Niños desarraigados

Los niños migrantes, refugiados y desplazados son, ante todo, niños. Tienen derechos y merecen protección.

A child is carried in a suitcase, Syrian Arab Republic
UNICEF/UN0185401/Sanadiki

El desafío

Millones de niños están en movimiento. Algunos son expulsados de sus hogares por el conflicto, la pobreza o el desastre; otros están migrando con la esperanza de encontrar una vida mejor y más segura. Demasiados encuentran peligro, detención, privación y discriminación en sus viajes.

No debería ser así. El sufrimiento y la discriminación de los niños migrantes es inaceptable y puede prevenirse. Ante todo son niños, independientemente del motivo por el que abandonen su hogar, el lugar del que procedan, dónde se encuentren o cómo hayan llegado hasta allí. Y cada niño merece protección, cuidados y todo el apoyo y los servicios necesarios para su desarrollo. Con demasiada frecuencia, sin embargo, este no es el caso.

Los niños desplazados y migrantes hacen frente a numerosos desafíos tanto en su recorrido como a la llegada porque, en muchos casos, sus opciones suelen ser limitadas para moverse por caminos seguros y en compañía de sus familias. Con frecuencia se encuentran en situaciones de violencia, abuso, explotación o discriminación. No reciben educación ni atención médica adecuada. Su condición de recién llegados puede obstaculizar su integración y, así, hacer que resulte aún más complicado el aprendizaje de un idioma nuevo y la adaptación a otra cultura. Estas dificultades dejan secuelas físicas y psicológicas permanentes.

En ningún otro lugar del mundo los niños son tan importantes para el futuro de un continente como en África. Por una parte, esto presenta una dificultad; por otra, una oportunidad. Si se aplican las políticas y prácticas adecuadas, los estados africanos mejorarán las acciones nacionales y la cooperación internacional y, de este modo, podrán abordar los factores negativos que obligan a los niños a dejar sus hogares y proteger y responder a las necesidades y los derechos de los niños desarraigados, sin importar quiénes son ni de dónde vienen. Del total de personas migrantes y desplazadas que hay en África, la proporción de niños es la más alta en todas las regiones: cerca de uno de cada cuatro migrantes internacionales de África es un niño, más del doble de la media mundial.


 

El pacto mundial para la migración

El Pacto Mundial para una Migración segura, ordenada y regular es un acuerdo histórico que reconoce por primera vez que los niños son fundamentales para la gestión de la migración y demuestra que el Programa de Acción de UNICEF es factible y proporciona un macro para darle vida. UNICEF ha participado activamente en 18 meses de negociaciones y debates que culminaron en el documento final y contaron con la participación de jóvenes migrantes. El pacto se aprobará en una conferencia intergubernamental en Marrakech, Marruecos, el 10 y el 11 de diciembre.

La solución

Se debe tratar por igual a todos los niños del mundo, independientemente de dónde procedan o por qué hayan abandonado su hogar.

Los niños deben sentirse protegidos contra la violencia y la explotación. Deben poder permanecer con su familia. No deberían tener que faltar a la escuela o no poder ir al médico. No deberían temer a la xenofobia o la discriminación. Deben poder sentirse en casa, dondequiera que esta se encuentre.

En todo el mundo, UNICEF lleva a cabo una labor orientada a asegurar la protección de los niños refugiados y migrantes y el respeto de sus derechos. Ofrece suministros humanitarios vitales en campos de refugiados. Dirige espacios amigos de la infancia, es decir, lugares seguros donde los niños refugiados y migrantes pueden jugar; las madres, descansar y alimentar a sus bebés en privado; y las familias separadas, reunirse. Apoya las iniciativas de los gobiernos nacionales y locales dirigidas a poner en marcha leyes, políticas, sistemas y servicios públicos que incluyan a los niños refugiados y migrantes, aborden sus necesidades específicas y favorezcan su desarrollo. Recopila, analiza y difunde datos. Ayuda a mantener juntas a las familias y promueve las soluciones basadas en la familia como alternativa a la detención de niños desplazados y migrantes. Colabora con los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Emplea soluciones novedosas en favor del empoderamiento de los niños y los jóvenes desarraigados, y facilita modos de que se tenga en cuenta su opinión.

Existen soluciones, y son viables. Obtenga más información sobre el Programa de Acción de UNICEF a los niños que se encuentran en tránsito.


La voz de los niños migrantes y refugiados

Desarraigados en tránsito: La importancia de un objeto

Vidas en peligro

En busca de asilo en Europa

Recursos


Niños desarraigados: qué pueden hacer los gobiernos locales

Recomendaciones de acciones concretas que los agentes locales pueden emprender (y que ya están emprendiendo) para promover los derechos de cada niño refugiado, migrante y desplazado interno que viva bajo su jurisdicción.


La infancia en peligro: desarraigados en América Central y México

Cada día, niños y familias de El Salvador, Guatemala, Honduras y México dejan sus hogares y sus comunidades para emprender la peligrosa travesía hacia el norte. Ponen sus vidas en peligro a cambio de la promesa de un futuro mejor.


Llamamiento a la acción en favor de la obtención de datos

La protección de los niños que se encuentran en tránsito comienza por disponer de mejores datos. Lea la propuesta de UNICEF para obtener mejores datos...


Desarraigados

UNICEF describe la vida de millones de niños y familias afectadas por la migración.


Una terrible travesía

Los niños y jóvenes en tránsito a través del Mediterráneo están en peligro de ser víctimas de la trata y la explotación.


Más allá de las fronteras

Cómo lograr que los pactos mundiales sobre migración y refugiados protejan a los niños desarraigados.