La mitad de los niños de Siria ha crecido conociendo solo la violencia desde que comenzó el conflicto hace ocho años

La Directora de UNICEF, que acaba de finalizar una visita de cinco días a este país sacudido por la guerra, dice que sigue siendo fundamental llegar a todos los niños, dondequiera que estén, y resolver sus necesidades

13 Diciembre 2018
On 10 December 2018 in the Syrian Arab Republic, a child in Douma, East Ghouta. The siege on East Ghouta, including Douma city, was lifted in April 2018 after almost seven years of besiegement and conflict. Douma is home to the largest population in East Ghouta with more than 250,000 people living amidst large scale urban destruction, wide contamination with explosive remnants of war and limited access to essential services.
UNICEF/UN0264247/Sanadiki
On 10 December 2018 in the Syrian Arab Republic, a child in Douma, East Ghouta. The siege on East Ghouta, including Douma city, was lifted in April 2018 after almost seven years of besiegement and conflict. Douma is home to the largest population in East Ghouta with more than 250,000 people living amidst large scale urban destruction, wide contamination with explosive remnants of war and limited access to essential services.

NUEVA YORK/AMMÁN/BEIRUT/DAMASCO, 13 de diciembre de 2018 – Se calcula que en Siria han nacido 4 millones de niños desde que comenzó el conflicto hace casi ocho años, y que la mitad de los niños del país ha crecido conociendo solo la guerra, dijo hoy UNICEF. Llegar a ellos dondequiera que estén, y satisfacer sus necesidades inmediatas y futuras, sigue siendo una prioridad de la organización.

“Todos los niños sirios de ocho años han crecido en medio del peligro, la destrucción y la muerte”, dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF, al término de una visita de cinco días a este país devastado por el conflicto. “Estos niños necesitan poder regresar a la escuela, recibir sus vacunas y sentirse seguros y protegidos. Tenemos que ser capaces de ayudarlos”.

Al visitar algunas de las nuevas zonas accesibles de Siria, Fore pudo comprobar de primera mano cómo el conflicto ha afectado a las familias, los niños y las comunidades donde viven.

En Douma, Ghouta oriental, pocos meses después de que terminara un asedio que duró cinco años, las familias desplazadas están empezando a regresar, y se calcula que la población de la ciudad es ahora de 200.000 habitantes. Muchas familias han vuelto a vivir en edificios que han sufrido daños, y la amenaza de la munición sin estallar es omnipresente. Desde mayo de 2018 se ha informado que 26 niños han resultado muertos o heridos en todo Ghouta oriental como resultado de los restos explosivos de guerra.

“En Douma, las familias viven –y crían a sus hijos– en medio de los escombros, esforzándose para conseguir agua, comida y calor en este clima invernal”, dijo Fore. “Hay 20 escuelas, y todas ellas están superpobladas y necesitan capacitar a los profesores jóvenes y obtener libros, útiles escolares, puertas, ventanas y electricidad”.

El nivel de destrucción en Douma es tan grande que una organización no gubernamental que recibe apoyo de UNICEF estableció una clínica informal en el vestíbulo de una mezquita dañada.

En Hama, la Directora Ejecutiva de UNICEF visitó un centro donde los niños aprenden a combatir la violencia por motivos de género.

“Desde que comenzó el conflicto, los niños y los jóvenes se han vuelto cada vez más violentos”, dijo Zein, de 15 años, que acude habitualmente al centro. “La intimidación, el acoso, las palizas, los matrimonios precoces, todas estas formas de violencia han aumentado. Los niños y los jóvenes ven la violencia a su alrededor en todas partes y la consideran como algo normal. Tenemos que parar eso y concienciarlos sobre cómo deben moldear un mejor comportamiento”.

El último día del viaje, Fore visitó Deraa, hogar de casi un millón de personas. Los niveles de desplazamiento en esta prefectura son elevados, lo que supone una carga adicional para unos servicios que están bastante limitados.

La mitad de los 100 centros de atención primaria de la salud de la prefectura han sufrido daños o han sido destruidos.

Las dos principales estaciones de agua que abastecen a la ciudad de Deraa estaban ubicadas en zonas previamente disputadas, lo que causaba frecuentes cortes en el suministro de agua y una excesiva dependencia de los servicios de transporte de agua. UNICEF ha ayudado a instalar una tubería de 16 kilómetros para llevar agua potable a 200.000 personas.   

De las casi 1.000 escuelas de la prefectura, al menos la mitad necesita reparaciones. Las aulas están abarrotadas y, debido a que muchos niños han perdido años de aprendizaje a causa de la guerra, la edad de los estudiantes de primer grado puede oscilar entre los 6 y los 17 años. Muchos estudiantes están abandonando la escuela: la tasa de deserción escolar en Siria es del 29%.  

“Las escuelas son el lugar donde se siembran las semillas de la cohesión social”, dijo Fore. “Necesitamos una educación de calidad que facilite que los niños quieran ir a la escuela y permanecer en ella”.

A medida que ha mejorado el acceso, UNICEF ha comenzado a ampliar sus servicios de apoyo en materia de salud, nutrición y protección de la infancia, prestando asistencia a las escuelas, ofreciendo programas de aprendizaje acelerado para los estudiantes que han perdido años de escolaridad, capacitando a los maestros y reparando las redes de alcantarillado, las tuberías de agua y las plantas de tratamiento.

En las zonas donde sigue siendo difícil llegar, UNICEF renueva su llamamiento en favor de un acceso sistemático e incondicional, y sigue colaborando con sus aliados para prestar asistencia inmediata siempre que sea posible.

En toda Siria, UNICEF hace un llamamiento para que se proteja a los niños en todo momento y para que se haga más hincapié en la necesidad de reparar la estructura social desgarrada por los años de lucha.    

“Casi ocho años después del inicio del conflicto, las necesidades siguen siendo grandes”, dijo Fore. “Pero los millones de niños nacidos durante esta guerra que han crecido en medio de la violencia están listos: quieren aprender. Quieren jugar. Quieren recuperarse”.

Contactos de prensa

Najwa Mekki

UNICEF Nueva York

Teléfono: +1 917 209 1804

Joe English

UNICEF Nueva York

Teléfono: +1 917 893 0692

Contenido multimedia

On 15 March 2018 in Beit Sawa, eastern Ghouta, boy on crutches walks towards Hamourieh where an evacuation exit from eastern Ghouta has been opened.
UNICEF/UN0185403/Sanadiki
On 15 March 2018 in Beit Sawa, eastern Ghouta. a boy on crutches walks towards Hamourieh where an evacuation exit from eastern Ghouta has been opened.

Materiales adicionales para medios

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos. 

Para obtener más información sobre UNICEF y su labor en favor de los niños, visita https://www.unicef.org/es

Sigue a UNICEF en Twitter y Facebook