We’re building a new UNICEF.org.
As we swap out old for new, pages will be in transition. Thanks for your patience – please keep coming back to see the improvements.

Evaluation database

Evaluation report

2010 Colombia: Evaluation, consolidation and strengthening of the “I’m a Person, Too” programme for optimum psychosocial development of children under six in the Department of Huila, Colombia - [Evaluación del PROGRAMA “TAMBIÉN SOY PERSONA”]



Author: OSCAR SOLANO FORERO. Partners: ICDP, ECOPETROL, ICBF

Executive summary

 

“With the aim to continuously improve transparency and use of evaluation, UNICEF Evaluation Office manages the "Global Evaluation Reports Oversight System". Within this system, an external independent company reviews and rates all evaluation reports. Please ensure that you check the quality of this evaluation report, whether it is “Outstanding”, “Good”, “Almost Satisfactory” or “Unsatisfactory” before using it. You will find the link to the quality rating below, labelled as ‘Part 2’ of the report.”

Background:

Desde 2006 surgió la iniciativa de UNICEF e ICDP de trabajar en el departamento del Huila para incidir sobre los problemas de violencia intrafamiliar y maltrato infantil. UNICEF ya tenía documentada la situación como un problema de alta relevancia en el departamento, con una tasa de prevalencia en 2004 de 137.14 por 100.000 habitantes. Se infirió adicionalmente que Palestina es el municipio con la mayor incidencia de casos en estos problemas. En cuanto a la denuncia de los incidentes, un reto para la vigilancia epidemiológica de estas problemáticas psicosociales y de salud pública, en 2004 se registraron 1.347 casos de maltrato infantil y Violencia Intrafamiliar (VIF), donde el 21% fue reportado por las instituciones de salud del departamento, 41% por las Comisarías de Familia, 6.5% por juzgados, la fiscalía reportó el 2.5%, la personería el 3%, la defensoría el 3% y otras fuentes no especificadas el 15% (UNICEF, ficha del proyecto ICDP, 2008, p. 5.).

Purpose/Objective:

evaluar la relevancia, eficacia, eficiencia, sostenibilidad e impacto del proyecto “También soy Persona” en los 37 municipios del departamento del Huila ejecutado durante los años 2008 y 2009. Asimismo, buscó determinar si la estrategia incorporó adecuadamente el enfoque de derechos y de género en la planeación e implementación del proyecto. Adicionalmente, y en atención a los términos de referencia oficiales establecidos por UNICEF para la presente evaluación, se desarrolló un enfoque específico que permitió reconocer buenas prácticas y lecciones aprendidas en la planeación y ejecución del proyecto y formular algunas recomendaciones de cara al futuro de este tipo de iniciativas.
El primer objetivo específico, evaluar si se fortalecieron las competencias de los agentes educativos en el nivel de facilitadores y multiplicadores para que puedan ser orientadores de los procesos de interacción y vínculo entre cuidadores y niños con las familias beneficiarias. El segundo objetivo específico plantea el fortalecimiento de las capacidades de cuidado e interacción positiva con los niños por parte de las cuidadoras y cuidadores.
Otro objetivo específico del proyecto y que también hizo parte integral de esta evaluación fue valorar las oportunidades de sostenibilidad de la metodología propiamente dicha y su potencial para formar parte integrante de políticas públicas, de agendas de gobierno local, de planes de acción, de programas de capacitación y divulgación permanentes a nivel departamental.

Methodology:

