El aumento de la violencia y el resurgimiento del cólera en Haití pueden dejar a más de 2,4 millones de niños y niñas sin poder volver a la escuela: UNICEF

10 Octubre 2022
Dos niños haitianos sentados en una aula de clases vacía.
UNICEF/UN0578915/Ulises Daniel Diaz Mercado

A pesar de que el año escolar inició el lunes 3 de octubre, la mayoría de las escuelas no han reabierto.

 

Descarga el contenido multimedia aquí.

 

PUERTO PRÍNCIPE/PANAMÁ/NUEVA YORK, 7 de octubre de 2022 – Al comienzo de un nuevo año escolar en Haití, las protestas sociales, la violencia de pandillas y el resurgimiento del cólera pueden mantener a más de 2,4 millones de niños fuera de las aulas de clase, advirtió hoy UNICEF.

A pesar de que el año escolar comenzó el lunes 3 de octubre, la mayoría de las escuelas no han reabierto y seguirán cerradas si la violencia no disminuye. Considerando varios llamados de la sociedad civil para que estudiantes, padres y docentes se trasladen con seguridad, y la creación de ambientes propicios para el aprendizaje, el Ministerio de Educación y Formación Vocacional (MENFP) espera un regreso gradual a la escuela.

“La educación es el camino de un niño o niña hacia un futuro mejor. Es imperativo que las escuelas permanezcan abiertas y que los niños y niñas puedan asistir a ellas sin miedo”, dijo Bruno Maes, Representante de UNICEF en Haití. “Los continuos cierres de escuelas están alimentando una espiral perversa: un niño que no va a la escuela es un niño que está un paso más cerca de ser reclutado a la fuerza por grupos armados y de aumentar la violencia que mantiene las escuelas cerradas”.

El resurgimiento del cólera también puede tener un impacto en el derecho de los niños y niñas a aprender. Desde el primer reporte de cólera el pasado 2 de octubre, se sospecha que 152 personas padecen la enfermedad, se han confirmado cinco muertes y 12 casos positivos. Además, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha informado la muerte de dos niños a causa de la enfermedad.

Las evaluaciones realizadas por MENFP y UNICEF en junio muestran que más de 200 escuelas fueron cerradas parcial o totalmente por la violencia en Puerto Príncipe, y casi una de cada cuatro escuelas fue ocupada por grupos armados. En las últimas tres semanas, otros 27 centros educativos han sido atacados y saqueados por grupos armados, privando a los niños y niñas de su derecho a la educación.

En el área metropolitana de Puerto Príncipe, grupos armados están ocupando instalaciones escolares, reduciendo aún más el acceso a la educación de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Haití. El aumento de los disturbios en todo el país también ha obligado a las familias a huir de sus hogares, algunas buscan refugio en centros escolares, desplazando a los niños y niñas a largas distancias de sus escuelas.

Más de 6.000 hogares, unas 20.000 personas, incluidos unos 8.200 niños y niñas, se han visto obligados a huir de las zonas urbanas por su seguridad. Las familias viven con parientes y familias anfitrionas, y otras se han mudado a ciudades de provincia.

Para los niños y niñas que viven en medio de las protestas, las escuelas son más que lugares de aprendizaje, son espacios que les brindan el apoyo de maestros y compañeros, acceso a comidas escolares y una sensación de normalidad y apoyo psicosocial, fundamentales para su salud y bienestar.

La desnutrición, impulsada por varios factores, incluida la violencia, también va en aumento. Los últimos datos disponibles muestran que en Cité Soleil, la mayor zona urbana pobre de la capital, uno de cada cinco niños y niñas menores de cinco años sufre desnutrición aguda.

El saqueo de las instalaciones de UNICEF y sus aliados tendrá un mayor impacto en el sector de la educación en Haití. El 6 de octubre, grandes grupos de personas ingresaron a los almacenes de UNICEF en Les Cayes, al sur de Haití. Saquearon suministros médicos y nutricionales, equipo de reparación de suministro de agua y material escolar, que estaban dispuestos para responder a las necesidades humanitarias de 320.000 niños y niñas, reduciéndose así su acceso a un entorno de aprendizaje adecuado.

“A menos que se realicen inversiones financieras urgentes, es probable que la crisis siga empeorando”, dijo Maes. “Hemos visto esto antes en Haití. El reloj corre para revertir el curso. Se necesitan recursos inmediatos para garantizar que todos los niños y niñas haitianos puedan tener la oportunidad de aprender, crecer y prosperar”.

A finales de 2021, UNICEF hizo un llamamiento de 97 millones de dólares para llegar a 950.000 personas, incluidos 520.000 niños y niñas en Haití, con asistencia humanitaria. Hasta la fecha, UNICEF solo ha recibido un tercio de estos fondos.

Contactos de prensa

Ndiaga Seck
Jefe de Comunicación
UNICEF Haití
Teléfono: +509 3744 6199
Correo electrónico: nseck@unicef.org
Sendai Zea
Especialista en Comunicación (Emergencias)
UNICEF América Latina y el Caribe
Teléfono: +507 6821 0843
Correo electrónico: sczea@unicef.org

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada infancia, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Para obtener más información sobre UNICEF y su labor, visite www.unicef.org/lac.

Siga a UNICEF en Twitter y Facebook.