trabajo joven informal. Afortunadamente, hay razones para la esperanza.

Araceli vive con su abuela en la ciudad paraguaya de Capiatá. Trabaja desde hace cuatro años en la compañía industrial ContiPAraguay, que está ubicada a escasos 15 minutos de su casa, en las afueras de Asunción, capital de Paraguay, uno de los países más pobres de América del Sur. Gracias a su empleo puede ayudar a su abuela a pagar varias cuentas de la casa.

Araceli lo cuenta con entusiasmo: está contenta. A diferencia de muchos de sus compañeros de secundaria de la zona de Capiatá que actualmente no estudian ni trabajan (en Latinoamérica y el Caribe 1 de cada 5 jóvenes no estudian ni trabajan), ella compagina su puesto de asistente del área de Compras Locales e importaciones con su cuarto año en la universidad, donde estudia Contabilidad.

Su historia ejemplifica la importancia que tiene la conexión entre la educación secundaria y el mundo laboral. Cuando tenía 17 años y estaba en el colegio técnico, realizó una pasantía en la empresa de la que ahora es trabajadora. Regresó al colegio para terminar la formación, y cuando cumplió la mayoría de edad, la empresa la contrató al igual que gran parte del staff de la empresa que tuvo allí su primer empleo. Desde entonces, la empresa la ayudó a compaginar su situación laboral con los estudios universitarios. Lamentablemente, esta realidad dista mucho de convertirse en norma.

La importancia de las oportunidades de aprendizaje laboral
UNICEFLACRO

El informe “¿Qué están haciendo las empresas por la niñez?”, realizado en 2017 por UNICEF y que encuestó a más de 250 compañías de Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay, concluye que sólo un 26% brindan oportunidades laborales y de desarrollo de habilidades para el mundo del trabajo a adolescentes que cursan la secundaria de acuerdo a la edad mínima para trabajar en cada país.

Es imprescindible que este porcentaje aumente notablemente, especialmente para los adolescentes de bajos recursos sin experiencia previa.

Los programas de pasantías para estudiantes secundarios, como demuestra el ejemplo de Araceli, son beneficiosos para los jóvenes en muchos aspectos: Proporcionan habilidades para poder facilitar esta transición de la escuela al mundo del trabajo – mientras que incentivan a los adolescentes a completar su educación secundaria. Además, como nos contaron Araceli y otros chicos que tuvieron la experiencia de participar en programas de aprendizaje en empresas, observar cuanto se valora la formación secundaria en las compañías los ayuda a valorar más la educación que reciben en la escuela y los hace esforzarse más para terminarla.

El papel de los Estados y sus normativas también es importante para cambiar y mejorar la situación del desempleo juvenil, que en America Latina y el Caribe es 3 veces más alto que el desempleo adulto. Por fortuna, hay proyectos que funcionan de manera exitosa. Por ejemplo UNICEF ha venido colaborando con los distintos municipalidades de Brasil en la Lei da Aprendizagem, que promueve políticas integradas para adolescentes, mejorando competencias y habilidades vitales, y los prepara para acceder y demandar mejores oportunidades laborales. Esta ley determina que todas las medianas y grandes empresas deben tener entre un 5% y un 15% de trabajadores bajo la figura del aprendiz (jóvenes entre 14 y 24 años), y cuyas tareas deben contar con entrenamiento profesional.

El beneficio es mutuo: el joven entra en el mercado de trabajo y la compañía recibe incentivos fiscales, recluta talento con potencial de largo plazo y además refuerza la conexión con las escuelas secundarias de la zona. Para ello, UNICEF trabaja con cerca de 2,000  municipios de los estados más pobres de Brasil para los adolescentes conozcan y participen en el programa nacional de aprendizaje. También trabaja con las empresas para que conozcan y aprovechen las oportunidades de esta ley.  Actualmente 400.000 aprendices se están beneficiando de la ley, y UNICEF está colaborando para poder llegar a casi un millón de jóvenes que puedan terminar con una sonrisa en su rostro como Araceli.

 

***

Por Marcelo Ber y Francisco Biber

Marcelo es el Punto Focal de Infancia y Empresas de UNICEF para America Latina y el Caribe

 

Fuente de los datos: Banco interamericano de Desarrollo, Hoja informativa programa NEO, 24/4/2017

Fuente de los datos: UNICEF y Banco interamericano de Desarrollo, Hoja informativa programa NEO, 24/4/2017