Un día con José López, monitor de agua, sanidad e higiene de UNICEF

Casi 5 mil personas migrantes, ubicadas en nueve albergues, se benefician del trabajo en WASH del venezolano José López y de otros monitores de UNICEF y ADRA Brasil en Roraima.

Por João Laet
© UNICEF Brasil/2019/Laet
UNICEF Brasil/2019/Laet

24 Julio 2019

Roraima, Brasil, 5 de julio de 2019 - “Cuando comencé a trabajar en un albergue, la primera misión que me encomendaron fue mejorar la lavandería. Pregunté quién me podría ayudar y varios se ofrecieron como voluntarios. La coordinación del albergue nos dijo que teníamos algunos sacos de cemento, pero nada de arena. Vi que había una obra frente al albergue, así que fui allí para decirles lo que necesitábamos”, inicia su relato el venezolano José López.

A sus 21 años, este migrante es uno de los 168.357 venezolanos -según la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela- que dejó su tierra natal para viajar a Brasil. Hace una pausa, y continúa su historia.

“Nos autorizaron a usar lo necesario. Cuando llamé a la gente, solo tres vinieron. Con ellos comenzamos a trabajar mientras los otros residentes observaban. La actividad siguiente nos implicaba mejorar los baños. Era un trabajo voluntario y esta vez muchos quisieron hacerlo. Comenzamos a hacer turnos de a diez personas. Me gusta ganarme el respeto haciendo cosas antes que hablando de lo que voy a hacer”.

El relato dice mucho sobre José, quien descubrió a su llegada a Roraima su pasión por ayudar a las personas

© UNICEF Brasil/2019/Laet
UNICEF Brasil/2019/Laet

De administrador en Venezuela a monitor de WASH

Hoy en día, el joven trabaja como monitor de agua, sanidad e higiene (WASH, por sus siglas en inglés) de UNICEF y de su aliada ADRA Brasil en un albergue para migrantes venezolanos de Roraima. Para entender un poco más sobre el trabajo que realiza junto con otros nueve monitores de WASH en Roraima, acompañamos a José en su rutina diaria en el albergue.

Entre su actividad y la de los monitores está el acompañamiento diario de la calidad del agua que llega a los albergues. También tienen a cargo la coordinación de los comités de WASH, responsables de desinfectar los espacios públicos y de mantener las fuentes de agua potable.

La movilización de la comunidad para asambleas y actividades educativas también hace parte del día a día de José.

“Sin embargo, la educación es la parte más importante de mi trabajo. Siempre hablo en las reuniones de WASH de que, aunque podamos organizar muchas cosas en las instalaciones o la estructura de los refugios, si no llegamos a las mentes y corazones de las personas, no obtendremos nada”, dice.

© UNICEF Brasil/2019/Laet
UNICEF Brasil/2019/Laet

José trabaja dispuesto a mejorar las vidas de los migrantes protegidos. El joven, que ahora vive en una casa alquilada, cuando llegó a Brasil pasó una semana durmiendo en la calle y algunos meses habitando en un refugio solo para hombres. Quien lo escuche hablar hoy sobre sistemas de alcantarillado y drenaje, niveles de cloro y la importancia de la higiene para evitar la transmisión de enfermedades, no se imagina que cuando todavía estaba en Venezuela José estudiaba administración. Fue en la capacitación de UNICEF que aprendió sobre WASH.

“No hay nada mejor que tener un trabajo y hacer lo que te gusta. Realmente me gusta este trabajo porque, además de WASH, ayudamos en lo que podemos. Además, soy un chico al que le gusta aprender; las personas pueden aprender cualquier cosa si la oportunidad aparece y tú la recoges”.

Sin duda, el adjetivo que mejor define a José es “voluntad”, o su disponibilidad para buscar y construir una vida mejor, aprender y ayudar a otros para impactar la vida de aquellos que se cruzan en su camino.

El trabajo de WASH de UNICEF y sus socios es posible gracias a las donaciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (UNOCHA); Oficina de Población, Refugiados e Inmigrantes de los Estados Unidos (BPRM / EEUU); Global - Agua, Saneamiento e Higiene; y de Global – Thematic Humanitarian.