“Yo no quiero que Yeehicol pase por eso que yo viví”

La historia de Andy

Por Esther Narvaez
© UNICEF LACRO/2019-0076/Salazar
UNICEF LACRO/2019-0076/Salazar

27 Mayo 2019

CIUDAD DE PANAMÁ, 20 de marzo de 2019 - Un miércoles en la mañana, Andy Guevara, orgulloso padre de Yeehicol de 3 años de edad, pidió permiso en el trabajo para asistir al Centro de Atención Integral a la Primera Infancia (CAIPI) en la localidad de los Andes y participar en una formación realizada con el apoyo de UNICEF.

Este tipo de formaciones a los profesionales que apoyan a familias, proporcionan información útil y práctica para fortalecer las habilidades de padres y madres en comunicación, juego y otras formas de interacción positiva con niñas y niños pequeños a lo largo de todas las actividades cotidianas del hogar.

El primer encuentro, una oportunidad única

Para Andy fue una inmensa alegría convertirse en papá y los recuerdos de su infancia han influido mucho en cómo encara esta nueva etapa de su vida, pues desde que supo que Jissel estaba embarazada y que él sería padre, sintió una alegría que antes no había experimentado.

“El día que me avisaron que Jissel ya iba a dar a luz, yo me llené de nerviosismo y salí corriendo hacia el hospital. Pero no me dejaron entrar porque me había ido en pantaloneta. ¡No me di cuenta de la emoción!”, relata.

UNICEF promueve la vinculación activa de los padres en la crianza de sus hijos e hijas desde la gestación, por los enormes beneficios que esta interacción tiene para el desarrollo integral y el bienestar de toda la familia. Es importante que los prestadores de servicios faciliten la participación del padre durante toda la experiencia del nacimiento del bebé para contribuir a fortalecer el vínculo entre el padre y su hijo o hija. Una vez que Andy pudo regresar, el bebé ya había nacido.

“Cuando lo vi, así tan pequeñito, fue una emoción muy grande” … “Yo no tenía palabras, un ser tan lindo que te regala la vida … nunca me imaginé que ese momento sería así. Lo primero fue tomarlo en mis brazos y las lágrimas me salieron solas”, cuenta Andy con ojos brillantes y voz entrecortada.

© UNICEF/LACRO/2019-0298/Salazar
UNICEF/LACRO/2019-0298/Salazar

Durante los primeros tres años de vida el cerebro de los niños evoluciona a una velocidad extraordinaria por lo que es un momento definitivo para sentar las bases del desarrollo, pues es cuando adquieren todas aquellas habilidades necesarias a lo largo de su vida para relacionarse y aprender. El desarrollo en la primera infancia tiene una influencia decisiva en la capacidad productiva de los adultos e incide en su contribución al progreso de sus comunidades y países. 

Un vínculo para toda la vida

Dado que durante la niñez de Andy su papá no estuvo presente, ahora como adulto él quiere que su hijo disfrute de celebraciones como el día del padre y que comente con sus compañeros en el colegio lo que hacen juntos el fin de semana.

“No supe lo que era tener papá y fue muy duro porque no sabía qué era celebrar un día del padre y jugar con él los fines de semana. Por eso no quiero que Yeehicol pase por eso que yo viví, esa es mi mentalidad”. “Yo entiendo que a veces las circunstancias obligan a la separación, pero siempre que se pueda se debe evitar que un niño esté lejos del padre o de la madre”, señala.

 

© UNICEF/LACRO/2019-0316/Salazar
UNICEF/LACRO/2019-0316/Salazar

Entre semana Jisell, madre de Yeehicol, y Andy trabajan en una empresa de transporte donde ella es responsable por el mantenimiento de los vehículos y él es conductor de un camión de mercancías. Aunque los dos cumplen horario, procuran encontrar momentos para estar en familia. Jisell juega con Yeehicol a las cosquillas y Andy con carritos. A veces Yeehicol se inventa sus propios mundos de dinosaurios y entonces llevan los carritos a la selva.

“No somos perfectos. A pesar de que los dos trabajamos la jornada completa, siempre hay que sacar tiempo para tener nuestros momentos con Yeehicol, para que él se sienta feliz y no crea que no estamos ahí presentes para él”.

Priorizar el desarrollo de la primera infancia es una de las mejores inversiones que un país puede hacer para construir sociedades en paz, que progresan en lo económico de una manera sostenible y logran eliminar la pobreza extrema y la desigualdad.

Una responsabilidad y compromiso compartidos

En los países de América Latina y el Caribe UNICEF promueve políticas que favorezcan a las familias, tales como servicios de cuidado, licencias de paternidad y maternidad remuneradas, apoyo a la lactancia materna y horarios flexibles que les permitan dedicar tiempo de calidad a sus hijos y que todos los niños y niñas tengan oportunidades de aprendizaje temprano.

Igualmente, fomenta el acceso de las familias a programas de protección social que fortalezcan sus capacidades para brindar un cuidado sensible y cariñoso que impulse el pleno desarrollo físico, emocional, social y cognitivo durante la primera infancia.

 

© UNICEF/LACRO/2019-0315/Salazar
UNICEF/LACRO/2019-0315/Salazar

“Cuando Yeehicol aprende me siento feliz y satisfecho porque sé que lo que le brindo va a ser para el bien de él. Me da alegría que aprenda cuando yo le explico cosas, y me siento satisfecho conmigo mismo”.

Luego de la sesión de consejería dirigida a padres y cuidadores que se realizó en el CAIPI de los Andes, Andy manifestó sentirse muy satisfecho porque con las actividades entendió mejor cómo interactuar con su hijo a través del juego, mientras los dos se divirtieron y aprendieron el uno de otro.

“Creo que en Panamá debería haber más centros como este, para que los niños jueguen con otros compañeritos y aprendan más cosas. Esta experiencia fue importante porque las familias reciben información y además nos enseñan a compartir más con nuestros hijos”.

Por esto, sin importar el nivel de educación de los padres o la condición socioeconómica, las familias requieren apoyo de los gobiernos y de otros sectores de la sociedad para proporcionar el mejor comienzo en la vida de sus hijos e hijas, más aún si las circunstancias son difíciles.