Niños desarraigados

Los niños migrantes, refugiados y desplazados son, ante todo, niños. Tienen derechos y merecen protección.

A child is carried in a suitcase, Syrian Arab Republic
UNICEF/UN0185401/Sanadiki

El desafío

Hay millones de niños en tránsito. Algunos tuvieron que abandonar sus hogares debido a los conflictos, a la pobreza o al cambio climático; otros se marcharon con la esperanza de encontrar una vida mejor y más segura. Muchos de ellos se enfrentan a peligros, arrestos, dificultades y discriminación en el camino, en su lugar de destino o cuando regresan.

No tiene que ser así. El sufrimiento y la exclusión de los niños migrantes y desplazados no solo es inaceptable, sino que además se puede evitar. Los niños, ante todo, son niños, sin importar por qué abandonaron su hogar, cuál es su lugar de origen, dónde se encuentran o cómo llegaron hasta allí. Cada niño merece protección, atención y toda la ayuda y los servicios necesarios para salir adelante.

Sin embargo, muchos niños migrantes y desplazados se enfrentan a numerosas dificultades en el camino, en el lugar de destino y cuando regresan, generalmente porque existen pocas vías seguras y legales (o ninguna) para desplazarse con sus familias. Estos niños suelen toparse con actos de violencia, abuso, explotación o discriminación. No pueden recibir una educación y una atención médica de calidad, y les cuesta adaptarse a las comunidades a las que llegan. Intentar aprender un nuevo idioma e integrarse en una nueva cultura puede complicar más aún su situación. Además, estas dificultades tienen consecuencias físicas y psicológicas duraderas e impiden a los niños en tránsito desarrollar todo su potencial.

 

La solución

Los niños deben estar a salvo de la violencia y tener la posibilidad de crecer junto a sus familias. No deberían dejar de asistir a la escuela ni tener miedo de ir al médico. No deberían ser objeto de discriminación por razón de su origen. Deberían poder sentirse como si estuviesen en su hogar allá donde estén y dondequiera que se encuentre ese hogar.

Todos los niños del mundo deben recibir el mismo trato, sea cual sea su origen o la razón que los obligó a dejar sus hogares

UNICEF trabaja en todo el mundo para garantizar la protección de los niños migrantes y desplazados y salvaguardar sus derechos. Proporcionamos suministros humanitarios que salvan vidas en campamentos de refugiados. Ofrecemos espacios adaptados para niños; espacios seguros donde los niños que están en tránsito puedan jugar, donde las madres puedan descansar y alimentar a sus bebés en la intimidad y donde las familias separadas puedan reunirse. Ayudamos a los gobiernos nacionales y locales a diseñar leyes, políticas, sistemas y servicios que tengan en cuenta a todos los niños y aborden las necesidades específicas de los niños migrantes y desplazados, con el fin de ayudarlos a prosperar.

Una niña abraza su camisa de UNICEF
UNICEF/UN0326766/Moreno Gonzalez

Asimismo, UNICEF recopila, analiza y divulga datos y recoge pruebas sobre la situación y las experiencias individuales de los niños y los jóvenes en tránsito. Ayudamos a las familias a permanecer unidas. Trabajamos para acabar con la detención de niños inmigrantes ayudando a los gobiernos a crear soluciones alternativas basadas en la comunidad y en las familias. Trabajamos con gobiernos, con el sector privado y con la sociedad civil. Empoderamos a los niños y los jóvenes en tránsito a través de soluciones innovadoras, nos aliamos con ellos y contribuimos a conseguir que se les tenga en cuenta.

Existen soluciones y están a nuestro alcance. Consulta nuestro Programa para la Acción para ayudar a los niños en tránsito.

