Centro de prensa

Últimas noticias

Historias de vida

UNICEF en las redes sociales

Posición de UNICEF sobre temas de actualidad

Guías éticas para periodistas y comunicadores

Vocabulario

Advertencia sobre fraudes en Internet

 

Cerca de 600 millones de niños vivirán en zonas con recursos extremadamente limitados de agua en 2040, según UNICEF

© UNICEF/UN034855/Abassi, UN-MINUSTAH
La ciudad de Jeremie, ubicada en el extremo occidental de Haití, sufrió toda la fuerza del huracán Matthew que dejó miles de damnificados.

Los niños más pobres serán los más afectados a medida que el cambio climático empeora la crisis actual del agua

Hay fotos y vídeos disponibles para su descarga aquí.

Nueva York, 22 de marzo de 2017 - Alrededor de 600 millones de niños –o 1 de cada 4 niños en todo el mundo– vivirán en 2040 en zonas con recursos extremadamente limitados de agua, según un informe de UNICEF publicado en el Día Mundial del Agua.

El informe, Sed de futuro: el agua y la infancia en un clima cambiante, analiza las amenazas a las vidas y el bienestar de los niños a causa del agotamiento de las fuentes de agua y las distintas formas en que el cambio climático intensificará estos riesgos en los próximos años.

“El agua es elemental; sin ella, nada puede crecer. Sin embargo, millones de niños carecen de acceso al agua potable en todo el mundo, lo que pone en peligro sus vidas, menoscaba su salud y compromete su futuro. Esta crisis será cada vez mayor si no realizamos acciones colectivas ahora mismo”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

Según el informe, 36 países están haciendo frente en la actualidad a un nivel extremo de estrés por falta de agua, que se produce cuando la demanda de agua excede de lejos el abastecimiento renovable disponible. Unas temperaturas más cálidas, el aumento en los niveles del mar, una frecuencia cada mayor de inundaciones y sequías, y el derretimiento de hielo, afectan de manera conjunta la calidad y disponibilidad del agua, así como de los sistemas de saneamiento.

El aumento de la población, el incremento en el consumo de agua y una mayor demanda de agua –debido sobre todo a la industrialización y la urbanización– están mermando los recursos hídricos en todo el mundo. Los conflictos en muchas partes del mundo amenazan también el acceso de los niños al agua potable.

Todos estos factores obligan a los niños a utilizar agua insalubre, que les expone a enfermedades potencialmente letales como el cólera y la diarrea. Muchos niños en zonas afectadas por la sequía pasan numerosas horas al día para obtener agua, menoscabando su posibilidad de ir a la escuela. Las niñas son especialmente vulnerables a cualquier tipo de ataque cuando buscan agua.

Los niños más pobres y más vulnerables serán los que sufran las peores repercusiones de un aumento en el estrés por falta de agua, según indica el informe, ya que millones de ellos viven actualmente en zonas con escaso acceso al agua potable y el saneamiento.

  • Hasta 663 millones de personas carecen de acceso en todo el mundo a fuentes adecuadas de agua y 946 millones de personas practican la defecación al aire libre;
  • Más de 800 niños menores de cinco años mueren todos los días debido a la diarrea, una enfermedad relacionada con el agua, el saneamiento y la higiene deficientes;
  • A escala mundial, las mujeres y las niñas pasan 200 millones de horas tratando de obtener agua todos los días.

Las consecuencias del cambio climático sobre las fuentes de agua no son inevitables, según UNICEF. El informe concluye con una serie de recomendaciones que pueden contribuir a limitar las consecuencias del cambio climático sobre las vidas de los niños. Entre estas medidas cabe destacar:

  • Los gobiernos tienen que planificar los cambios en el suministro y la demanda de agua en los próximos años; esto significa, sobre todo, otorgar prioridad a los niños más vulnerables en el acceso al agua potable por encima de otras necesidades hídricas, para maximizar los resultados sociales y de salud.
  • Los riesgos que presenta el clima deberían integrarse en todas las políticas y servicios relacionados con el agua y el saneamiento, y las inversiones deben centrarse en las poblaciones de alto riesgo.
  • Las empresas tienen que trabajar con las comunidades para evitar la contaminación y el agotamiento de los recursos hídricos seguros.
  • Las propias comunidades pueden explorar la manera de diversificar las fuentes de agua y aumentar su capacidad de almacenar agua de forma segura.

“En un clima cambiante, debemos cambiar la manera en que trabajamos para llegar a los más vulnerables. Una de las maneras más efectivas en que podemos hacerlo es garantizando su acceso al agua potable”, dijo Lake.

###
Nota para los editores:
Sed de futuro: el agua y la infancia en un clima cambiante es el tercero de una serie de informes publicados por UNICEF sobre las repercusiones del cambio climático y sus efectos sobre las vidas de los niños. Los informes incluyen recomendaciones sobre como minimizar estas repercusiones y contribuir a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible dedicados a la acción en torno al clima. Los otros informes, en inglés, son Clear the Air for Children y Unless We Act Now.

Acerca de UNICEF
En UNICEF promovemos los derechos y el bienestar de todos los niños, niñas y adolescentes en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas que beneficien a todos los niños, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los más vulnerables y excluidos, en todo el mundo. Para obtener más información sobre UNICEF y su labor, visita: www.unicef.org/spanish, www.unicef.org/lac.
 
Para obtener más información y solicitar entrevistas, sírvase dirigirse a:
Yemi Lufadeju, UNICEF Nueva York, + 121 326 7029, + 1 917-213-4034 glufadeju@unicef.org
Unidad de Comunicación, UNICEF América Latina y el Caribe, comlac@unicef.org.

 

 
unite for children