Luchando para satisfacer las necesidades básicas después del terremoto en Ecuador

Las familias necesitan agua y alimentos

Por Diego Brom
UNICEF Ecuador/2016/Brom
03 Mayo 2016

Cuando un terremoto de 7,8 grados de magnitud sacudió Ecuador en abril, Micaela, de 12 años de edad, y su familia estaban viviendo en el epicentro. Ahora están luchando para encontrar comida y agua, pero Micaela todavía se aferra a la esperanza de volver a la escuela.

 
PEDERNALES, Ecuador, 3 de mayo de 2016
– Micaela Chila, una niña que tiene 12 años y vive en Pedernales, donde ocurrió el epicentro del terremoto que sufrió Ecuador el pasado 16 de abril, pide a la gente de todo el mundo que “nos ayuden a buscar comida, especialmente para los niños”.

La niña acudió con su familia al estadio Maximino Puertas, en Pedernales, centro de operaciones de la respuesta de emergencia, para buscar algo de apoyo de parte de las organizaciones que trabajan en el lugar. Recibieron comida, agua y asistencia psicológica de parte de profesionales del Ministerio de Salud.

“Estamos bien, pero falta comida y otras cosas. Venimos acá a buscar alimento. Espero que nos ayuden, especialmente a los niños”, expresó.
  

Un hogar temporal

Micaela cuenta que el temblor fue terrible, "lo viví con mucho miedo”, y que se salvó porque, con sus hermanos, se metieron debajo de una mesa, en su casa, y gracias a esto no sufrieron lesiones.

Luego del temblor, su hermana vio que el mar se había alejado de la playa, por lo que su familia decidió abandonar el lugar, por temor a que viniera un maremoto. Ahora, el grupo se encuentra en la casa de una familia, que les prestó una cabaña para que se refugiaran por el momento.

“Estos temblores son terribles. La réplica de ayer, la viví muy mal, donde estábamos parecía que se fuera a caer”, comentó.

UNICEF Ecuador/2016/Brom

Micaela y su familia se encuentran afuera del centro de respuesta de emergencia. Cuando se produjo el terremoto, estaban viviendo en el epicentro y se acurrucaron debajo de una mesa para protegerse. Ahora están alojados temporalmente en una cabaña prestada por otra familia.

A pesar de toda esta situación, Micaela espera “que ahora haya calma y tranquilidad para toda la gente” y pueda volver pronto a la escuela, porque no quiere perder el año.
  

De vuelta al aprendizaje

Más de 280 escuelas fueron dañadas por el terremoto, dejando a más de 120.000 niños temporalmente sin educación.
UNICEF está ayudando al Gobierno para que los niños vuelvan a sus rutinas normales de la escuela mediante la instalación de 50 espacios de aprendizaje temporales para 20.000 niños, y la distribución de suministros escolares básicos a 60.000 niños y adolescentes en 700 escuelas.
  

___________________________________________________

Como parte de un llamamiento de la ONU por $ 72 millones de dólares, UNICEF y sus aliados humanitarios necesitarán $ 23 millones de dólares para suplir las necesidades de 250.000 niños en los próximos tres meses.

El primer avión con de artículos de ayuda humanitaria de UNICEF aterrizó en Quito el 22 de abril, e incluyó 10.000 mantas de lana, 300 lonas de plástico, más de 100 tiendas de campaña, 4.000 mosquiteros tratados con insecticidas, 250.000 cápsulas de vitamina A y kits para el tratamiento de la diarrea. UNICEF también ha desplegado cinco equipos de emergencia para Pedernales, Muisne, Jama, Portoviejo y Manta, tanto para la evaluación de necesidades como para apoyar la respuesta inmediata en los sectores de protección infantil, WASH, salud y nutrición, y educación.

>>  Más información sobre la respuesta de UNICEF en Ecuador