El contacto piel con piel le ha dado vida a la pequeña Nellys

Su madre cuenta que el Programa de Mamá Canguro y las recomendaciones de Cuidado para el Desarrollo Infantil, la han orientado sobre qué hacer para ayudar a su pequeña a desarrollarse.

Saiury Calcaño
08 Agosto 2021

El lunes 17 de mayo María Virginia, que se desempeña como Sargento de la Policía, se levantó y sintió un dolor como si fueran contracciones; algo usual para ella durante el proceso de embarazo gemelar de alto riesgo que llevaba, de modo que se tomó un medicamento y siguió su rutina como cada día. Al caer la tarde, la sacudió un dolor más intenso y le dijo a su papá que la llevara al hospital.

Cuando llegó al hospital se le subió la presión, la anestesiaron y le practicaron una cesárea de emergencia. Horas después, los médicos pudieron terminar la cirugía y sacar con vida a un niño y una niña con apenas 28 semanas de gestación.

“Cuando me desperté, pregunté por ellos y me respondieron que estaban en la incubadora y que tenían oxígeno. Me sentí triste, porque pensé que iban a nacer bien, ya que semanas antes me habían puesto la inyección para que los pulmones maduraran”, cuenta mientras dice que su mayor deseo era verlos y poder tenerlos en sus brazos.

Mujer y su bebé
UNICEF/_CAM6755/Guerra

La pequeña Nellys recibe caricias de su madre María Virginia asesorada por la Dra. Cleotilde Matos, orientadora experta en Cuidado para el Desarrollo Infantil (CDI) y coordinadora del Programa Mamá Canguro en el Hospital Materno Infantil Sal Lorenzo de Los Mina, República Dominicana.

Dos días después, por fin los pudo ver y sintió una profunda tristeza al ver al niño. Era demasiado pequeño y tenía problemas en los pulmones. El siguiente viernes le dieron de alta a ella, pero sus hijos recién nacidos, Nellys Julianny y Julián Yoel, permanecieron en el hospital. María Virginia iba y venía todos los días de 11 de la mañana hasta la 1 de la tarde, que era el horario permitido de visitas. Julián, tenía muchos problemas para respirar y, aunque seguía en cuidados intensivos y bajo monitoreo constante, le advirtieron que se preparara para lo peor. Al día siguiente el niño falleció.

“Lloré de camino hacia el hospital, no creía que ya no vería a Julián Yoel, que nunca lo pude cargar en mis brazos…pesaba solo 930 gramos”, narra con nostalgia y valentía esta mujer de 36 años.

Mamá canguro

Luego de ese triste lunes en que su hijo falleció, su hija Nellys Julianny también empeoró y la conectaron al respirador. “En ese momento me prometí a mí misma que tenía que ser fuerte por ella y recobrar fuerzas.” Gracias a la orientación del personal de salud desde el enfoque de Cuidado para el Desarrollo infantil, María Virginia puso en práctica una serie de recomendaciones. “Ahí comencé a acariciarla, a hablarle y ella comenzó a mejorar”, expresa con una ligera sonrisa.

Mujer y su bebé
UNICEF/_CAM6789/Guerra

María Virginia carga a su bebé siguiendo las recomendaciones del Programa Mamá Canguro en el Hospital Materno Infantil San Lorenzo de los Mina, República Dominicana.

Hoy, tras 21 días en cuidados intensivos, Nellys Julianny por fin salió de la incubadora y está con su madre que se siente feliz de verla de frente cara a cara y poder cargarla entre sus brazos.

“En la Unidad de Cuidados Intensivos casi no podía verla ni podía tocarla. Hace apenas dos días la cargué y sentí un alivio al ponérmela aquí en mi pecho. Era la primera vez que la veía tan de cerca y de inmediato se alojó en mi cuerpo. Sentí una emoción que no sé explicar. Estoy muy contenta de que ya saliera de la incubadora, ahora yo soy su incubadora humana”, enfatiza con propiedad.

Nellys Julianny, que lleva el nombre de sus dos abuelas, tiene ya 1 mes de nacida y, aunque tiene el peso adecuado, no succiona bien y sigue siendo una bebé prematura. Por eso ingresó al Programa Mamá Canguro porque, aunque está de alta, las doctoras esperan que recupere un poco más de peso y aprenda a succionar la leche materna.

Su madre cuenta que el Programa de Mamá Canguro y las técnicas de Cuidado para el Desarrollo Infantil, la han orientado sobre qué hacer para ayudar a su pequeña a desarrollarse.  

Mujer y su bebé
UNICEF/_CAM6803/Guerra

La pequeña Nellys busca la mirada de su madre y sigue atenta todos sus movimientos.

La doctora Cleotilde Matos, pediatra perinatóloga del Hospital Materno Infantil de Los Mina, explica que Mamá Canguro es una estrategia para el cuidado de niñas y niños prematuros donde el contacto piel a piel, la lactancia materna y el vínculo entre el bebé y la madre son esenciales. Los bebés que nacen prematuros, al permanecer piel a piel con la mamá, van regulando su temperatura y el ritmo cardíaco. Por su parte, el enfoque de Cuidado para el Desarrollo Infantil, proporciona a los padres estrategias para brindarles un cuidado cariñoso, sensible y respetuoso desde el nacimiento, el cual complementa muy bien el Programa Mamá Canguro. “El enfoque CDI crea un vínculo que le da al bebé seguridad. Le enseñamos a la madre a hablarle, acariciarlo, mirarlo para que se sienta amado y sienta reconocidas sus necesidades”, explica la especialista.

María Virginia piensa que el calor humano y el estímulo funcionan. Nellys Julianny conoce la voz de la madre, abre los ojos y llora, algo que antes no hacía.

Para esta madre de una niña de 12 años y un niño de 1 año y medio, su mayor deseo es que “ella pueda valerse por sí sola, que aprenda a tomar el seno y que su hermana y su hermano puedan estar con ella”, dice María Virginia mientras mira a su bebé, una sobreviviente de ojos grandes y alerta, quien está pendiente de todos los movimientos de su mamá.

Mujer, su bebé y la doctora observando
UNICEF/_CAM6805/Guerra

María Virginia es asesorada por la Dra. Cleotilde Matos, experta en Cuidado para el Desarrollo Infantil (CDI) y coordinadora del Programa Mamá Canguro en el Hospital Materno Infantil San Lorenzo de Los Mina, República Dominicana.