“Vacuno a mis hijos porque los amo”

A pesar de los rumores y la información falsa que rodea la vacunación, Josena cree que sigue siendo la forma más segura de proteger a sus hijos de enfermedades

Por Ndiaga Seck
Una madre baña a su bebé.
UNICEF Haití/2020
13 Julio 2020

Josena Aldtidor ama mucho a su bebé de siete meses, Marc Carlo. Todas las mañanas, la madre, de 30 años, lo baña en hojas de color naranja para que su piel se vuelva más firme y lo mima todo el día. Además, ella insistió en amamantarlo exclusivamente hasta que tuviera seis meses. Pero Josena no se limita solo a esta práctica familiar clave: le pone a su hijo todas las vacunas que pueden protegerlo contra enfermedades prevenibles.

“Inmunizo a mis hijos porque los amo. Si las vacunas fueran peligrosas, no se las pondríamos a los niños y las niñas. Seguiré vacunándolo. Si descuido y omito una vacuna, no tendré la oportunidad de volver a recuperarla”, dijo, y agregó que su madre le practicó la vacunación y que siempre vacunaría a sus hijos

Lavado de manos
UNICEF Haití/2020
Madre lavando las manos de su hijo.
UNICEF Haití/2020

Hasta el 8 de julio, se habían confirmado 6.432 casos del COVID-19 en Haití, incluidos 2.080 curados y 117 muertes. El Ministerio de Salud Pública y Población (MSPP) y UNICEF continúan intensificando sus esfuerzos para garantizar que los niños y niñas estén vacunados contra enfermedades como el sarampión y la poliomielitis. Josena es uno de los padres preocupados por la salud de sus hijos y quien los llevó esta mañana al centro de salud Bethesda en Cap-Haitian en Haití, a pesar del contexto de COVID-19. Para garantizar la higiene y reducir el riesgo de contaminación por coronavirus, es obligatorio lavarse las manos y usar una mascarilla.

UNICEF Haiti
Video con subtítulos en inglés.

“A pesar de la situación del COVID-19 en todo el país, nosotros, en Bethesda, continuamos sensibilizando a las madres y a las personas de la comunidad para que siempre traigan a los niños y niñas para sus vacunas", dijo la enfermera Prudence Louissaint. “La inmunización juega un papel importante en la vida de los niños y niñas. Puede salvar la vida de miles de niños y niñas".

Una enfermera vacuna a un bebé.
UNICEF Haití/2020

La inmunización es posible gracias a donantes como los Emiratos Árabes Unidos, el Banco Mundial y Gavi. Desde el brote de la pandemia de la COVID-19, muchos niños y niñas no han sido vacunados. Si bien se ha compartido información falsa en las redes sociales sobre la eficacia de las vacunas que siembran la duda en la mente de los padres y otros cuidadores, se requirió de una ardua comunicación de proximidad por parte de los trabajadores de salud para llevar a los padres a la jornada de vacunación. Además, se distribuyeron carteles, folletos y volantes sobre los modos de transmisión y las medidas de prevención de pandemias, así como sobre el uso de una mascarilla.

Refrigerador solar.
UNICEF Haití/2020
Enfermera vacunando a un niño
UNICEF Haití/2020

Para vacunas de mejor calidad, UNICEF y sus socios continúan fortaleciendo la cadena de frío en Haití con el uso de energía solar, que es más confiable en un país donde el suministro de electricidad no siempre está asegurado.

“Estamos reemplazando todos los refrigeradores de gas con refrigeradores solares. Las personas tendrán sus vacunas disponibles en el centro de salud más cercano con refrigeradores que también se controlan de forma remota”, dijo Derline Mentor de UNICEF.

A pesar de los rumores y la información falsa que rodea a la vacunación, Josena cree con razón que sigue siendo la forma más segura de proteger a sus hijos de enfermedades.

“Cuando vacuno a mis hijos, no se enferman por mucho tiempo. A mi primer hijo se le pusieron todas sus vacunas, nunca estuvo enfermo”, dijo.

Como todas las madres, Josena desea que su bebé, Marc Carlo, crezca sano y tenga éxito en la vida.

Enfermera dando una charla a los padres
UNICEF Haiti/2020