 

El Pacto Mundial sobre los Refugiados

El Pacto Mundial sobre los Refugiados es un acuerdo internacional que permite sentar las bases para una dar una respuesta internacional más firme, previsible y equitativa a las graves dificultades que afrontan los refugiados. El Pacto, aprobado en 2018, ofrece una hoja de ruta a la comunidad internacional y a los países de acogida para mejorar la inclusión de los refugiados en los sistemas, sociedades y economías nacionales, a fin de que puedan contribuir a sus nuevas comunidades y asegurar su propio futuro. Los cuatro objetivos principales del Pacto son: aliviar las presiones sobre los países de acogida; aumentar la autosuficiencia de los refugiados; ampliar el acceso al reasentamiento y a otras soluciones; y apoyar la situación en los países de origen para que los refugiados regresen en condiciones de seguridad y dignidad. 

El Foro Mundial de los Refugiados es la primera reunión de alto nivel centrada en la aplicación del Pacto Mundial para los Refugiados. Durante el Foro, que tendrá lugar del 16 al 18 de diciembre de 2019 en Ginebra, Suiza, se espera que los gobiernos y otras partes interesadas aporten promesas y contribuciones concretas que promuevan los objetivos del Pacto Mundial y logren beneficios tangibles para los refugiados y las comunidades de acogida. También se espera que los participantes destaquen los logros más importantes e intercambien las prácticas más idóneas tanto en lo que respecta a la situación de un país específico o de una región determinada, como a escala internacional.

Este Foro se centrará en cinco esferas temáticas:

  • Promover el acceso a una educación de calidad
  • Fomentar el establecimiento de entornos propicios que faciliten el empleo y los medios de subsistencia
  • Mejorar el acceso a la energía limpia y a una infraestructura más adecuada
  • Facilitar soluciones duraderas para la migración, como la ampliación de la base de participantes en actividades de reasentamiento y el apoyo a las condiciones necesarias para un retorno seguro y digno
  • Fortalecer la capacidad de protección mediante el apoyo a las instituciones y la preparación y planificación para las situaciones imprevistas.
     

El pacto mundial para la migración

El Pacto Mundial para una Migración segura, ordenada y regular es un acuerdo histórico que reconoce por primera vez que los niños son fundamentales para la gestión de la migración y demuestra que el Programa de Acción de UNICEF es factible y proporciona un marco para darle vida. UNICEF ha participado activamente en 18 meses de negociaciones y debates que culminaron en el documento final y contaron con la participación de jóvenes migrantes. El pacto se aprobará en una conferencia intergubernamental en Marrakech, Marruecos, el 10 y el 11 de diciembre.

 

Existen soluciones, y son viables. Obtenga más información sobre el Programa de Acción de UNICEF a los niños que se encuentran en tránsito.

 

Ayuda a UNICEF a proteger y atender a los niños migrantes 

 


La voz de los niños migrantes y refugiados

Desarraigados en tránsito: La importancia de un objeto

Vidas en peligro

En busca de asilo en Europa

Recursos


Niños desarraigados: qué pueden hacer los gobiernos locales

Recomendaciones de acciones concretas que los agentes locales pueden emprender (y que ya están emprendiendo) para promover los derechos de cada niño refugiado, migrante y desplazado interno que viva bajo su jurisdicción.


La infancia en peligro: desarraigados en América Central y México

Cada día, niños y familias de El Salvador, Guatemala, Honduras y México dejan sus hogares y sus comunidades para emprender la peligrosa travesía hacia el norte. Ponen sus vidas en peligro a cambio de la promesa de un futuro mejor.


Llamamiento a la acción en favor de la obtención de datos

La protección de los niños que se encuentran en tránsito comienza por disponer de mejores datos. Lea la propuesta de UNICEF para obtener mejores datos...


Desarraigados

UNICEF describe la vida de millones de niños y familias afectadas por la migración.


Una terrible travesía

Los niños y jóvenes en tránsito a través del Mediterráneo están en peligro de ser víctimas de la trata y la explotación.


Más allá de las fronteras

Cómo lograr que los pactos mundiales sobre migración y refugiados protejan a los niños desarraigados.