Protección

Protección

Violencia contra la niñez y la adolescencia

Niñez migrante

 

Llamado a la acción

Los gobiernos deben actuar para que los derechos de todos los niños y niñas sean protegidos, incluyendo los niños y las niñas migrantes.

La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño protege a todos los niños y niñas, en todas partes. Sin importar su condición jurídica, su nacionalidad o la falta de esta, todos tienen derecho a estar protegidos contra los daños; a acceder a servicios esenciales, como salud y educación; a estar con sus familias; y a que su interés superior oriente las decisiones que los afectan.

No obstante, en la práctica, los niños y niñas en tránsito suelen sufrir la violación de sus derechos debido a su condición de migrantes. El trato que se da a la niñez en tránsito varía mucho de un país a otro, y la responsabilidad de prestarles asistencia con frecuencia recae en los países más pobres. Incluso los niños y las niñas que huyen de la violencia y los conflictos armados no suelen recibir la protección que requieren, particularmente cuando las leyes o la práctica reducen la protección de los refugiados.

Los gobiernos deben tomar medidas para:

Que se aborden las causas estructurales que provocan que los niños y niñas abandonen sus hogares:
Después de huir de sus hogares, muchos niños, niñas y adolescentes migrantes o refugiados no reciben educación, y otros tantos carecen de acceso a sistemas de salud y otros servicios esenciales. UNICEF pide un compromiso por parte de los gobiernos para proporcionar a los niños y niñas migrantes el acceso que necesitan a los servicios de educación y de salud, así como a vivienda, nutrición, protección social, agua y saneamiento. La condición de migrante de un niño o una niña nunca debe ser un obstáculo para que pueda acceder a los servicios necesarios.

 

Asegurar el acceso a la educación y a la salud de todos los niños y niñas migrantes:
Después de huir de sus hogares, muchos niños, niñas y adolescentes migrantes o refugiados no reciben educación, y otros tantos carecen de acceso a sistemas de salud y otros servicios esenciales. UNICEF pide un compromiso por parte de los gobiernos para proporcionar a los niños y niñas migrantes el acceso que necesitan a los servicios de educación y de salud, así como a vivienda, nutrición, protección social, agua y saneamiento. La condición de migrante de un niño o una niña nunca debe ser un obstáculo para que pueda acceder a los servicios necesarios.

Mantener a las familias juntas:
Los niños y niñas que viajan solos o que han sido separados de sus familias tienen más posibilidades de convertirse en víctimas y son más vulnerables a las múltiples formas de violencia, incluyendo el abuso y la explotación. UNICEF pide que se adopten políticas más estrictas para impedir que los niños y niñas sean separados de sus padres, madres y otros miembros de sus familias y que se establezcan procedimientos más ágiles para reunir a las familias en los países de destino.

Poner fin a la detención de los niños y niñas migrantes estableciendo medidas alternativas para su cuidado:
La detención es perjudicial para la salud y el bienestar de los niños y niñas y puede socavar su desarrollo. UNICEF pide que se apliquen alternativas a la detención, como la atención en familias de acogida, viviendas independientes supervisadas y otros modos de vida familiar o comunitaria para los niños y niñas no acompañados y aquellos que han sido separados de sus familias. Los niños y las niñas no deben ser recluidos en instalaciones para adultos.

Ayudar erradicar la xenofobia y la discriminación:
Los niños, niñas y adolescentes migrantes son a menudo víctimas de la discriminación, la xenofobia y el estigma, tanto durante las travesías como en sus destinos finales. Todo el mundo tiene un papel que desempeñar en la acogida de niños y niñas migrantes en nuestras ciudades y comunidades. UNICEF insta a los líderes locales, los grupos religiosos, las ONG, los medios de comunicación y el sector privado a que ayuden a combatir la xenofobia y faciliten una mayor comprensión entre los niños, niñas y familias migrantes y las comunidades de acogida. Los gobiernos deben establecer medidas más firmes para combatir la discriminación y la marginación en los países de tránsito y destino.

Proteger a los niños y niñas migrantes contra la explotación y las violencias:
Los niños, niñas y adolescentes migrantes son extremadamente vulnerables a múltiples formas de violencia, incluyendo el abuso y la explotación, y corren el peligro de convertirse en víctimas de trata. Unicef pide que se incrementen los canales legales y seguros para los niños y niñas que migren y aquellos que busquen protección internacional. La lucha contra la trata, el fortalecimiento de los sistemas de protección de la infancia y la ampliación del acceso a la información y la asistencia pueden ayudar a mantener seguros a los niños y niñas. Nunca se debe devolver a los niños y niñas y a las familias a sus países de origen si van a enfrentarse a la persecución o a un peligro de muerte.

 

Ilustraciones de Miguel Repiso "REP" para UNICEF.

 

 

 

 


 

 

 
Search:

 Email this article

unite for children