La COVID-19 y las vacaciones: cómo reducir riesgos

Consejos para protegerte a ti y tu familia

By UNICEF
The young boy is sliding on a snow tube in a park during winter holidays in Yerevan, Armenia.
UNICEF/UN0432924/Grigoryan
17 Diciembre 2021

¿Estás pensando hacer un viaje o celebrar el fin de año? Muchas personas asocian esta época del año con las reuniones con amigos y familiares, pero la pandemia de COVID-19 y la nueva variante ómicron están generando dudas sobre qué hacer para estar a salvo. Sean cuales sean tus planes en las próximas semanas, esperamos que estos consejos te resulten útiles para que tú y tu familia puedan disfrutar de unas vacaciones sanas.

Sé consciente de los riesgos

El nivel de riesgo depende en gran medida del lugar donde vives. Sigue las recomendaciones de las autoridades locales e infórmate sobre las tasas de transmisión y los índices de vacunación contra la COVID-19 en tu zona. En los lugares con bajas tasas de transmisión de la COVID-19 y altos índices de vacunación, las personas que están completamente vacunadas corren menos riesgo, mientras que las que no se han vacunado, incluidos los niños, aún pueden contagiarse.

Además, sigue siendo recomendable tomar precauciones, como mantener la distancia física, llevar mascarilla cuando se está cerca de otras personas y lavarse las manos con frecuencia.

Por otro lado, cada actividad conlleva distintos riesgos. Por ejemplo, si vas a reunirte con un grupo de personas, averigua si están vacunadas y si toman precauciones, y ten en cuenta dónde y durante cuánto tiempo estarán juntos. Reunirse en espacios abiertos y durante periodos de tiempo reducidos acarrea menos riesgos.

Vacúnate

Las vacunas contra la COVID-19 aprobadas por la OMS son seguras y han demostrado ser altamente eficaces a la hora de evitar una enfermedad grave o una muerte a causa del virus. Además, las vacunas ayudan a proteger a las personas de tu entorno. Sin embargo, ninguna vacuna ofrece una protección total, por lo que es importante que sigas tomando precauciones para protegerte a ti y a los demás incluso si estás vacunado. Esto incluye llevar mascarilla, mantener la distancia física y lavarse las manos con frecuencia. 

Si estás enfermo, quédate en casa

No asistas a reuniones ni las organices si tú, o alguien de tu familia, están enfermos o presentan síntomas de COVID-19. Quédate en casa, busca asistencia médica y contribuye a frenar la propagación de la COVID-19. 

Considera cuidadosamente tus planes de viaje

Todos los viajes acarrean un cierto riesgo de contraer o transmitir la COVID-19. Antes de viajar, comprueba la incidencia de COVID-19 en tu zona y en tu lugar de destino.

Suspende tu viaje si tú o algún miembro de tu familia están enfermos, presentan síntomas de COVID-19 o han tenido contacto con una persona que se ha contagiado con la COVID-19 en los últimos 14 días. Los miembros de la familia que no se han vacunado y, por tanto, tienen un riesgo mayor de desarrollar una enfermedad grave (como las personas de edad avanzada o con patologías previas) deberían plantearse aplazar sus viajes hasta recibir el esquema completo de vacunación.

Si decides viajar, intenta evitar hacerlo en las fechas y horas más señaladas. Consulta las restricciones a los viajes, las normativas de confinamiento y cuarentena y las pruebas obligatorias tanto en tu zona como en los lugares que tienes previsto visitar. Ten en cuenta que estas políticas pueden cambiar con poca antelación y, como consecuencia, tus planes de viaje pueden resultar alterados. Si viajas en avión, consulta atentamente los requisitos de la compañía aérea.

Cuando regreses a casa, sigue las recomendaciones o normativas impuestas por las autoridades de tu país o región y toma las medidas básicas de precaución, sin dejar de estar atento a posibles síntomas de COVID-19 y buscar ayuda en caso de detectar alguno.

Toma precauciones en los lugares públicos

Estas son algunas de las precauciones más importantes que tú y tu familia pueden tomar cuando se encuentren en lugares públicos:

  • Evita los espacios hacinados, confinados y cerrados con poca ventilación y trata de mantener una distancia física interpersonal de un metro como mínimo.
  • Utiliza una mascarilla cuando estés en lugares públicos en los que haya incidencia de COVID-19 y no sea posible mantener la distancia física.
  • Lávate las manos con frecuencia utilizando agua y jabón o un desinfectante con alcohol.
  • Evita tocarte la cara (los ojos, la nariz y la boca).
  • Busca asistencia médica cuanto antes si tú o tu hijo presentan fiebre, tos, dificultades para respirar u otros síntomas de COVID-19.

Evita las grandes reuniones

Los espacios hacinados, confinados y cerrados con poca ventilación y muchas personas, como conciertos, eventos y fiestas, pueden ser especialmente peligrosos. Siempre que sea posible, se recomiendan las reuniones al aire libre. Si estás planeando una reunión con amigos y familiares de distintos hogares, considera tomar precauciones adicionales antes del encuentro. Por ejemplo, pueden hacerse una prueba de COVID-19 si están a su disposición. 

Ten en cuenta las necesidades de tus seres queridos

La pandemia de COVID-19 ha sido angustiosa para todos y es posible que a muchas personas les preocupe reunirse en grupo, incluso si se trata de sus seres queridos. En la medida de lo posible, intenta contactar con tus amigos y familiares antes de la reunión para comprobar cómo se encuentran y hablar de aquello que les preocupe.

Considera la opción de aplazar las visitas a los familiares o amigos que no están vacunados y que, por tanto, corren más riesgo de desarrollar una enfermedad grave a causa de la COVID-19 (como las personas de edad avanzada, los abuelos o las personas con patologías previas), o toma precauciones adicionales cuando estés con ellos: por ejemplo, ponte la mascarilla independientemente de si te has vacunado y trata de que los niños mantengan la distancia con respecto a esas personas.

Cada familia debe formular sus propias decisiones atendiendo a su situación particular. Dedica un tiempo a explicarles a tus hijos tus decisiones y normas, así como las razones por las que es importante respetarlas.

Recuerda que las decisiones que tomamos a nivel personal no solo nos afectan a nosotros, sino también a las personas que nos rodean. Cuídense, ¡les deseamos unas vacaciones repletas de salud y felicidad!