Mateus aprendió a vivir con el VIH y enseña a otros jóvenes a superar desafíos

Con el apoyo de UNICEF en Belén, el joven logró vencer la depresión y hoy apoya a otros niños, niñas y adolescentes con historias parecidas a la suya.

UNICEF Brasil
© UNICEF Brasil/2018/L. Marques
UNICEF Brasil/2018/L. Marques

09 Julio 2018

Sentado en el muelle del río que bordea la capital de Pará, Mateus* recuerda todo lo que tuvo que pasar hasta llegar ahí. A los 18 años, el joven dedica una parte de su tiempo a cursar el último año de la escuela secundaria y otra a apoyar a adolescentes y jóvenes que viven con el VIH.

Cualquiera que hablara con Mateus hoy, no se podría imaginar que hace tres años fue él quien necesitó apoyo para salir de la depresión en la que se sumergió al descubrir que estaba viviendo con el virus. El joven encontró apoyo en Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben), iniciativa de UNICEF dirigida a ampliar el acceso de niños, niñas y adolescentes a la prueba del VIH y otras enfermedades sexualmente transmisibles y promover la adhesión al tratamiento.

La vida de Mateus nunca fue fácil. Su mamá lo abandonó al nacer y fue criado por su abuela en una pequeña ciudad al interior de Pará. Sola, la abuela trabajaba para mantener a su nieto y a otros 15 parientes. La situación, que ya era complicada, se agravó cuando Mateus asumió su sexualidad. Los intensos conflictos con los familiares lo llevaron a escaparse de su casa. A los 13 años, decidió probar suerte en la capital de Pará.

Pasó meses viviendo en la calle, sin asistir a la escuela, trabajando para sobrevivir. Hasta que fue acogido por un amigo, que lo recibió en su casa y lo ayudó a regresar a la escuela. 

Cuando todo parecía ir bien, llegó la noticia de la serología. “No pude digerir la noticia y terminé deprimiéndome. Me fui aislando de mis amigos y me alejé de la escuela y de las personas, me hundí en un hoyo”, cuenta.

Tuvo que pasar un año para que Mateus fuera capaz de buscar ayuda y empezara a usar la medicina. Una vez que empezó el tratamiento, empezó a participar en los grupos de Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben), donde resolvía sus dudas, recibía apoyo y conocía otras experiencias.

“Cuando descubrí que vivía con el VIH, pensaba: ‘en dos meses, ya no voy a estar aquí’. Ahora, ya no pienso así. Gracias al apoyo que recibí, tengo metas para el futuro. Sé que es posible vivir así, siempre y cuando sigamos el tratamiento, tomemos bien los medicamentos y vayamos a las consultas. Si lo hacemos, podemos vivir tranquilamente como cualquier otra persona”, explica.

Apoyo a otros adolescentes y jóvenes

Inspirado por el apoyo que recibió, Mateus se involucró en Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) y empezó a ayudar a otros adolescentes y jóvenes que, como él, enfrentaron dificultades al recibir los resultados de la serología.

“Conversamos de joven a joven, de negro a negro, de indio a indio. Tengo una gran diversidad, un gran grupo de personas a las que puedo llegar”, sostiene, y enfatiza la importancia de la comunicación entre pares y del apoyo mutuo.

Para Edgar Barra, mediador de Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) en Belén, el papel que desempeñan los jóvenes como Mateus es la gran diferencia del Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben).

“El profesional de la salud quizá no pueda hablar como hablan los adolescentes o los jóvenes como Mateus, que puede contar por lo que pasó cuando descubrió su serología. Se trata de hablar sobre la realidad que estamos viviendo. El objetivo de Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) no es solamente realizar las pruebas y alcanzar números, sino llevar a los adolescentes y a los jóvenes a los servicios públicos y hacerles seguimiento. Y, para eso, existe el enlace, que es un joven que también vive con el VIH, conoce la realidad y apoya no solamente al adolescente o al joven, sino también a las familias, que muchas veces necesitan ayuda y no saben dónde buscarla”, explica Edgar.

Gracias al apoyo que recibió y al intercambio de experiencias, Mateus aprendió muchas lecciones y ahora las comparte:

“Mi consejo es no rendirse. Tener pensamientos positivos y pensar siempre que todo va a salir bien. El primer paso es el más difícil. Si no hubiera dado el primer paso de salir de mi ciudad, no sé cómo sería mi vida ahora. Lo primero que hay que hacer es pensar que todo va a salir bien. Y luego, hay que actuar. Si no formamos parte de la acción, no llegaremos a ningún lugar”, concluye.

Sobre la estrategia

Viva Melhor Sabendo Jovem (Los jóvenes viven mejor si saben) es una estrategia de salud de UNICEF, cuyo objetivo es ampliar el acceso de adolescentes y jóvenes entre 15 y 24 años a la prueba del VIH y otras enfermedades sexualmente transmisibles. Además de las pruebas, la iniciativa tiene como prioridad retener en el tratamiento a los jóvenes seropositivos y darles acceso a información sobre la prevención.

La estrategia se implementa en el marco de la Plataforma de los Centros Urbanos (PCU), cuyo objetivo es garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes que viven en las regiones más vulnerables de las grandes ciudades brasileñas.

 

* El nombre del joven fue alterado para proteger su identidad.