7 formas en que empleadores pueden ayudar a padres y madres trabajadores durante el coronavirus

En estos momentos, los niños de todo el mundo necesitan la ayuda de sus padres y los padres necesitan la ayuda de sus empleadores

UNICEF
Padres de familia
UNICEF

04 Abril 2020

< Regresar al portal COVID-19 de UNICEF
 

Las consecuencias del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) se están haciendo notar en todo el mundo. Para muchos niños, esto significa tener que enfrentarse a la interrupción de su educación, a la enfermedad de algunos de sus familiares y a la pérdida de ingresos en su hogar, algo que afecta de manera desproporcionada a las niñas y los niños de las familias más pobres.

Al concederles a los padres el tiempo y la ayuda que necesitan para cuidar a sus hijos, las políticas del lugar de trabajo favorables a la familia (como las licencias parentales, las licencias por enfermedad remuneradas, las modalidades de trabajo flexibles y el acceso a una atención para los niños que sea asequible y de calidad) contribuyen a aliviar la carga de los hijos.

Estas son siete formas en las que los empleadores pueden ayudar a los padres trabajadores a cuidarse a sí mismos, a sus hijos y a sus familias durante el brote de COVID-19:


1.    Evaluar las actuales políticas del lugar de trabajo y comprobar si verdaderamente ayudan a las familias.

¿Proporcionan las políticas actuales suficiente ayuda a las familias? Comienza por identificar las necesidades más acuciantes de los padres trabajadores. Habría que prestar especial atención a los grupos vulnerables, como los trabajadores temporales, los informales, los migrantes, las mujeres embarazadas o lactantes, los trabajadores con discapacidad y aquellos que carecen de acceso a beneficios tales como licencias por enfermedad remuneradas.


2.    Conceder modalidades de trabajo flexibles.

Las modalidades de trabajo flexibles dan a los trabajadores la libertad de decidir cuándo y dónde llevar a cabo sus responsabilidades laborales. Dado que las necesidades de los padres trabajadores pueden ser muy variadas, contar con distintas modalidades de trabajo flexibles les permite cuidar a sus hijos y a sus familias. Algunas modalidades de trabajo flexibles son el teletrabajo, comprimir la semana laboral o garantizar licencias prolongadas protegidas para que los trabajadores puedan cuidar a familiares enfermos, ancianos o con discapacidad.


3.    Ofrecer a los padres opciones de atención para los niños que sean seguras, accesibles y asequibles.

Mientras se siguen cerrando escuelas y centros infantiles, muchos padres trabajadores se encuentran con que las opciones de atención para los niños son escasas, cuando no inexistentes. Algunos se ven obligados a dejar a los niños con escasa supervisión, lo cual pone en peligro su seguridad. Los empleadores pueden ayudar a estos padres de diversas formas, como, por ejemplo, con sistemas de remisión de atención para los niños (en lugares donde la atención para los niños sigue estando disponible y es segura), subsidios y modalidades de trabajo flexibles.

 

4.    Promover la higiene adecuada dentro y fuera del lugar de trabajo.

Los empleadores pueden proteger a los padres que desempeñan tareas esenciales in situ manteniendo los lugares de trabajo limpios e higiénicos y proporcionando estaciones para el lavado de manos con agua corriente y jabón, o bien desinfectantes de manos con alcohol si las instalaciones para lavarse las manos no están disponibles. Las madres trabajadoras deben contar con ayuda para poder seguir amamantando en espacios para la lactancia materna que estén limpios y sean cómodos. Además, los empleadores pueden ayudar a proteger a todos los trabajadores (incluidos los que trabajan a distancia) compartiendo mensajes importantes con medidas de prevención, consejos para viajar y formas de hablar con sus hijos acerca del virus.


5.    Proporcionar a los trabajadores directrices para buscar asistencia médica.

Los empleadores pueden ayudar a dirigir a los trabajadores que puedan presentar síntomas de COVID-19 a profesionales y servicios médicos. Por ejemplo, los empleadores pueden comunicar con claridad las direcciones y los números de teléfono de los hospitales, las autoridades sanitarias y las líneas de emergencia locales. Además, pueden proporcionar a los trabajadores recomendaciones para que sepan cómo acudir a un profesional sanitario de manera segura.


6.   Ayudar a los trabajadores y a sus familias a abordar el estrés.

Los trabajadores deberían facilitar asistencia especial a los trabajadores que sientan ansiedad, confusión o miedo durante el brote de COVID-19. Además, pueden ayudar a los padres trabajadores que estén ayudando a sus hijos a sobrellevar la ansiedad y el miedo. Los empleadores han de asegurarse de que solo se comparte información de fuentes fiables y de que todos los trabajadores tienen acceso a servicios psicosociales. Del mismo modo, deberían conceder a los padres trabajadores el tiempo y los recursos necesarios para consolar y cuidar a sus hijos. Esto incluye proporcionarles herramientas prácticas que les animen a hablar y a jugar y otras formas de estimulación que los niños necesiten recibir de sus cuidadores.


7.    Reducir las cargas financieras si los trabajadores o algún miembro de su familia contraen el COVID-19.

Reducir las potenciales cargas financieras del brote de COVID-19 para los padres es fundamental. Algunas medidas de apoyo pueden ser la protección del empleo, las licencias por enfermedad remuneradas y las transferencias económicas, como prestaciones económicas por hijos a cargo o subsidios para los gastos en salud. Los grupos vulnerables, como los trabajadores informales y los de bajos ingresos, deberían recibir ayuda específica.


Políticas favorables a la familia para todos

Es muy importante que los empleadores se aseguren de que las políticas favorables a la familia se aplican a todos los trabajadores, independientemente de su género o de su situación laboral (si son trabajadores por contrato o empleados, por ejemplo). La clave está en promover una cultura en la que todos los trabajadores se sientan cómodos utilizando las políticas sin miedo a la discriminación o a las represalias. Para las mujeres, que en muchos lugares asumen más responsabilidades en el cuidado de los hijos que los hombres, es necesario tomar medidas que garanticen que las madres trabajadoras no sean penalizadas por sus decisiones. Al adoptar y ampliar políticas favorables a la familia, los empleadores tienen un papel fundamental para promover el bienestar de los padres trabajadores y de sus hijos.
 

< Regresar al portal COVID-19 de UNICEF