Capturar el momento

Inicio temprano de la lactancia materna: El mejor comienzo para cada recién nacido.

© UNICEF/UNI136891/Dormino
UNICEF/UNI136891/Dormino

Puntos destacados

Sin importar en qué lugar del mundo respira por primera vez un recién nacido, ofrecer a los bebés el mejor comienzo en la vida es un deseo universal. Las primeras horas y días de vida constituyen uno de los períodos que mayores riesgos entrañan para la vida de cualquier niño; no obstante, iniciar la lactancia materna de forma inmediata representa una poderosa línea defensiva.

El inicio inmediato de la lactancia materna –amamantar a los recién nacidos dentro de la primera hora de vida– es una medida de importancia crítica tanto para la supervivencia como para la lactancia a largo plazo.

Cuando la lactancia materna se inicia más tarde, las consecuencias pueden poner en riesgo la vida del bebé.

De hecho, cuanto más tiempo deban esperar los recién nacidos, mayor es el riesgo. Mejorar las prácticas de lactancia podría salvar todos los años las vidas de más de 800.000 niños menores de 5 años, la mayoría de ellos menores de 6 meses. Más allá de la supervivencia, cada vez hay más pruebas de que la lactancia materna estimula el desarrollo cerebral de los niños y los protege contra el sobrepeso y la obesidad.

Amamantar a sus hijos también contribuye de forma importante a la salud de las madres; por ejemplo, menor riesgo de diabetes tipo II y de cáncer de seno y ovario. La capacidad de la lactancia materna para salvar vidas reviste una particular importancia en contextos humanitarios, donde el acceso a agua salubre, saneamiento adecuado y servicios básicos suele ser limitado.

Portada Capturar el momento

Autor

WHO, UNICEF

Fecha de publicación

Idiomas

Español,
Inglés

Número ISBN

978-92-806-4978-9

Descargue el informe

(PDF, 6,87 MB) (PDF, 6,80 MB)