Gabriela, la heroína que recorre Guatemala en busca de niñas y niños con desnutrición aguda

La luchar contra la desnutrición aguda

Marcela López Gálvez
caso desnutricion aguda
UNICEF/UN0583299
27 Junio 2021

Santa Cruz Barillas, Huehuetenango - Aunque el sol aún no se asoma en Santa Cruz  Barillas, Gabriela Fuentes, de 27 años, empieza su jornada preparando una mochila con agua y alimentos, y se pone su chaleco de brigadista del Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Unión Europea. Hoy recorrerá una hora y media de camino de terracería en un carro de doble tracción para llegar a Centinela Grande, la comunidad en donde conoció a María Floridalma Francisco Nicolás, una niña que marcó su trabajo para siempre.

María Caño Matías, la abuela paterna de la niña, notó que de un año y medio convulsionaba y lloraba mucho. “Estaba con calentura (fiebre). Yo escuché que decían que iban a venir unos doctores”, comenta la mujer maya de origen Q'anjob'al. Esos “doctores” eran Gabriela y su equipo, que detectaron que Floridalma tenía desnutrición aguda severa, con lesiones en la piel, alopecia, cambios en el color del cabello e hinchazón.

brigadista
UNICEF/UN0583287

Gabriela es parte de una de las 64 brigadas de nutrición apoyadas por UNICEF que recorren cinco de los 22 departamentos en Guatemala, diagnosticando, previniendo y capacitando a las familias guatemaltecas para disminuir la desnutrición infantil. Un trabajo que se enmarca dentro de la Gran Cruzada Nacional por la Nutrición, y que se implementó gracias al apoyo de la Unión Europea.

La brigada recomendó llevarla de forma urgente a un centro de salud, pero la familia de la niña se rehusaba porque no tenían recursos económicos.

“Estaban resignados a que la niña se iba a morir y preferían que eso sucediera en su casa que llevarla a un hospital”

Recuerda Gabriela. Un viaje privado entre Centinela Grande y Santa Cruz cuesta entre Q700 y Q900, algo inaccesible para una familia de la comunidad, en la que el promedio de jornaleros (cortadores de café, maíz y cardamomo) gana entre Q20 y Q40 el día. En este contexto, Gabriela y sus compañeros gestionaron el transporte para trasladarla a un centro de salud, donde le dieron asistencia y le salvaron la vida.

medicion talla
UNICEF/UN0583304

María Floridalma es una de las 108.000 niñas y niños controlados por las brigadas en los caseríos y poblados de los departamentos de Chiquimula, Escuintla, Alta Verapaz, Quiché y Huehuetenango, en donde se manifiesta la mayor prevalencia de desnutrición de Guatemala. Allí detectaron que 909 niños presentan desnutrición aguda moderada y 160 tienen desnutrición aguda severa.

Para identificar a las niñas y niños con desnutrición aguda, las brigadas realizan un tamizaje por medio de la toma de la circunferencia media del brazo con una cinta métrica. Ese dato refleja sus reservas calóricas y proteicas.

“Cuando nosotros vemos el diagnóstico por medio de la cinta, ya procedemos a pesarlos y a medirlos para corroborar”

Explica Gabriela, quien viaja acompañada de un piloto y tres auxiliares, que asisten en todas las tareas y muchas veces ofician de traductores del idioma maya.

capacitacion
UNICEF/UN0583300

Una vez se detecta un caso, los deriva al centro de salud pública más cercano. Además, como la desnutrición infantil es multicausal, se realiza un análisis del entorno en el que se encuentra el niño o niña: su accesibilidad a agua potable, la higiene de los alimentos que recibe, las condiciones en que vive y el acceso a los servicios de salud, entre otros.

El ¨Proyecto Estrategia Integral para Reducir la Desnutrición Crónica¨ de la Unión Europea y UNICEF reducir el alto índice de desnutrición crónica (49,8%) y los bajos niveles de desarrollo infantil, a través de intervenciones integrales en la primera infancia (los primeros mil días de vida). Mejorando las condiciones del agua y el saneamiento, además de la estimulación oportuna y los cuidados cariñosos y sensibles.

Un punto clave de esta alianza es reforzar las capacidades de los funcionarios del gobierno local y líderes comunitarios en la planificación e implementación de proyectos de Seguridad Alimentaria y Nutricional. Por esta razón, el trabajo comunitario es fundamental para el éxito de cada misión.

UE
UNICEF/UN0583293
capacitacion desnutricion
UNICEF/UN0583295

Agentes Comunitarios para el Cambio

Cada día de misión para Gabriela requiere del cruce de puentes, ríos, montañas y veredas que la llevaran a conocer las aldeas más remotas y olvidadas de Guatemala, en donde los caminos parecen enormes serpientes de lodo que rompen el verde de la montaña. Pueblos sin energía eléctrica, sin cables en el cielo, sin drenajes, sin acceso a agua pura, sin centros de salud cercanos y sin condiciones para garantizar la seguridad alimentaria de sus habitantes.

Para el equipo de brigadistas, es el turno de trabajar en Centinela Grande, la localidad donde conoció a Floridalma. Durante unas dos horas, Gabriela brinda un taller a líderes comunitarios sobre alimentación y nutrición, les da consejos -apoyados de dibujos- y responde preguntas sobre la importancia de la leche materna; la higiene personal y de los alimentos; entre otros temas.

“Cuando llegó la brigada, ellos me dieron más capacitación. Agradezco porque ahora sé cómo ver a un niño desnutrido y cómo se da la explicación a las madres”

comenta Mateo Antonio Diéguez, presidente de la Comisión de Salud Centinela Grande. Mateo Antonio  se suma a los 1.442 líderes comunitarios capacitados en el marco del programa Agentes de Cambio para la prevención y detección oportuna de desnutrición en Guatemala.

brigadista con familia
UNICEF/UN0583289

Desde que asumió su tarea como brigadista, Gabriela sabe que el esfuerzo es mucho. Primero, tuvo que mudarse y alejarse de su familia, para instalarse en Alta Verapaz. Y, día a día, los desafíos van sumándose: madrugar, recorrer caminos complicados y enfrentarse a casos de vida o muerte. Pero, no se arrepiente ni un minuto: sabe que con su trabajo puede seguir cambiando la vida de niñas y niños en Guatemala como María Floridalma.

Para cada infancia, nutrición