QUÉ HACEMOS

Niños y niñas en América Latina y el Caribe: Panorama 2017

Children in Latin America and the Caribbean - Overview 2017

Committing to children's rights in Haiti

S’engager pour les droits des enfants en Haïti

La Primera Infancia y las empresas

¿Qué hacemos?

¿Cuál es el rol de la Oficina Regional?

¿Cuándo fue creada?

Del Escritorio de la Directora Regional

 

La Primera Infancia y las empresas

© UNICEF/UN032031/LeMoyne

¿Por qué es tan importante el desarrollo de la Primera Infancia?

La Primera Infancia, desde la etapa prenatal hasta los ocho años, es un período crucial en el crecimiento y el desarrollo del ser humano, ya que las experiencias en los primeros años tienen una gran influencia a lo largo de todo el ciclo de vida de una persona.

Es en estos primeros años en los que el cerebro humano se desarrolla más rápidamente. Así, durante los primeros mil días, casi 1.000 células cerebrales pueden conectarse cada segundo, un fenómeno que no vuelve a ocurrir nunca más en la vida de una persona. Estas conexiones son, además, la base sobre la que se asientan tanto la salud mental y física, como los resultados de aprendizaje, la adquisición de competencias sociales y la capacidad de adaptarse y de ser productivo.[1]


Crecer en un ambiente cariñoso y sensible

Las niñas y los niños necesitan crecer en un ambiente estable, que facilite la buena salud y la nutrición, que los proteja y les ofrezca la posibilidad de empezar su aprendizaje a una edad temprana, por lo que un desarrollo infantil adecuado depende en gran medida del cuidado y la interacción cariñosa y sensible de los padres, madres, familiares y cuidadores principales.

Avances en la neurociencia muestran que, a medida que los fundamentos de la arquitectura del cerebro se establecen durante la Primera Infancia, la exposición a la violencia durante estos años daña la estructura física del cerebro de los niños y las niñas y afecta su aprendizaje, comportamiento y salud tanto en el presente como en el futuro. 

Para asegurar todas las condiciones necesarias para un buen desarrollo infantil, las familias necesitan de todo el apoyo del Estado. Lo que se traduce en la necesidad de tener acceso no solo a información adecuada, sino también a recursos materiales y económicos que les permitan participar activamente en la crianza de sus hijos e hijas y garantizar tanto su buena nutrición, como su acceso a servicios integrales de salud, de educación y de protección. A lo que es básico sumar el acceso a buenas políticas y legislaciones favorables, tales como licencias de paternidad y maternidad remuneradas, servicios de cuidado, o el acceso a programas de protección social que generan las políticas de inclusión social, entre otros.

El desarrollo de la Primera Infancia debe ser una prioridad

Perder esta oportunidad en el desarrollo de nuestros niños y niñas puede tener implicaciones de por vida, por lo que debemos otorgarle a esta tarea la prioridad que se merece.

UNICEF tiene como una prioridad que los niños y niñas pequeños no sólo sobrevivan, sino que logren alcanzar su máximo potencial. Es por ello que, a través de un trabajo conjunto y coordinado con los Estados y otros socios, contribuye al desarrollo de políticas y fortalecimiento de los sistemas integrales para la Primera Infancia; la expansión de intervenciones multisectoriales en contextos de desarrollo y humanitarios que aseguran la prestación de servicios esenciales de calidad para los niños y niñas más desfavorecidos y sus familias; la promoción de comportamientos y normas sociales que contribuyen a la garantía de derechos; abogacía para lograr compromiso público y una mayor y mejor inversión para la Primera Infancia; y al monitoreo de la situación de las niñas y los niños durante sus primeros años.

[1] https://www.unicef.org/earlychildhood/files/Building_better_brains____web(1).pdf

 

Para mayor información, sírvase contactar a:
Marcelo Ber, mber@unicef.org, Tel. +507 301 7496
María Elena Ubeda, meubeda@unicef.org, Tel. +507 301 7410

 

 

 
unite for children