Este informe refleja una evaluación de corte cualitativo . Se incorporaron también elementos basados en herramientas de etnografía crítica y de observación participante . Las técnicas frecuentemente utilizadas fueron los conversatorios, las entrevistas semi estructuradas, y las entrevistas en profundidad. El evaluador participó en asambleas (con cerca de 20 a 30 personas) de participantes del proyecto en algunos municipios, con la presencia de madres comunitarias, multiplicadoras, facilitadoras y madres de familia usuarias de la metodología. Se llevaron a cabo 11 conversatorios o sesiones de grupo con docentes, promotoras y líderes de salud, madres comunitarias y maestras jardineras, 7 entrevistas semi estructuradas con directivos de ESEs municipales y directoras de hogares comunitarios e infantiles, y 9 entrevistas en profundidad a madres de familia (cuidadoras), madres comunitarias, psicólogas y psicólogos responsables de los programas de salud mental en sus municipios. Se visitaron 6 hogares infantiles y 8 hogares comunitarios que permitieron observar a niñas y niños en interacción con sus cuidadoras (maestras jardineras o madres comunitarias, respectivamente). En general, todas las fuentes de información recibieron las mismas preguntas según su papel dentro del proyecto: facilitadoras, multiplicadoras y/o cuidadoras o cuidadores (Anexo No. 6).
Se visitaron 13 municipios pertenecientes a las cinco zonales ya mencionadas en que se dividió el departamento (Tabla No. 2). Cada visita fue anunciada vía telefónica por el evaluador en llamada a la facilitadora indicada por ICDP. En la mayoría de municipios había una facilitadora por cada uno de los componentes a consultar: salud, educación y bienestar. En pocas ocasiones una facilitadora tenía la capacidad de convocatoria de los tres componentes en simultánea. Cada uno de los encuentros fue grabado en audio, digitalizado y vertido a una versión transcrita de comentarios evaluativos para su posterior análisis de contenido. En promedio, los encuentros con los diversos grupos de informantes tardaban entre una hora y media a dos horas. Adicionalmente, se grabaron en video segmentos de cada uno de los encuentros con el fin de preparar una pieza de 12 minutos que represente no solamente el proceso evaluativo sino que sea testimonio de los efectos comunitarios de “También soy Persona”.
El proceso evaluativo comenzó con una visita a la sede técnica del operador, ICDP, en La Tebaida, Quindío, el lunes 23 de noviembre de 2009. La reunión contó con la presencia de la coordinadora internacional de ICDP, Nicoletta Armstrong, quien presentó al evaluador una completa reseña histórica de ICDP a nivel global, y luego describió y justificó por qué la estrategia se ha diseñado para su facilitación y difusión de la manera como se conoce en nuestro medio. También estaban presentes dos de las cuatro entrenadoras principales quienes se dieron a la tarea de cubrir los 37 municipios durante 2008 y 2009 (también habían participado en 2006). Completó el grupo el director administrativo de la Fundación IDCP Colombia.
A partir del martes 24 de noviembre, y hasta el viernes 5 de diciembre de 2009, la misión de evaluación de “También soy Persona” recorrió los 13 municipios del Huila, pertenecientes a las cinco zonales en que se dividió el departamento. Para garantizar la continuidad en las visitas se contó con un vehículo y conductor exclusivos para los desplazamientos.
En adición a lo anterior, se definieron las preguntas que irían a facilitar los conversatorios y las entrevistas, y en general las reuniones grupales. Con base en la información obtenida de viva voz en terreno en los diferentes municipios, se extrajeron, ordenaron y sistematizaron todos los datos obtenidos, y se trianguló toda la información recopilada, cruzándola entre sí para establecer patrones, tendencias, o constantes, que permitieran encontrar sentido e impacto comunitarios hacia las familias beneficiarias. Cada visita a un municipio enriquecía el proceso de triangulación de datos, ya sea validándolos o facilitando su crítica para comprender mejor el impacto del programa y sus necesidades de mejoramiento.

Findings and Conclusions:

