Declaración conjunta sobre el brote de ébola en la República Democrática del Congo, un año después

31 Julio 2019
Democratic Republic of Congo. Students hand posters about Ebola.
UNICEF/UN0311511/Tremeau

Declaración conjunta del Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, el Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, y el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley

NUEVA YORK/GINEBRA/KINSHASA/DAKAR/ROMA, 31 de julio de 2019 – “Mañana, 1 de agosto, se cumplirá el primer aniversario de la declaración del Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) de un brote de la enfermedad del virus del ébola en la provincia de Kivu Norte. Hace dos semanas, la epidemia fue declarada emergencia de salud pública de interés internacional.

Ayer mismo se confirmó un nuevo caso de la enfermedad en Goma, y el paciente murió posteriormente. Este es el segundo caso confirmado este mes en esta ciudad de alrededor de un millón de personas. Este último caso en una zona urbana tan densamente poblada pone de relieve el riesgo muy real de que la enfermedad siga propagándose, quizás más allá de las fronteras del país, así como la necesidad urgente de ofrecer una respuesta mundial más firme y aumentar las inversiones de los donantes.

El año pasado se notificaron más de 2.600 casos confirmados, incluidas más de 1.800 muertes en diversas zonas de las provincias de Ituri y Kivu del Norte. Los niños representan casi uno de cada tres casos. Cada caso supone una persona que pasa por un sufrimiento inimaginable. Más de 770 personas han sobrevivido hasta ahora.

La enfermedad es despiadada y devastadora.

El ébola se transmite de madre a hijo, de marido a mujer, de paciente a cuidador, de los restos mortales de una víctima a un pariente en duelo. La enfermedad interrumpe las actividades más comunes de la vida diaria, perjudica a las empresas locales, impide que los niños vayan a la escuela y afecta tanto a los servicios de salud esenciales como a los servicios normales. Se trata principalmente de una crisis de la salud, pero también tiene consecuencias muy graves sobre la forma en que las personas cuidan de sus familias, consideran a sus vecinos e interactúan dentro de la comunidad.          

Los obstáculos para detener la transmisión de la enfermedad son de hecho considerables. Pero ninguno de ellos es insuperable. Y ninguno de ellos puede ser utilizado como pretexto para no actuar. Las Naciones Unidas y sus asociados siguen intensificando la respuesta en apoyo del Gobierno y fortaleciendo aún más la acción conjunta. Las Naciones Unidas están trabajando a fin de crear las condiciones necesarias para poner en marcha las intervenciones de salud pública que su organismo de salud promueve, incluidas la seguridad, la logística, la movilización política y comunitaria, así como medidas para abordar las preocupaciones de las comunidades afectadas. Acogemos con beneplácito la reciente decisión del Gobierno de adoptar las medidas necesarias para garantizar que sus esfuerzos reciban todo el apoyo necesario.

También encomiamos los heroicos esfuerzos de los trabajadores sanitarios de primera línea, principalmente congoleños, así como de los miembros de las comunidades y los asociados afectados. A pesar de su trabajo sin tregua, la enfermedad continúa propagándose. Este brote se produce en una zona de conflicto, lo que dificulta considerablemente la respuesta debido a una situación de inseguridad que incluye ataques armados contra trabajadores e instalaciones de salud, y el desplazamiento de la población. En algunas de las zonas afectadas por la enfermedad, las hostilidades nos impiden llegar a la población y cooperar con ella para evitar una mayor transmisión.

Pedimos a todas las partes en conflicto que garanticen que los trabajadores puedan realizar su labor de forma segura y que las personas que lo deseen puedan acceder a la atención de la salud sin temor a ser atacadas.

Estamos orgullosos de la labor que hemos realizado hasta la fecha con nuestros asociados, trabajando con las comunidades para apoyar los esfuerzos del Gobierno por proteger a las personas en situación de riesgo y tratar a los afectados:

  • Más de 170.000 personas han sido vacunadas;
  • 1.300 personas han recibido tratamiento mediante terapias experimentales en 14 centros de tratamiento y tránsito;
  • Se han realizado 77 millones de exámenes a viajeros nacionales e internacionales;
  • Se ha visitado diariamente a 20.000 contactos para comprobar que no se están enfermando;
  • Se han realizado 3.000 análisis de muestras en 8 laboratorios cada semana;
  • Más de 10.000 puntos de lavado de manos han sido instalados en zonas de riesgo;
  • Más de 2.000 movilizadores comunitarios trabajan en las zonas afectadas, recopilando inquietudes, fomentando la confianza y movilizando la acción local;
  • Más de 440.000 pacientes y contactos reciben ayuda alimentaria, lo que es crucial para restringir el movimiento de las personas que pueden transmitir la enfermedad; y
  • Se han proporcionado comidas diarias a 25.000 niños en edad escolar en las zonas afectadas por el ébola para ayudar a fomentar la confianza entre la población local.

Ahora debemos mantener este progreso, pero para ello necesitamos urgentemente un apoyo mucho mayor de la comunidad internacional. El Gobierno necesita más apoyo que nunca. La respuesta de la salud pública a un brote de ébola requiere un nivel excepcional de inversión; el 100% de los casos deben ser tratados y el 100% de los contactos deben ser localizados y gestionados. Necesitamos transporte aéreo para desplegar equipos y materiales de respuesta esenciales en algunas de las zonas más remotas, así como almacenes para guardar de forma segura suministros de salud vitales, incluidas las vacunas. Seguiremos intensificando nuestra respuesta y pediremos a los asociados nuevos y existentes que hagan lo mismo.

En esta coyuntura crítica, reafirmamos nuestro compromiso colectivo con el pueblo de la República Democrática del Congo; lloramos la pérdida de los que hemos perdido y pedimos solidaridad para poner fin a este brote.
 

###

Material multimedia disponible en: https://uni.cf/2yxfSBD

Contactos de prensa

Marixie Mercado

UNICEF Geneva

Teléfono: +41 79 559 7172

Christopher Tidey

UNICEF Nueva York

Teléfono: +1 917 340 3017

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos. 

Para obtener más información sobre UNICEF y su labor en favor de los niños, visita https://www.unicef.org/es

Sigue a UNICEF en Twitter y Facebook