Centro de prensa

Últimas noticias

Historias de vida

UNICEF en las redes sociales

Posición de UNICEF sobre temas de actualidad

Guías éticas para periodistas y comunicadores

Vocabulario

Advertencia sobre fraudes en Internet

 

Apoyo a padres trabajadores en pequeñas y medianas empresas de América Latina y el Caribe

© UNICEF Argentina/2014/Haar

Por Marcelo Ber*

A Rodrigo le gusta mucho contarme todo acerca de su relación con su niña de tres meses: cómo la cambia, la ayuda a dormirse y cómo lloró el otro día la bebé cuando la llevó a darse vacunas en medio del horario laboral. Él está entusiasmado con haber tenido a su primera hija mujer (su hijo mayor tiene 8) porque dice que “las niñas son más pegadas a los papás”. Yo también tengo una bebé de seis meses, Camila, que está empezando a sonreírme como nadie me sonrió jamás, y me encanta hablar con él acerca de lo lindo que es ser padre de niñas. 

Rodrigo tiene 26 años y trabaja desde hace tres años como operador de una máquina en Etipres, una pequeña fábrica de etiquetas para rotulación que es proveedora de empresas más grandes del sector alimenticio y farmacéutico. Vive en un barrio de trabajadoras costarricenses y migrantes nicaragüenses cerca de la zona franca de Heredia, no muy lejos de San José, la capital de Costa Rica.

Está contento con que, más allá del sueldo digno y otros beneficios, le hayan dado varios días pagados de licencia por paternidad a pesar de que en Costa Rica, al igual que en la mayoría de los países de Centroamérica y el Caribe, el estándar legal de licencia por paternidad es de cero días. En todo Latinoamérica solamente cuatro países brindan más de cinco días de licencia por paternidad remunerada, ver gráfico 1 para más detalles.

Al hablar con él se nota que está colaborando mucho para maximizar la ventana de oportunidad de los primeros 1,000 días de su hija, única época en que se dan más de 1,000 conexiones neuronales por segundo. Sobre la base de esas conexiones es que se establecen las capacidades de aprender, interactuar con otros, hablar, manejar nuestras emociones, la salud a corto y largo plazo, etc. Es una oportunidad única que se da solo una vez en la vida de las personas, por eso es necesario estimular el desarrollo cerebral del bebé con amor experiencias positivas, hablándole, ayudándole a aprender cosas nuevas como hace Rodrigo.

Dependiendo el país de Latinoamérica y el Caribe, estadísticas de UNICEF muestran que sólo entre el 6% y el 36% de los padres está involucrado en el aprendizaje de sus hijos de 3 a 5 años, mientras que el involucramiento de las madres es mucho más alto, varía entre el 31% y el 82%. El gráfico 2 muestra que en los hogares de menos recursos de la región el involucramiento es de sólo del 4% al 22% de los padres, mientras que en los hogares del quintil más rico ese involucramiento llega a ser del 39%, por lo que padres como Rodrigo son una excepción.

Visité la fábrica en donde trabaja Rodrigo en un viaje a Costa Rica para promover el empleo digno de padres y trabajadores como parte de la implementación de Los Principios Empresariales y Derechos del Niño. El caso de Rodrigo ejemplifica como en las pequeñas y medianas empresas también se está empezando a dar un cambio, aún incipiente, en cómo miran al hombre trabajador y a sus responsabilidades en la familia, en muchos casos por influencia de otras empresas más grandes. Varias compañías grandes de nuestra América Latina y el Caribe ya tienen el tema más incorporado. Por ejemplo, hace unos meses en el cono sur se habló mucho de la medida de la empresa multi-latina de cosméticos Natura de ampliar la licencia de paternidad en Argentina a 40 días.

Si bien no hay un estándar de la OIT respecto a licencia de paternidad, los cambios normativos en esta región vienen retrasados respecto a Europa del Este o Asia Central y esto perjudica a los trabajadores de las PyME de la región. Además, dado el alto porcentaje de trabajadores que se desempeña en el sector informal es necesario trabajar con los Gobiernos en un sistema de protección social adecuado, para que brinden la garantía de un cuidado apropiado por parte de los padres, madres y cuidadores a todos los niños y niñas en sus primeros años, independientemente que tengan un trabajo formal con licencia remunerada.

Rodrigo y sus compañeros de trabajo creen que estas medidas iniciales en favor de la crianza mejoran la moral y la contribución del personal a la empresa y además los convencen de quedarse trabajando allí en vez de moverse a otra compañía.

Como muchos otros papás que tuve la surte conocer gracias a mi trabajo en UNICEF, Rodrigo quiere que su hija tenga más y mejores oportunidades que las que tuvo él: que termine el bachillerato y que ojalá, pueda ir a la universidad. Sabe que si él se involucra en la crianza activamente ahora, desde que ella es bebé, habrá más chances que esto ocurra.

Gráfico 1: Licencia de paternidad remunerada en Latinoamérica y el Caribe

Gráfico  2: Apoyo paterno para el aprendizaje en América Latina y el Caribe

 

*Marcelo Ber es Especialista Regional en Empresas y derechos del Niño de UNICEF para América Latina y el Caribe, mber@unicef.org, Twitter: @bermarce


 

 

 
unite for children