El diseño del proyecto no garantizó en su fase de planeación la preparación de objetivos y estrategias que garantizaran la observación directa de una perspectiva de género y de un enfoque de derechos, así estas dimensiones formen parte de las declaraciones misionales del operador ICDP a nivel mundial.
Consistentemente agentes educativos y cuidadoras manifestaron que el proyecto las impactó en sus actitudes y prácticas de interacción con niñas y niños por la sensibilización que produce y por su facilidad de aprendizaje. La metodología les permitió reconocer la necesidad de romper con una cadena de tradiciones históricas en los patrones de crianza vividos por cada uno de ellos, abrirse a nuevos enfoques que transforman la exigencia a los niños y niñas como si fueran adultos en relaciones más armónicas, de respeto a sus derechos y guía constante. El rechazo y la indiferencia fueron efectivamente cambiados por la empatía y la sintonía de afecto con los niños. De otra parte, la estrategia de capacitación en cascada fue óptima para garantizar la penetración a nivel rural, llegando a las veredas más alejadas de las cabeceras municipales. Las redes y programas de entidades públicas que proveen a la comunidad de servicios en educación, salud y protección infantil a la comunidad permitieron aprovechar su estructura para canalizar las acciones del programa.
“ICDP También soy Persona” fue considerado por profesionales y directivos vinculados a alguno de los componentes como una iniciativa que apalanca procesos de prevención de violencias hacia la infancia subrayando que requiere ser incorporado a la política pública de infancia y adolescencia actualmente en construcción. Se valoró también el potencial que tiene para promover una cultura de la denuncia de casos de maltrato o violencia intrafamiliar, además de la contribución que puede ejercer en la calidad de los servicios que administran justicia para menores. Para su sostenibilidad, la metodología y el contenido son una oportunidad para incorporarse en los planes operativos en los ámbitos educativos, de salud y protección infantil. Para la muestra, se conoció que el programa “También soy Persona” fue acogido por la Secretaría Departamental de Salud e incorporado como programa regular en el Plan Operativo Anual (POA). En la Alcaldía de Palestina se promulgó una resolución para la implementación del programa en todos los frentes de salud y educación.
Los perfiles de interacción obtenidos del grupo experimental de 29 cuidadores en la valoración post intervención señalaron una mejora del 14% en el desempeño en las competencias de interacción con niñas y niños con relación a la medición previa a la intervención. En la misma línea, las cuidadoras que recibieron la intervención desarrollaron sus competencias de interacción un 30% mejor que aquellas que no recibieron el programa, pertenecientes al grupo control. El programa y su metodología de enseñanza son efectivos, genera aprendizajes en adultos con escasa o nula escolaridad, y transforma esquemas individuales de valores, generando cambios éticos de gran dimensión en la vida de los cuidadores: “es muy difícil conocer el programa y no enamorarse de él”, palabras de una multiplicadora de El Pital refiriéndose a su propio impacto.
Las limitaciones enfrentadas en este estudio están relacionadas con la carencia de oportunidad de valorar directamente con los niños el impacto del programa en su desarrollo integral. Aunque hay referencias cruzadas permanentes de los adultos cuidadores de que los niños han reducido o eliminado comportamientos agresivos, tímidos, de inseguridad, o incluso que expresan mejor sus emociones hacia los adultos, o cómo en el ámbito escolar son más cooperadores entre sí o se muestran más motivados hacia el aprendizaje, es deseable valorar cuáles son las variables de su desarrollo psicosocial que se comportan mejor con la intervención.
La metodología de capacitación es rica en oportunidades de retroalimentación, seguimiento y acompañamiento. No obstante, la fase de formación de los cuidadores, prevista para doce reuniones de dos a tres horas cada una, no se cumplió a cabalidad. Ello obliga a repensar este aspecto técnico de la formación, el rediseño de la intensidad horaria y de los materiales que la acompañan, y organizar la agenda de contenidos en esta dirección para enriquecer la acción directa de las multiplicadoras hacia las y los cuidadores.
Se necesita garantizar la presencia focalizada por municipios de entrenadores profesionales del programa en el departamento para proteger la continuidad de la formación en cascada y del acompañamiento permanentemente a los multiplicadores. Es recomendable que este programa desarrolle la potencialidad de transformarse en un modelo de desarrollo psicosocial infantil y familiar adaptable por diversos sectores de la sociedad civil, con óptimas opciones de aplicación en educación, salud, bienestar familiar, promoción y bienestar social, sistema judicial familiar y de menores, iglesias que tengan gestión comunitaria de base, cooperativismo, empresariado solidario en sus ámbitos de responsabilidad social, organizaciones de base juveniles, entre otras estructuras sociales que trabajen por la promoción y defensa de los derechos de la infancia. Para el Estado es una oportunidad de inversión social para impulsar al abrigo de una relación favorable costo/beneficio.

Recommendations:

1. Articular “ICDP También soy Persona” con la política pública de infancia y adolescencia, que ya inició su proceso de construcción en el departamento del Huila.
2. Promover la continuidad del proyecto en el departamento pues ha mostrado eficiencia y eficacia, mediante la vinculación y liderazgo de los alcaldes y sus gestores sociales. Las experiencias de los alcaldes de Palestina, Campoalegre, Colombia, El Pital, Íquira (con el respaldo de su Concejo Municipal) y Villavieja pueden servir de orientación a los demás municipios para la planeación de la continuidad del proyecto.
3. Definir una estrategia de presentación de resultados para difundir esta evaluación, definiendo a quiénes se les va a presentar y qué uso se le va a dar, definiendo las partes interesadas como alcaldías, comunidades de base, instituciones educativas, entre otras.
4. Conformar y fortalecer una red departamental de “ICDP También soy Persona”. Para concretar esta iniciativa los líderes de la misma tienen en su haber una masa crítica de más de dos mil profesionales y no profesionales entrenados y capacitados para continuar con el desarrollo de las actividades y programas aplicados para una interacción positiva entre adultos y niñas y niños en el departamento, piedra angular de la protección y promoción de los derechos de la infancia y la adolescencia.
5. Activar la necesaria institucionalización del programa en las entidades públicas que participaron en el proyecto, de donde surgiría la promoción de alianzas público-privadas para apoyar la extensión de los efectos positivos de la metodología.
6. Invitar a las entidades públicas y privadas conectadas con servicios a la población infantil, adolescente y a las familias, a seguir la senda de la Secretaría Departamental de Salud que ya dio el paso al incluir la metodología en el POA 2010, y los municipios de Palestina y Campoalegre que también dieron el paso al dictaminar la inclusión de la metodología en los planes de acción de sus entidades municipales.
7. Promover la presentación de los resultados de esta evaluación en los Consejos Locales de Política Social. Para ello es deseable garantizar la presencia de representantes de los agentes educativos y de las personas cuidadoras cuyas familias se beneficiaron de las acciones del proyecto.
8. Fomentar que las entrenadoras acompañen permanentemente a los agentes educativos en todos los procedimientos de monitoreo, seguimiento y evaluación, la aplicación y el análisis de la información que se genere ya que se detectó que no se usa la información allí consignada como retroalimentación de los procesos.
9. Generar Clubes ICDP en todos los municipios como núcleos de sostenibilidad del proyecto, liderados por las multiplicadoras. Un club puede estar formado por las cuidadoras y cuidadores a cargo de una multiplicadora, pero esto no es obstáculo para que grupos de dos o más multiplicadoras se asocien y agrupen a madres y padres con una cobertura de 30 a 45 familias.
10. Apoyar institucionalmente a los Clubes ICDP como espacios de encuentro de familias cuidadoras. Las entidades participantes en el proyecto pueden ser motivadas e interesadas para priorizar la formación y consolidación de estos espacios de encuentro de las familias participantes.
11. Generar capacitación continuada para facilitadoras y multiplicadoras ya que manifestaron su interés por conocer más de la teoría psicológica asociada al desarrollo infantil.
12. Impulsar una campaña de promoción y comunicación que difunda la estrategia “También soy Persona” a favor de crear interés y motivación entre líderes con poder de decisión.
13. Diseñar una formación más rápida de las cuidadoras y cuidadores por parte de las entrenadoras y facilitadoras, fortaleciendo los momentos de monitoreo, seguimiento y evaluación desde el comienzo de la formación. Esto debe incluir pautas para la creación y sostenibilidad de Clubes ICDP.
14. Solicitar a los operadores internacionales el diseño de nuevos materiales básicos de difusión y apropiación de las guías de interacción, diálogos, sintonía de afecto y empatía, y establecer canales de distribución permanentes y rotativos para alimentar la cultura de una buena interacción entre adultos y niños que favorezca el desarrollo psicosocial integral de estos.



Full report in PDF

PDF files require Acrobat Reader.


 

 

Report information

New enhanced search